España

Magistrados de la Audiencia Nacional creen que se debe tramitar la recusación contra el juez De Prada 

La vista oral de la Primera Época de la Trama Gürtel está señalada para el próximo 4 de octubre en la Audiencia Nacional. Sin embargo, si la Sala decide que se debe tramitar la recusación del magistrado José Ricardo de Prada las cuentas no cuadran. El juicio tendría que aplazarse. 

El magistrado de la Audiencia Nacional, José Ricardo de Prada.
El magistrado de la Audiencia Nacional, José Ricardo de Prada. EFE

La tensión se palpa en el ambiente y nadie duda que las recusaciones de los magistrados de la Audiencia Nacional Enrique López y Concepción Espejel del tribunal que debe juzgar la macrocausa de corrupción Gürtel han sido un antes y un después. "El listón se ha puesto muy alto dice un magistrado de la Sala de lo Penal”, en conversación con este periódico. "¿A unos lo apartan por la percepción ciudadana que generan y contra otros la recusación ni se tramita? Sería un escándalo", añade otra fuente de la Audiencia. 

Así las cosas la recusación que el número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, ha presentado contra el magistrado de la Audiencia Nacional, José Ricardo de Prada, ha puesto en la picota a una Sala de lo Penal que fue especialmente exigente a la hora de apartar a sus compañeros del juicio de la Primera Época de la trama Gürtel. Si bien la recusación del magistrado López no se vio tan mal dentro de la Carrera Judicial porque se le consideraba muy vinculado al Partido Popular, la de Espejel fue toda una sorpresa. Había sido vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta de la formación de Rajoy pero ningún dato más la ligaba con el partido.

Si éste era motivo suficiente para apartarla el camino abierto, explican distintas voces de la Magistratura, era "peligroso". Y la razón es sencilla de comprender. Sólo un dato. Actualmente, en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo -la última instancia jurisdiccional contra cuyas resoluciones no cabe interponer recurso- hay varios ex vocales del Consejo y dos ex fiscales generales del Estado que dictan sentencias que afectan a distintos partidos políticos sin que a la mínima de cambio el Alto Tribunal los aparte de ciertos asuntos. 

Debido a que la polémica hace muchos meses que está servida, ahora hay voces dentro de la Audiencia Nacional que entienden que el incidente de recusación que el número 2 de la trama Gürtel ha presentado contra el magistrado José Ricardo de Prada debe tramitarse aunque se retrase el juicio de la Primera Época de la Trama Gürtel (1999-2005) siempre, claro, que la Sección Segunda no lo rechace de plano.

"El listón se ha puesto muy alto"; "¿a unos los apartan por la percepción ciudadana que generan y contra otros la recusación ni se tramita? Sería un escándalo", explican distintas fuentes de la Audiencia a

Vozpópuli

En concreto, la defensa de Crespo, desarrollada por el abogado Miguel Durán, ha pedido que se aparte a De Prada del citado tribunal por su buena relación con el primer instructor de la causa, Baltasar Garzón, a quien "arropó" cuando fue condenado por el Tribunal Supremo por un delito de intervención de las comunicaciones al interceptar las conversaciones que los principales cabecillas de la Gürtel tenían con sus abogados en la prisión madrileña de Soto de Real. El segundo argumento dado es la supuesta amistad que, según ha publicado OkDiario, mantienen la hija del juez, Pilar Eirene de Prada, y el letrado Gonzalo Boyé, abogado del Observatori Desc, una de las acusaciones populares en varias piezas del caso Gürtel.

Según sostienen fuentes jurídicas consultadas por Vozpópuli, el citado incidente de recusación puede rechazarse ad limine si el tribunal de Gürtel considera que éste ha sido presentado de forma extemporánea. La Ley prevé que las recusaciones serán archivadas de plano "cuando no se propongan en el plazo de 10 días desde la notificación de la primera resolución por la que se conozca la identidad del juez o magistrado a recusar, si el conocimiento de la concurrencia de la causa fuese anterior a aquel".

En el caso del magistrado progresista José Ricardo de Prada su amistad con su ex compañero en la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, es conocida de antaño. Sin embargo, el segundo de los motivos de recusación -la amistad de su hija con uno de los abogados de la acusación- era desconocida hasta ahora por lo que hay voces dentro de la Sala de lo Penal que entienden que el mencionado incidente de recusación debe "al menos" tramitarse ya que aún no se ha agotado el plazo de los diez días previsto en la Ley. Diferente cuestión es si debe prosperar y si Crespo tiene razón a la hora de cuestionar la imparcialidad del magistrado de corte progresista. En ese caso, el dictamen mayoritario es que no. Y que el hecho de ser amigo de determinado juez o de que tu hija escriba un libro con un abogado que está personado en otras piezas separada de Gürtel -pero no en la Primera Época- no es suficiente, a priori, para apartar a un juez de una causa.

Sin embargo, si el tribunal compuesto por los magistrados Ángel Hurtado, Julio de Diego y el propio De Prada -cuyas discrepancias son a todas luces conocidas- dan trámite a la citada recusación el próximo juicio de Gürtel se retrasaría de forma forzosa porque habría que dar un plazo de 10 días a la Fiscalía Anticorrupción y el resto de partes personadas en el procedimiento para que se pronunciasen sobre la misma. De momento, la Sala deberá estudiar el asunto antes de decidir si tramita o no el citado incidente de recusación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba