OPINIÓN

Mae West, el arzobispo y la delegada de Cultura

La ciudad de Granada se prepara para presentar su candidatura a Capital Europea de la Cultura para el 2031. Con un poco de suerte para entonces las Diputaciones habrán sido eliminadas, al arzobispo lo habrán hecho Papa en Roma y la Mae West seguirá organizando fiestas que hagan cubrirse de ceniza a los filisteos de turno.

Mae West regresando de Hollywood en un carruaje.
Mae West regresando de Hollywood en un carruaje. New York World-Telegram

Mae West era una fuerza de la naturaleza. Actriz, cantante, comediante, guionista y dramaturga, dinamitaba los códigos sexuales de su época, provocando a los puritanos de los que se aprovechaba irónicamente: creía en la censura porque, argumentaba, “he hecho una fortuna gracias a ella”. En 1927 fue condenada a diez días de cárcel por “corromper a la juventud” y casi un siglo después las actuales “sociedades para la supresión del vicio” le siguen rindiendo homenajes sin saberlo. Dada su preferencia por el Reverso Tenebroso de la Fuerza -“cuando soy buena, soy muy buena; cuando soy mala, soy mejor”- estará esperándonos en el infierno, entreteniendo a su Satánica Majestad con sus curvas voluptuosas y su pornográfica languidez (“las chicas buenas van al cielo, las malas a cualquier parte”), desde donde habrá disfrutado con la censura ejercida por la Delegada de Cultura de la Diputación de Granada contra la discoteca granadina que tiene el honor de llevar su nombre de liberal libertina.

A la susodicha Delegada de Censura no se le ha ocurrido otra cosa que interpretar que el cartel de promoción de una fiesta organizada para el 23 de febrero es una “apología del golpismo”

A la susodicha Delegada de Censura no se le ha ocurrido otra cosa que interpretar que el cartel de promoción de una fiesta organizada para el 23 de febrero es una “apología del golpismo”. En el cartel se ve al teniente coronel Tejero en el momento en que gritaba en el Parlamento instrucciones para un “mannequin challenge” golpista, sólo que en lugar de la pistola empuña un ramo de flores y los diputados bajo los escaños (salvo Suárez, Carrillo y Gutiérrez Mellado que se mantuvieron dignamente sentados) han sido sustituidos por una muchedumbre bailando al son del improvisado DJ bigotudo.

La imagen usa el sarcasmo made in Banksy (un famoso graffitero británico) para reírse de Tejero y no con Tejero, deconstruyendo un icono político violento en una reivindicación hedonista y goliarda. Es decir, vienen a decir los organizadores del sarao, menos golpes de Estado y más “raves”. En todo caso será una “apología de la EDM” (que no es una perversión sexual aunque lo parezca). Pero la Delegada tiene que justificar su más que abultado sueldo de alguna forma, así que se inventa un escándalo sobre una interpretación que solo existe en su calenturienta mente paranoica combinada con un analfabetismo hermenéutico funcional. Es peligroso que semejantes estreñidos intelectuales detenten tanto poder para ejercer la represión porque, como ocurrió en el caso de los titiriteros que acabaron en prisión por una obra de marionetas infantil mal interpretada, nos estamos jugando derechos tan sagrados como el de la libertad de expresión.

Con quién se habrá partido de risa Mae West es con el arzobispo de Granada que ha pretendido explicar las diferencias entre hombres y mujeres comparándolos respectivamente con “patatas y rosas”

Pero con quién se habrá partido de risa Mae West es con el arzobispo de Granada que ha pretendido explicar las diferencias entre hombres y mujeres comparándolos respectivamente con “patatas y rosas”. ¿Pertenecemos a especies diferentes? En ese caso, ¿cabría sostener que los sacerdotes son “papas arrugadas”? La metáfora es burda y sirve para justificar, por ejemplo, que las mujeres no puedan llegar a ejercer el sacerdocio. Debería saber el arzobispo que las metáforas las carga el diablo, aunque en su caso creo que se las apaña muy bien él solo para hacer el ridículo.

Pero si las metáforas arzobispales son manifiestamente mejorables, todavía lo es más la educación para la ciudadanía democrática del “Observatorio Nacional contra la Fobia hacia el Colectivo LGTB” que trata de callar a todo disidente contra su “ideología de género” poniéndole una demanda, como ha ocurrido en este caso. Afortunadamente contamos con un sistema liberal en el que el poder judicial es independiente de los lobbies ideológicos por lo que la demanda “libertadfóbica”, amparada en el “discurso del odio” de dicho “Observatorio” hacia las tesis adversarias, será rechazada.

Kim Pérez, una transexual que lucha por los derechos de su colectivo basándose en la objetividad científica y el respeto al diferente, ha defendido el derecho del arzobispo a expresar un punto de vista que la condena a ella al limbo entre los tubérculos y las flores

Kim Pérez, una transexual que lucha por los derechos de su colectivo basándose en la objetividad científica y el respeto al diferente, ha defendido el derecho del arzobispo a expresar un punto de vista que la condena a ella al limbo entre los tubérculos y las flores (¿quizás una fresa?). Necesitamos muchos ejemplos de amplitud de miras cultural y política, como es el caso de Kim Pérez, para contrarrestar tanto puritanismo y tanta moralina de sacristía, tanto en su versión eclesial como progre. 

En el horizonte, la ciudad de Granada se prepara para presentar su candidatura a Capital Europea de la Cultura para el 2031. Con un poco de suerte para entonces las Diputaciones habrán sido eliminadas, al arzobispo lo habrán hecho Papa en Roma y la Mae West seguirá organizando fiestas que hagan cubrirse de ceniza a los filisteos de turno porque, sentenció aquella maravillosa mujer sabia y libre, “aquellos que son escandalizados, deberían serlo con más frecuencia”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba