CASO PÚNICA

El juez Velasco ordena a Hacienda rastrear el patrimonio acumulado por Granados, sus familiares y testaferros en 15 años

La Fiscalía Anticorrupción solicitó el pasado mes de julio que se realizara un "análisis y valoración patrimonial" de los bienes del ex secretario general del PP de Madrid y de su socio, el constructor David Marjaliza. El magistrado ha ordenado ahora a la Agencia Tributaria que lo haga desde el año 2000 hasta 2014, cuando ambos fueron detenidos dentro de la 'Operación Púnica'.

 

Más trabajo para el Ministerio de Hacienda en el caso Púnica. Después de ordenar a la Agencia Tributaria que se encargase de analizar la documentación entregada recientemente por la Comunidad de Madrid sobre la empresa pública Arpegio, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, ha cursado una nueva instrucción a los expertos del departamento de Cristobal Montoro. En este caso para que rastreen el patrimonio que los dos presuntos cabecillas de la trama, Francisco Granados y el constructor David Marjaliza, acumularon desde el año 2000, poco después que el primero asumiera la alcaldía de Valdemoro (Madrid), hasta 2014, cuando ambos fueron detenidos por la Guardia Civil. El magistrado, sin embargo, no quiere que la investigación se centre en los bienes a nombre de ambos, sino que la misma se extienda a "familiares, personas interpuestas o personas sociales [empresas]" ligadas a ambos.

El magistrado quiere que la AEAT analice y valore el patrimonio del político y su socio Marjaliza, junto al de "familiares, personas interpuestas o personas sociales" ligados a ambos, entre el año 2000 y la detención de ambos en 2014 

Así aparece recogido en una providencia dictada por el magistrado de la Audiencia Nacional a la que ha tenido acceso Vozpópuli y en el que se señala que la iniciativa de esta diligencia es de la Fiscalía Anticorrupción. De hecho, fueron sus dos representantes en la causa las que el pasado 19 de julio presentaron sendos escritos ante el juez Velasco para que se realizaran dichas pesquisas en torno a los considerados personajes de la clave. Hasta ahora, los únicos informes de la AEAT que figuraban en el sumario sobre el patrimonio de ambos fueron los estudios iniciales que se hicieron sobre sus declaraciones de la Renta y las de sus esposas. también imputadas, así como del entramado societario del constructor. Las posteriores investigaciones de la Guardia Civil han revelado que una parte importante de las supuestas propiedades de ambos, sobre todo en el caso del político, están presuntamente ocultas bajo la tapadera de familiares, testaferros y empresas 'pantalla'. Sin olvidar, también, que se hallaron importantes cantidades de efectivo en cajas de seguridad e, incluso, ocultas en domicilios particulares, como el millón de euros que apareció en la vivienda de los suegros de Granados escondidos en un maletín. Es lo que el juez Velasco quiere ahora que se analice en profundidad desde un punto de vista fiscal.

De hecho, los investigadores sospechan que el ex dirigente madrileño del PP utilizaba "diez o doce empresas" para ocultar el dinero de las 'mordidas' recibidas. Así lo reveló el interrogatorio al que el magistrado y las fiscales Anticorrupción sometieron al matrimonio formado por Ignacio Palacios, antiguo jefe de gabinete del político 'popular', y María José Marijuán. Ambos, que se negaron a contestar a las preguntas que se les plantearon, son considerados los presuntos testaferros de las sociedades instrumentales con las que Granados supuestamente evadía dinero de España y con las que ocultaba ser el propietario de bienes. Entre ellos, una finca valorada en más de un millón de euros situada en la localidad abulense de Higuera de las Dueñas y donde el político acudía muchos fines de semana con sus amigos a montar a caballo y en 'quad'. Entre estas empresas supuestas 'pantalla' de Granados, el juez citó expresamente Tuvalu Gestión SL, Sega Integrales SL, Circuito de Prácticas Pista Sur, Ayjopen Consulting SL, Himalaya 2002 SL, Norean 2000 SL, Match Golf Consulting SL, Servicios Patrimoniales de Obras y Vías SL y Bustren SA, según los "datos objetivos y fuertes indicios" que Anticorrupción aseguraba poseer durante los interrogatorios de Palacios y su mujer.

El hermano y la colaboradora

Junto a este matrimonio, también va a ser sometido a escrutinio por los expertos de la Agencia Tributaria diversos miembros del entorno familiar y político más cercano de Granados. De hecho, algunos ya han sido objeto de pesquisas en los últimos meses durante la instrucción de la causa. En mayo el juez Velasco ordenó investigar a un hermano del político, Alfonso Antonio Granados Lerena, y a la que fuera su estrecha colaboradora María Victoria Cristóbal Araujo. Del primero, ha indagado las "operaciones inmobiliarias" en las que hubiera participado. De la segunda, los movimientos de sus cuentas bancarias entre 2004 y 2008.Ambas líneas de investigaciones se abrieron tras recibirse en la Audiencia Nacional sendos informes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. El familiar del ex dirigente del PP ya vio el pasado 16 de noviembre como los agentes del Instituto armado realizaban un registro en una las propiedades que compartía con su hermano. Fue la misma jornada en la que se localizó en casa de los suegros de Granadoscerca de un millón de euros en metálicos escondidos en una maleta.

En los últimos meses, el juez ya había ordenado indagar en las "operaciones inmobiliarias" en las que hubiera participado el hermano de Granados, así como la compra de un vehículo de lujo por parte de una colaboradora del político

En el caso de María Victoria Cristóbal, 'Vicky', las pesquisas se han centrado hasta ahora en su vehículo, un Mercedes SLK que fue supuestamente "pagado" por la empresa Obras y Vías SA, propiedad del constructor Ramiro Cid Sicluna, según la documentación encontrada en su día en el registro de esa compañía. Ramiro Cid, también imputado en la causa, es considerado uno de los principados implicados en la trama y los investigadores le acusan de haber actuado de la misma manera con otro vehículo, en este caso el Mini modelo Cooper que utilizaba la mujer de Granados, María Nieves Alarcón, y que apareció quemado de manera intencionada en el garaje donde lo guardaba la pareja. Sobre la propiedad de este último automóvil, la Guardia Civil ya ha elaborado dos informes en los que concluye que el mismo fue un regalo del empresario al político como "contraprestación" por supuestos favores urbanísticos.

Algo similar ha ocurrido con una mansión que este constructor levantó en Valdemoro bajo las directrices estéticas de la esposa del político y que, pese a que no figuró nunca a nombre de Granados, los investigadores estiman que es realmente de su propiedad. A cambio, el empresario supuestamente se vio beneficiado como "adjudicatario recurrente en ventas de suelo público" en Valdemoro. Construida sobre un solar de 1.700 metros cuadrados (lo que ocupan seis chalés adosados), la vivienda iba a tener piscina con el vaso revestido de cuarcita dorada y el perímetro cubierto de pizarra negra. Además, al amplio jardín iban a dar un porche levantado en piedra arenisca. En la cocina, el político y su mujer se habían gastado 80.000 euros, con muebles de cocina valorados en 44.000 y con 17.000 en electrodomésticos. El resto de la vivienda seguía la misma línea: baño turco y sauna, vestidor con mando a distancia, tres chimeneas, ducha con cromoterapia y efecto niebla... Según recoge un documento policial, el político realizó varias maniobras mediante testaferros en 2011 para ocultar que él era el destinatario final de la vivienda, algo que intentaba ocultar a toda costa después de que en febrero de 2009 el ya desaparecido diario Público comenzase a informar sobre la existencia de la ostentosa vivienda unifamiliar.

"Fuentes de ingresos desconocidas"

Su patrimonio ya levantó sospechas al inicio de la investigación ya que no cuadraba con los ingresos declarados por el matrimonio en sus declaraciones de la Renta. Así, entre 2003 y 2013, Francisco Granados recibió como retribución oficial por el desempeño de sus diferentes cargos públicos una cantidad ligeramente superior al millón de euros. Una importante cifra que, sin embargo, no parece ser suficiente para mantener el elevado nivel de vida que tanto él como su mujer, María Nieves Alarcón, también imputada en el 'caso Púnica', mantuvieron en esos once años. Según detacaban aquellos primeros informes de la Agencia Tributaria incorporados al sumario. De hecho, los expertos de Hacienda señalaban ya entonces su convencimiento de que "el matrimonio dispone de otras fuentes de ingresos que resultan por ahora desconocidas".

Los primeros informes de Hacienda ya apuntaban a la que los ingresos de Granados y su esposa no cuadraban con su patrimonio: "El matrimonio dispone de otras fuentes de ingresos desconocidas"

Granados pasó de ganar algo más de 55.000 euros como alcalde de Valdemoro en 2003 a ingresar 85.675 euros en 2004 como integrante del Gobierno de Esperanza Aguirre tras el célebre 'tamayazo'. A partir de ese año, sus ingresos oficiales se mantuvieron en torno a los 100.000 con un pico de 118.034 euros en el año 2008. Cuando dejó su puesto en el Ejecutivo regional y pasó al Senado, sus retribuciones se redujeron de manera significativa, ya que pasó a percibir algo más de 60.000 euros por su escaño en la Cámara Alta y 19.453 euros de la Asamblea de Madrid en 2012. Cifras que registraron una subida al año siguiente hasta un total de 83.318,20 euros. Por su parte, su mujer recibió esos años retribuciones de hasta siete pagadores distintos, algunas de menos de 100 euros, por las que sólo un año, 2008, curiosamente el año de más ingresos de su marido, superó los 40.000 euros.

Con estos ingresos, el matrimonio consiguió amasar un importante patrimonio inmobiliario. Así, la Agencia Tributaria constató que la pareja era propietaria de tres viviendas en Valdemoro de 350, 127 y 163 metros cuadrados y que, además, tuvo dos pisos de lujo en Marbella que vendió. También que figuraba como titular de cinco almacenes o aparcamientos, cinco solares urbanos de entre 500 y 600 metros cuadrados y dos terrenos rústicos que suman más de 10.000 metros cuadrados, todos ellos en el municipio en el que Granados fue regidor. Hacienda detectó incluso que habían dado varios 'pelotazos' urbanísticos en 2007. Entre ellos, la venta a Servicios Logísticos Inmobiliarios, una sociedad controlada por su amigo David Marjaliza, de cuatro parcelas que poseían en el llamado sector R2 Canto Negro de Valdemoro. De aquella operación, el dirigente 'popular' y su esposa lograron una plusvalía cercana a los 1,44 millones de euros. Los investigadores creen que, en realidad, la misma fue una 'tapadera' para ocultar un 'mordida'. Esa mismo año y en un sólo día, el 31 de agosto, la pareja vendió un inmueble por 672.000 euros que ocho años antes le había costado únicamente 62.000 euros, y otro por 558.000 euros que compró siete años antes por 53.000 euros.

Elevados saldos bancarios

El informe de Hacienda también destacaba los elevados saldos que llegaron a acumular la docena de cuentas a nombre de Granados cuando éste era consejero de Presidencia, Justicia e Interior del gobierno de Aguirre... sin contar con la que tuvo en Suiza bajo el seudónimo de 'Laiker' y en la que llegó a tener 1,5 millones de euros. Así, llegó en las que declaró al fisco llegó a sumar en 2008 algo más de 1,4 millones de euros, cifra que se mantuvo por encima del millón de euros hasta 2011. Curiosamente, cuando abandonó su cargo en el Ejecutivo regional estas cifras comenzaron a reducirse de manera sensible hasta acabar en 2013 con 'sólo' 726.000 euros. Con esas cantidades a su disposición, el político y su mujer se permitieron el lujo en 2009 de invertir de golpe cada uno nada menos que medio millón de euros en adquirir Letras del Tesoro.

La AEAT también resaltaba en sus primeros análisis que a Granados la declaración de la Renta casi siempre le salía a devolver. De nueve ejercicios, sólo tuvo que pagar a Hacienda en dos de ellos

Además, la Agencia Tributaria detallaba también el amplio parque móvil con el que contaban y que se componía de dos motocicletas, un BMW 530, un Audi A5, un Mercedes 180, el Mini Cooper que resultó destruido por el fuego y un todoterreno Volkswagen Touareg. Con todo ello, los resultados de las declaraciones de la renta del matrimonio en aquellos años fueron también llamativos. De los nueve de los ejercicios analizados entonces, a Granados le salió a devolver en siete y sólo en dos tuvo que pagar, uno de ellos coincidiendo con sus 'pelotazos' urbanísticos. Con estos datos sobre la mesa, la Agencia Tributaria concluía ya entonces que no le 'cuadraban' las cifras. Ahora el juez Velasco le ordena que profundice en estos análisis y lo amplíe a sus familiares, posibles testaferros y empresas 'pantalla'.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba