El tiempo recobrado

La condición humana

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, nos ha descubierto la causa de la corrupción, se trata de la condición humana le ha dicho a una Diputada de la oposición que le ha interpelado en el Congreso. En efecto, está en nuestra condición el ser codiciosos, glotones, cínicos, lujuriosos, crueles, mentirosos y egoístas y son estas lacras inherentes a nuestra naturaleza las que nos conducen al cohecho, la prevaricación, el fraude, el blanqueo y la evasión fiscal.

Si no fuésemos humanos, nos ha venido a explicar Cristóbal Montoro, es decir, si fuésemos ángeles o santos, a Rodrigo Rato le hubiesen cuadrado perfectamente los números en los modelos 750 y 720 que presentó a la Agencia Tributaria, las anotaciones manuscritas de Luis Bárcenas sobre sobresueldos y pagos en negro no existirían, Chaves y Griñán no habrían tolerado el fondo de reptiles que alimentó los ERES de la vergüenza y todos los cursos de formación gestionados por organizaciones empresariales y sindicatos se habrían dado correctamente. Pero, para nuestra desgracia, lo somos, somos humanos, estamos hechos de carne, sangre y nervios que se complacen en el alcohol, las mariscadas, las camareras rusas y los rugientes bólidos de alta gama. Y el poder, sobre todo el poder, esa droga peor que cualquier otra, que nos embriaga y atrapa hasta crear una invencible y destructiva adicción.

Pero en su reconocimiento en sede parlamentaria de las fragilidades de nuestra especie, el ministro, en una demostración encomiable de lucidez, le ha hecho saber también a su oponente que para corregir nuestros vicios y excesos, para poner barreras a los abusos y los crímenes, nos hemos dotado de leyes y de instituciones que, si funcionan adecuadamente, evitan semejantes tropelías y nos permiten convivir de manera ordenada, estable, próspera, pacífica y libre. Gran lección de teoría política la del titular del área de las finanzas públicas, que demuestra que entiende y conoce los conceptos en los que debería basarse su acción y la del Gobierno en su conjunto con el presidente a la cabeza. Su fallo ha sido añadir que esto es exactamente lo que el Ejecutivo del que forma parte está haciendo ahora, aplicar las leyes y favorecer cambios institucionales que impidan y castiguen los delitos y nos aseguren el crecimiento económico y la honradez de los administradores del erario.

Su fallo ha sido añadir que esto es exactamente lo que el Ejecutivo está haciendo ahora, aplicar las leyes y favorecer cambios institucionales que impidan y castiguen los delitos y nos aseguren el crecimiento económico y la honradez de los administradores del erario

Pues no, querido ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, el Gobierno ni ha hecho ni hace nada de eso, se ha limitado y se limita a mantener el statu quo, a realizar reformas tímidas e insuficientes arrastrando los pies y porque siente el aliento de la canciller alemana y el Ecofin en el cogote y a aprovechar el viento de popa que sopla desde el Banco Central Europeo y la caída del precio del barril de petróleo. De ahí que la deuda equivalga a la totalidad de la riqueza que producimos cada año, que sigamos siendo altamente improductivos, que con mucha suerte dentro de tres años todavía sufriremos un desempleo que multiplicará por 1.5 el promedio comunitario y que padezcamos un Estado ineficiente y territorialmente complejo que consume de forma voraz el fruto de nuestro trabajo. Ahora reina gran satisfacción en La Moncloa porque se supone que durante los próximos tres años nuestro PIB va a crecer al 3%, pero la pregunta pertinente es: ¿Cuánto creceríamos si este Gobierno apoyado por una mayoría absoluta hubiera emprendido con decisión y diligencia las políticas necesarias para hacer de España un país competitivo y moralmente sólido?

Aunque basta repasar la composición del Gabinete que preside Mariano Rajoy y de la cúpula de su partido para adivinar el origen de esta decepcionante pasividad y de esta indolente falta de ambición. La condición humana, por supuesto, la maldita condición humana.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba