España ¿Hasta dónde llega la ambición de Ada Colau? "Ya no puedo decir de este agua no beberé"

¿Tiene intención la alcaldesa de Barcelona de pasar a la política regional, tal vez nacional? "Tengo muchas vidas posibles", dice ella a menudo, y deja una puerta abierta: "Sólo lo haría por un grandísimo sentido de la responsabilidad". 

Dos mandatos. Es lo máximo que Ada Colau puede estar al frente de Barcelona, según el código ético de Barcelona en Común. Pero ¿seguirá para entonces? El periodista Joan Serra Carné, que ha hecho públicos comentarios poco 'fraternales' de la alcaldesa hacia su socio Pablo Iglesias -critica, por ejemplo, su "arrogancia"- en el libro Ada, la rebelión democrática (Ara Llibres), recoge en esa misma obra algunas reflexiones de la antigua portavoz de la PAH sobre su futuro: "Con todo lo que hemos vivido en poco tiempo, ya no puedo decir de este agua no beberé y este cura no es mi padre", dice Colau, en un momento en el que su socio, Podemos, vive desgarrado en una lucha intestina.

Serra compara los 'egos' de Iglesias y Colau, que ella no niega: "Todos tenemos ego, y especialmente los que nos dedicamos a la política [...]. Lo mejor es asumirlo [...]. Si se gestiona bien, el ego puede ser una virtud". Ego, ambición, llámese como se quiera, el caso es que los rumores acerca de un posible paso de Colau a la política de la Generalitat o, más allá, a la estatal, la han acompañado a menudo, y en este momento las encuestas, que auguran que Barcelona en Común volvería a ganar unas generales en Cataluña, afianzan su liderazgo y amenazan el de Iglesias.

"Hace un tiempo pensaba que, después del Ayuntamiento, podía optar a ser presidenta del Gobierno español", dice uno de sus colaboradores

El autor recaba opiniones de varios de sus colaboradores cercanos, y la posibilidad está ahí: "No me costaría mucho imaginármela aspirando a presidir la Generalitat. Ahora me decanto más por esto, mientras que hace un tiempo pensaba que, después del Ayuntamiento, podía optar a ser presidenta del Gobierno español", señala uno. "Como dice ella, tiene muchas vidas posibles", continúa otro. "Podría asumir un alto desafío político. Estamos delante de una gran carrera [...]. Está capacitada para ser una figura supramunicipal", augura un tercero. 

"Si en algún momento me tuviera que plantear otro encargo político sería sólo por un grandísimo sentido de la responsabilidad. Sólo me prestaría a hacerlo si realmente me convenciesen procesos democráticos ilusionantes, que pudieran significar un cambio y un gran paso adelante. Sólo me lo plantearía por esta interpelación colectiva, que reclame un ejercicio de responsabilidad", dice ella. Y, tajante, añade: "Por ahora, no estoy pensando en presentarme a otras elecciones, ni catalanas, ni estatales ni europeas". Lo que no detalla es cuánto puede durar ese "por ahora" con el que arranca la frase. Quizá ahí esté la clave.  

su primera respuesta a iglesias: "ni de coña"

En la obra de Serra, Ada Colau habla sin tapujos de Pablo Iglesias y la estrategia de Podemos (el lunes, sin embargo, cuando se publicaron las primeras informaciones sobre el tema, publicó un tuit tachándolo de "compañero valiente"): "Hay un cierto estilo de Pablo y el núcleo impulsor de Podemos con el que no conectamos. Me hacen sentir más catalana que nunca. Es una diferencia de estilo, personal y política. Barcelona en Común no es Podemos. No lo ha sido nunca", dice, y explica dónde está la diferencia: "Puede estar en la arrogancia".

La arrogancia de, por ejemplo, asumir en su día el propio nombre de Podemos, cuando tantas organizaciones -entre ellas la PAH de Colau- habían gritado el "sí se puede": "Nos molestó muchísimo. Coger el lema de un colectivo sin su permiso no es mi manera de hacer política [...]. Ahora ya hemos pasado capítulo".

El libro, editado en catalán, detalla también uno de los primeros encuentros entre ambos líderes, tras ser presentados por Jaume Asens, hoy tercer teniente de alcalde en Barcelona: fue en una fiesta de aniversario de un amigo común, antes de las elecciones europeas que auparon a Podemos: "A las tres de la madrugada, Pablo me insiste en que me debería presentar a las europeas por la plataforma que estaba creando, que en aquel momento no sé ni si tenía el nombre de Podemos". Pero ella estaba "en la 'película' de la PAH". "Le dije a Pablo que ni de coña".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba