España

Otro despilfarro de Mas: gasta 384 M. en una cárcel de lujo con piscina y madera traída de Australia

La Generalitat de Cataluña inaugura esta semana una prisión de alto 'standing' con todo lujo de detalles. Con una inversión inicial de 100 millones de euros, los catalanes acabarán pagando cuatro veces más por su valor inicial, llegando a superar los 380 millones.

  • Vista área de la cárcel de Mas d'Enric, en las afueras de El Catllar, en Tarragona
    Vista área de la cárcel de Mas d'Enric, en las afueras de El Catllar, en Tarragona Generalitat de Cataluña
  • Traslado de presos al nuevo centro de Mas d'Enric
    Traslado de presos al nuevo centro de Mas d'Enric EFE

Sin un Gobierno y con las arcas casi vacías, el Ejecutivo de Artur Mas despilfarra el dinero público con prisiones de lujo en un momento delicado para la comunidad, con recortes en Educación e impagos a las farmacias. Una piscina con dimensiones olímpicas, polideportivos con techos de maderatraídos expresamente desde Australia, pizarras táctiles en todos los módulos, aire acondicionado de última generación en todas las salas de recreo y reproductores de CD y televisiones en todas las aulas son algunos de los detalles de alto 'standing' con los que se han dotado a la nueva cárcel de Tarragona. "En estos momentos con los recortes tan drásticos que está sufriendo Cataluña, entendemos que la opinión pública pueda sentirse indignada pues ven cómo se cierran escuelas y hospitales y se construye una mega prisión con todo tipo de lujo y detalles", denuncia Juan Luis Escudero, responsable de prisiones de Cataluña del CSIF.

Este centro fue construido por las constructoras Comsa y Emte, ésta última propiedad de Carles Sumarroca, imputado en el caso de Jordi Pujol

La prisión de Mas d'Enric, ubicada a las afueras del pueblo tarraconense de El Catllar, se termino de construir a finales de 2011, pero no ha sido hasta esta semana cuando se ha llevado a cabo su inauguración de una manera parcial. De los ocho módulos que tiene la prisión, sólo se han abierto la mitad y no se espera que sea hasta mediados de 2017 cuando su funcionamiento esté al 100%. Su inversión inicial supuso a la Generalitat 100 millones de euros, pero éste no será su precio final ya que acabará costando a los catalanes cuatro veces su valor, alcanzando los 384 millones de euros. "Esta prisión se construyó por el método leasing, a un coste 0 de 100 millones de euros asumidos por la empresa constructora. Pero, a finales del 2011 ésta traslada la infraestructura a la Generalitat que empieza a pagar un 'alquiler' mensual de un millón de euros durante los próximos 32 años como retorno de inversión. Así, la cárcel acabará costando 384 millones de euros, casi cuatro veces su valor inicial", explica a Vozpopuli Escudero.

Y si el coste de la obra fuera poco, hay algo más que enturbia esta construcción. El centro penitenciario fue construido por las constructoras Comsa y Emte - más tarde terminaron fusionándose - mediante un contrato de derecho de superficie. Ésta última está vinculada a Carles Sumarroca, uno de los fundadores de convergencia e imputado en el caso de Jordi Pujol. No obstante, hay que matizar que esta obra fue adjudicada en 2009 cuando gobernaba en Cataluña el tripartito - formado por el PSC, ICV y ERC-.

Inauguración "electoralista"

El responsable sindical de presiones denuncia además que “la apertura de Mas d'Enric se ha hecho tarde y mal por puras razones electoralistas. Las prisas siempre son malas consejeras y se han tenido que movilizar a más de 120 funcionarios en comisiones de servicio para poder hacerse la foto antes de las elecciones”. Por su parte, la Generalitat de Cataluña asegura que su inauguración ya estaba programada para el mes de noviembre. Además, apuntan a que su apertura se realizará de manera gradual con la apertura de tres módulos de régimen ordinario, los departamentos de Jóvenes y Mujeres y los módulos asistenciales de enfermería, Ingresos y Departamento especial.

Una prisión con grandes lujos, valorada inicialmente en 100 millones de euros, pero que acabará costando unos 384 millones, casi cuatro veces su precio inicial

Los sindicatos también consideran que la nueva prisión, que cuenta con una superficie de 65.636 m2 y puede albergar a más de 1000 internos es excesiva para la ciudad de Tarragona. "No se entiende la construcción de una cárcel tan grande. La antigua prisión de Tarragona estaba obsoleta y antigua, pero bien reformada y arreglada podría haber valido. En este centro penitenciario no suele haber más de 200 internos, por ello una cárcel que tiene una capacidad para más de 1000 reclusos no tiene mucho sentido", asegura Escudero.

Así, apunta que este tipo de construcciones tendría más cabida "en Barcelona o en los alrededores", ya que el 80% de la población de reclusos son de esta ciudad. "En definitiva va a ser una prisión de lujo penitenciario pero no se le va a sacar todo su rendimiento", constata el responsable sindical de prisiones.

"Coste 0" en cuanto a plantilla

Los sindicatos de prisiones apuntan que es extraño que Mas d'Enric sea la primera prisión que se abre a "coste 0" en cuanto a plantilla se refiere. "No se ha convocado una oposición. Esta prisión triplica el número de funcionarios y el numero de personal que hay de tratamientos - entre psicólogos, educadores... - y por ahora no se ha convocado ninguna oposición. Lo que se ha hecho en este momento es concederse comisiones de servicios de funcionarios de otros centros de Cataluña que van a la nueva prisión. Esto ha levantado otro problema: los huecos de esos compañeros - unos 120 - no han sido cubiertos o lo son por interinos con contratos muy precarios durante dos ó tres meses", denuncia Escudero.

"La apertura de Mas d'Enric se ha realizado por puras razones electoralistas", denuncia el responsable de prisiones del CSIF de Cataluña

Así se pronuncia también el Presidente de Cataluña del CSIF, Joan Escadilla, quien puntualiza que "el problema es que el antiguo centro era para 250 internos y el nuevo de Mas d’Enric tiene una capacidad de casi 1100 internos. Para cubrir la necesidad de funcionarios, se están ofreciendo comisiones de servicio a los funcionarios de otros centros”. "No hay dinero para abonar las pagas extras de 2012, 2013 y 2014 de los funcionarios catalanes, pero se permiten lujos como traer de Australia la madera del techo del polideportivoo una piscina olímpica que no tienen grandes poblaciones de Tarragona", reivindican desde el sindicato del CSIF de Cataluña. Por todo este despilfarro, desde el sindicato ya se ha exigido al departamento de Justicia una auditoria "para que se justifique todo este tipo de gasto, cómo ha sido posible y cómo se ha podido disparar el presupuesto inicial de una prisión que en un principio estaba valorada a coste 0".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba