El tiempo recobrado

Patada hacia adelante

Un billón de liquidez inyectado en la Eurozona en año y medio no es una medida de política monetaria, es una medida de política fiscal de una contundencia plagada de riesgos. Lo que el Banco Central Europeo y sus apéndices los Bancos Centrales nacionales han anunciado que van a hacer es comprar de forma masiva deuda soberana ahora en poder de las entidades financieras privadas para que el crédito se anime, el dinero circule hacia familias y empresas, las bolsas suban, las primas de riesgo converjan a la baja, las exportaciones crezcan, las hipotecas bajen y el peligro de deflación se desvanezca.

Mario Draghi  se ha apuntado a la tesis de la izquierda de que la austeridad no es la solución a los problemas

Este horizonte de felicidad y abundancia, al igual que sucedió en la década prodigiosa 1998-2008, no será más que un espejismo condenado al fracaso si no se acometen con decisión y coraje las reformas estructurales del sistema productivo que necesitan Francia, España, Italia, Portugal y Grecia para ser competitivas a escala global. De hecho, Mario Draghi  se ha apuntado a la tesis de la izquierda de que la austeridad no es la solución a los problemas y de que lo que hace falta es un amplio programa de estímulos.

Es verdad que el presidente del Banco Central Europeo, la canciller alemana y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional han insistido en Davos sobre la urgencia de que los países meridionales de Europa pongan en marcha medidas de liberalización de sus mercados internos, de flexibilización de sus regulaciones laborales, de moderación del esfuerzo fiscal de personas físicas y jurídicas, de reducción y simplificación de las Administraciones, de freno al corporativismo, de saneamiento institucional, de mejora de la calidad de la educación y de lucha contra la corrupción.

Pero la experiencia nos ha demostrado ampliamente que los Gobiernos y los partidos políticos no sacrifican sus intereses electorales o corporativos en ausencia de mecanismos coactivos externos de extraordinaria dureza. Sólo cuando ven que las urnas les vuelven completamente la espalda o los jueces y fiscales les atacan en tromba, los líderes parlamentarios de los Estados-Miembros periféricos se inclinan por el camino de la eficiencia, la honradez y la primacía del bien común.

La reciente crisis que les ha puesto contra las cuerdas y ha generado un auge sin precedentes de partidos populistas en los dos extremos del arco ideológico

La reciente crisis que les ha puesto contra las cuerdas y ha generado un auge sin precedentes de partidos populistas en los dos extremos del arco ideológico ha puesto en  evidencia esta resistencia a ultranza a renunciar a parte de su poder para devolver a la ciudadanía el protagonismo de la vida pública y dejar de vaciarles los bolsillos mediante impuestos confiscatorios para comprar votos con programas sociales inasumibles, realizar inversiones megalómanas o nutrir sus cuentas en Suiza o en las Bahamas.

El supremo gestor del euro ha abierto de nuevo la caja de Pandora a la vez que recomendaba a los huracanes que ha soltado que soplen ordenadamente y sin causar destrozos. Sin embargo, una vez los Ejecutivos de los PIGS se vuelvan a encontrar en la cómoda posición que les proporciona el empréstito fácil y barato, es más que posible que las prédicas moralizantes que les hagan desde Berlín, Frankfurt o Washington caigan en saco roto. Mario Draghi ha dado una fuerte patada hacia adelante a la economía europea y falta por ver si la está lanzando hacia la recuperación sostenida o hacia un nuevo desastre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba