LOS SECRETOS DEL SUMARIO

La Púnica amenaza al PP con una segunda 'Rita Barberá' en el Senado

La decisión del juez Velasco de citar como imputados a dos colaboradores de Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y hoy con escaño en la Cámara Alta, ha disparado las alarmas en la calle Génova. Fuentes 'populares' reconocen temer que la política se 'atrinchere' en su cargo público como ha hecho la antigua regidora de Valencia si el magistrado de la Audiencia Nacional decide elevar sus sospechas sobre ella al Tribunal Supremo para que la investigue.

Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y actual senadora del PP, charla con Rajoy en una imagen de archivo.
Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y actual senadora del PP, charla con Rajoy en una imagen de archivo. EFE

Los nuevos pasos del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, en el sumario del 'caso Púnica' asustan en el PP. La reciente decisión del magistrado de reactivar la investigación sobre las andanzas de la trama en Murcia con la imputación de nueve personas, entre ellas un asesor del presidente regional, Pedro Antonio Sánchez, y dos de la senadora 'popular' Pilar Barreiro, hacen temer en la calle Génova que los investigadores hayan encontrado nuevos indicios sobre la presunta implicación ambos altos públicos en un caso de corrupción en el que sus nombres no son, ni mucho menos, nuevos. Y preocupa, sobre todo, por Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y que en la anterior Legislatura ocupó un escaño en la Carrera de San Jerónimo. Fuentes 'populares' reconocen a Vozpópuli que con de ella se puede esperar "lo peor" en referencia a que se convierta en una segunda Rita Barberá dispuesta, como la antigua regidora de Valencia, a pasar al Grupo Mixto de la Cámara Alta para no perder su aforamiento si el partido le pide que abandone su acta. "En ese caso, sólo podría convencerla Federico Trillo, su padrino político", señalan.

En Génova comparan a Barreiro con Rita Barberá y creen que seguiría los pasos de ésta para no perder el aforamiento si finalmente el juez Velasco decide enviar los indicios contra ella al Tribunal Supremo  

La sombra de la sospecha planea sobre Pilar Barreiro desde que en mayo del año pasado se levantase el secreto de sumario de los primeros tomos del 'caso Púnica'. Entonces salió a la luz que tres trabajadoras de Alejandro de Pedro, el experto en reputación 'online' considerado uno de los presuntos cabecillas de la trama, la habían citado en sus declaraciones como uno de los cargos públicos para los que supuestamente habían hecho trabajos para mejorar su imagen en Internet en 2014, entonces algo maltrecha por el caso de corrupción urbanística conocido como 'Novo Carthago'. Una de estas empleadas de De Pedro admitió, de hecho, que estaba a punto de iniciar el trabajo para ella cuando la redada que acabó con su jefe en la cárcel lo impidió. Un tercer testigo, en este caso la secretaria de una empresa de Murcia a la que acudía a trabajar otro presunto cabecilla de la trama, José Antonio Alonso Conesa, exalcalde socialista de la misma ciudad murciana, fue interrogada por la relación existente entre Pilar Barreiro y éste último. El motivo fue el hallazgo en un bolsillo de la chaqueta que vestía Alonso Conesa cuando fue detenido de una tarjeta para el pago de peajes expedida por el Congreso para que lo utilizara la diputada en sus desplazamientos. El magistrado tildó esta circunstancia como "una cosa tan irregular".

En aquel momento, Vozpópuli contactó con miembros del equipo de Barreiro, que quitaron importancia a aquellos primeros datos. Aseguraron que los tratos con De Pedro se habían limitado a "un contrato en 2014 de abril a mayopara publicitar en sus diarios digitales una exposición que se organizó en Cartagena sobre el tesoro del navío Nuestra Señora de las Mercedes". En total, aseguraron haber desembolsado 3.200 euros a Madiva Editorial y Publicidad SL, la mercantil bajo la que funcionaban la red de periódicos digitales con los que la empresa de la trama mejoraba la posición en los buscadores de Internet de las noticias positivas sobre sus clientes. También reconocieron que Alejandro de Pedro había intentado desde 2010 ofrecerles sus servicios de "reputación 'online' y posicionamiento de web", pero aseguraron que dichas propuestas se rechazaron desde "el gabinete de la alcaldesa" porque "no se veían necesarias" entonces.

Dos llamadas y una cita comprometedoras

Sin embargo, en agosto del pasado año, y cuando la ahora senadora ya había perdido las elecciones a la alcaldía de Cartagena, el juez Velasco levantó el secreto de sumario sobre otra parte importante del sumario y se conocieron nuevos datos que ponían en entredicho aquella versión. En concreto, dos llamadas de teléfono y una cita que apuntaban a que dichos tratos con la Púnica fueron a iniciativa de Barreiro. Aquellas dos conversaciones telefónicas se produjeron el 23 de julio de 2014 con pocos minutos de diferencia. La primera, a las 13:38. La segunda, sólo cuatro minutos después. En las dos, incorporadas al sumario, la entonces alcaldesa de Cartagena le reclamaba a Alejandro de Pedro un encuentro cuando pasase por la ciudad murciana dos días. La Guardia Civil destacaba en el informe sobre aquellas conversaciones que junto a la diputada se encuentra un tal "Paco", supuestamente Francisco Ferreño, su jefe de gabinete y la persona con la que, siempre según las llamadas interceptadas durante la investigación, trataba a menudo el 'gurú' en reputación 'online' para negociar sus servicios a la política 'popular'. Ferreño es ahora uno de los citados por el juez Velasco para que comparezca ante él el próximo 4 de octubre para declarar como imputados.

En el sumario figuran dos llamadas de teléfono entre Pilar Barreiro y el experto en reputación 'online' Alejandro de Pedro supuestamente para concertar una entrevista en Cartagena para el 25 de julio de 2014 

A partir de ese momento, las alusiones a Cartagena se sucedían de modo habitual hasta que el 22 de octubre, sólo cinco días antes de su detención, el presunto integrante de la trama hizo una llamada a un tal Javier. En ella, aseguraba que había "cerrado el asunto de la reputación de Pilar Barreiro y Pedro Antonio", en referencia al que entonces era consejero de Educación y actual presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez. De hecho, le pedía a esa persona que "le rescate la oferta de ambas personas" y "que lo metan ya en la facturación para el mes de noviembre". En esa misma conversación le informaba de que en dos días volvería a reunirse en Cartagena con la mano derecha de la entonces alcaldesa. Al lunes siguiente, Alejandro de Pedro y su socio, el ex alcalde socialista de esta localidad murciana, José Antonio Alonso Conesa, relacionado sentimentalmente con la parlamentaria 'popular', fueron arrestados por la Guardia Civil.

"En concepto de publicidad"

En su declaración ante la Guardia Civil un día después de su detención, De Pedro reconoció haber realizado "servicios de reputación de la alcaldesa y de Cartagena". Y añadió que durante "esos meses" dichos trabajos se habían facturado al Ayuntamiento "en concepto de publicidad, pero que ha tratado de solucionar esto y el pasado viernes los trabajos de reputación de Pilar" iban a pasar a facturarse "al partido". También reconoció que en alguna ocasión pudo comentar que dichos trabajos se le harían gratis. Unas afirmaciones que confirmaban las que sólo un día antes había hecho uno de sus empleados, Javier Bueno, también detenido. Éste, ante las preguntas de los agentes, aseguró que a la diputada se le había elaborado "un plan de medios con sus redes sociales" y que cobraban "unos 800 euros por mes en el caso de Cartagena".

En un informe del pasado mes de mayo, la UCO concluía que la actual senadora sería autora de un delito de malversación de caudales público y otro de tráfico de influencias por sus contactos con Púnica

A finales del pasado mes de mayo se conocía el último informe de la UCO sobre la trama 'murciana' de Púnica. En el mismo se recogían todos los tratos de De Pedro y su socio, Alonso Conesa, con la senadora y el hoy presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez. El documento policial reproducía trece correos electrónicos, una docena de llamadas de teléfono, seis documentos en formato digital, 35 mensajes de telefonía y la declaración de un testigo para concluir que ambos políticos, hoy aforados, presuntamente habían delinquido. El máximo dirigente del Ejecutivo Regional, fraude. La senadora, malversación y tráfico de influencias. El informe de la Guardia Civil situaba, de hecho, a Barreiro en varias reuniones junto a su correligionario, el experto informático y su socio, una de ellas en el Hotel Palace de Madrid.

"Tanta prisa y tanta hostia"

De hecho, varias llamadas entre estos dos últimos mostraban que ambos consideraban necesario contar con el apoyo de la política para convencer a su compañero del partido de que aceptara sus servicios y se convirtiera en "cliente". Así, en una de ellas Alejandro de Pedro se mostraba impaciente por la falta de respuesta de Pedro Antonio Sánchez. "Oye, si hablas con Pilar [Barreiro] dile que le he mandado tres mensajes al Pedro Antonio éste, tanta prisa y tanta hostia", se quejaba a su socio. La Guardia Civil concluía en su informe que el acuerdo se cerró finalmente el 24 de octubre y que si no se llegó a materializar fue porque tres días después comenzaron las detenciones de los principales implicados en la trama, entre ellas las del experto en reputación 'online' y su socio.

El juez Velasco ha citado como imputados para el próximo 4 de octubre a dos asesores de Pilar Barreiro y a uno del presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, como paso previo para concluir la pieza sobre la trama murciana

Tras aquel informe, la investigación sobre la la trama murciana de Púnica pareció ralentizarse. Sin embargo, hace unos días el juez Eloy Velasco la reactivaba. Primero, para citar al autor de una carta llegada a la Audiencia Nacional en la que se daban nuevos datos sobre los supuestos amaños. No pudo ser localizado porque había utilizado un nombre falso para enviar la misiva. Finalmente, esta misma semana el magistrado dictaba dos autos por los que citaba como imputados para los próximos 4 y 5 de octubre a nueve personas y los representantes legales de cuatro empresas. Su objetivo: recabar los últimos testimonios antes de dar el primer paso para concluir esta pieza del sumario y enviarla a juicio. Entre los citados se encuentran tres asesores de Pedro Antonio Sánchez y Pilar Barreiro. Según fuentes jurídicas, será después de estos interrogatorios cuando el magistrado decida si eleva una exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Murcia, en el caso del presidente autonómico, y al Tribunal Supremo, en el de la senadora, para que estos dos órganos judiciales decidan si siguen la investigación sobre ambos políticos. En el PP temen ese momento y, sobre todo, que la reacción de Barreiro sea similar a la de Rita Barbera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba