El tiempo recobrado

La estratagema de Tsipras

Los últimos movimientos del primer ministro griego han suscitado una ola de comentarios indignados que le han acusado de incoherente, errático y arrogante. En particular, su jugada final de convocar un referendo se ha interpretado como un desafío intolerable a sus acreedores, que han reaccionado cortando la línea de financiación de emergencia a los bancos helenos y haciendo reflexiones en voz alta sobre las medidas a tomar en caso de una declaración de insolvencia de Grecia que conduzca a su salida de la Eurozona. Sin embargo, la jugada de Tsipras podría ser en realidad una operación realmente maquiavélica que oculte sus verdaderos objetivos e intenciones.

Tsipras no cree en el capitalismo ni en el libre mercado ni en las empresas privadas como motor del progreso económico. Es un marxista convencido partidario del colectivismo

Toda decisión, salvo las de los dementes declarados o de individuos en estado de ebriedad aguda, tienen un trasfondo racional y Tsipras no es un loco ni se encuentra bajo la influencia de dosis masivas de psicotrópicos. Por consiguiente, su anuncio y convocatoria de una consulta popular sobre la aceptación o el rechazo de los términos del acuerdo propuesto por las instituciones -antes Troika- para recibir un nuevo rescate han de perseguir un fin concreto que satisfaga sus intereses políticos y sus convicciones ideológicas.

Tsipras no cree en el capitalismo ni en el libre mercado ni en las empresas privadas como motor del progreso económico. Es un marxista convencido partidario del colectivismo y de la estatalización de los medios de producción que abomina de la propiedad privada y por tanto no quiere que Grecia siga en el euro, sino que las negociaciones con sus socios comunitarios fracasen para poder implantar su modelo comunista. De ahí que durante largos meses haya hecho todo lo que ha podido para bloquear una solución al conflicto con el resto de países del euro y con el Fondo Monetario Internacional. Cuando llamó "criminal" al FMI que ha prestado a Grecia una ingente suma de dinero de forma considerablemente benévola no hablaba de cara a la galería o se dejaba llevar por un exceso verbal fruto de la tensión del proceso. Es lo que piensa sinceramente porque percibe al sistema capitalista como algo abominable e inaceptable desde una perspectiva moral.

La astucia de Tsipras es pues evidente, pero sus triquiñuelas sacuden los mercados y perjudican a millones de europeos que contemplan irritados como sus ahorros se deterioran

Por otra parte, sabe que sin la ayuda del Banco Central Europeo, del FMI y de los demás Gobiernos con los que comparte divisa y política monetaria, Grecia va directa a la miseria y que semejante perspectiva le puede ganar el rechazo de sus compatriotas. También es consciente de que no puede plegarse sin más a las exigencias de sus interlocutores sin traicionar a sus principios y perder la adhesión del núcleo duro de su partido y de sus votantes de izquierda. El referendo, aparentemente disparatado, le aporta beneficios en todos los posibles desenlaces. Si gana el no, Grecia se hundirá en el abismo, la Unión Europea la abandonará a su suerte y él tendrá el camino expedito con un mandato democrático del pueblo para establecer el socialismo duro y puro en la Hélade. Si gana el sí, o bien dimitirá quitándose el muerto de encima sin mácula para la pureza de su compromiso ideológico o bien se mantendrá en su puesto, pero sin haber abandonado sus ideas ya que serán sus conciudadanos los que le habrán obligado a tomar un camino que ya ha manifestado que no es el suyo.

La astucia de Tsipras es pues evidente, pero sus triquiñuelas sacuden los mercados y perjudican a millones de europeos que contemplan irritados como sus ahorros se deterioran y como la fragilidad griega contagia al conjunto de la moneda única. Llegados a este punto, hay que desear que gane el sí por el bien de los griegos, aunque el triunfo del no nos liberaría de un peso que ha colgado de nuestro cuello durante demasiado tiempo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba