Entrentenidos

Bankia: "Stakeholders", por decreto y los acreedores, de rositas

El PP, partido conservador, de derecha, con tintes liberales, partidario del mercado, etc, etc, se ha empeñado en hacernos dueños a los contribuyentes de la malograda Bankia. Aquí, desde hace tiempo, los  partidos políticos deberían pasar por el quirófano para operarse de travestismo, ya que son lo que son y opinan lo contrario de lo que son. Es decir, que tienen los papeles cruzados. El PP en la oposición decía unas cosas y ahora hace las contrarias, y otro tanto el PSOE, cuando estaba en el Gobierno.

Por real decreto, o algo parecido, el Gobierno nos ha hecho dueños de Bankia sin habernos pedido opinión. O lo que es lo mismo, que la nacionalizó. Dicho en caló de escuela de negocios, nos ha convertido a los contribuyentes en stakeholders, en parte interesada, en paganos, para nuestro infortunio, sin comerlo, ni beberlo, ni quererlo. Hasta ahora, stakeholders de una empresa eran los empleados, los gerentes, los  accionistas (internos), o los acreedores, proveedores, clientes, etc (externos). Pero, lo malo de que el PP nos haya convertido es tan horribilis palabro, es que ahora seamos dueños de un montonazo de híbrido entre banco y caja de ahorros que nos va a costar la friolera de 24.500.000.000 euros, más los que te rondaré morena. Para eso han venido unos auditores-consultores de fuera para echar las cuentas, que no sabemos cómo lo van a poder hacer en tan poco tiempo, a no ser que les pidan los datos a los del Banco de España que son los que de verdad tienen los datos fetén, aunque ni aquí, ni fuera, nadie se los haya pedido hasta ahora.

El Gobierno nos ha hecho dueños de Bankia sin habernos pedido opinión

En esta dictatorial conversión de simples ciudadanos a stakeholders de Bankia, hasta ahora los españoles sólo hemos comprado pérdidas, un enorme agujero negro de pérdidas, que si el tal Goirigolzarri logra que la empresa levante cabeza y empiece a ganar dinero, el Gobierno nos dice que la venderá por más y nos devolverá el dinero. No se lo crean, ni hartos de vino de Cariñena, ni está nada claro que el tal Goirigolzarri logre su empeño. De momento, para empezar, al anterior presidente Rato lo relevaron o se relevó y los consejeros, todos prestigiosos economistas, profesores, exministros, sindicalistas, etc, ya han empezado a saltar del banco, por lo que pueda pasar y lo que, posiblemente, hayan visto en las mazmorras de la entidad .

Vamos al grano: en vez de nacionalizar Bankia y endiñárnosla, había otra alternativa más lógica, justa, liberal y coherente con un partido gobernante de derecha y cualquier manual de economía, que no es otra que la de haber titulizado en acciones las deudas de los acreedores de la compañía. En vez de ser nosotros los dueños, que sean los acreedores, verdaderos stakeholders de pata negra, quienes convertiesen sus deudas en acciones y por tanto en los dueños del híbrido. Para eso, confiaron en Bankia y sus antecesoras, y es lo lógico, que sean ahora los que aguanten la vela. Y no nosotros, que pasábamos por allí y que lo más que teníamos que ver con el asunto es que teníamos algunos eurillos en la libreta para pagar los recibos.

Lo último del sainete, por no llamarlo atraco, sin más, es que el tal Goirigolzarri parece que se empieza a cabrear y amenaza con volverse a su casa a seguir disfrutando de los 14 millones y pico que ya trincó de la casa bancaria de la margen derecha de la ría bilbaina. Dice que si le recortaran algo de lo que ya pidió, llevaría a cabo su amenaza y, es que cuando se juega con la pólvora del Rey, el dinero de todos, más vale  pasarse pidiendo de más, que quedarse corto. Con pasta en abundancia, gestiona hasta Abundio, Maroto, Rato, Goirigolzarri y el de la moto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba