El tiempo recobrado

Occidente entre la sartén y el fuego

Tras la masacre de Paris la prensa del régimen iraní se ha apresurado a través de decenas de editoriales, artículos y comentarios a difundir una lectura de los trágicos hechos acaecidos en la capital francesa que favorezca su estrategia en Oriente Medio. Envuelto en una condena retórica de los ataques terroristas del Estado Islámico, los clérigos de Teherán han deslizado un pútrido veneno destinado a intoxicar a la opinión pública del mundo musulmán y a sembrar la duda en la ciudadanía de los países europeos. De acuerdo con esta interpretación perversa, el Estado Islámico es una creación de las potencias occidentales porque al oponerse a Bashar al Asad en Siria han alimentado a ese monstruo que ahora se ha vuelto contra ellas. Así, la máxima autoridad judicial iraní, el ayatolá Sadeq Larijani declaró el 16 de Noviembre: “Aquellos que han facilitado la entrada de terroristas en Iraq y en Siria, hoy afrontan las consecuencias. La pregunta crucial es ¿Quién ha creado el ISIS? Los americanos y los europeos son los responsables”. Dirigiéndose directamente al Secretario de Estado John Kerry, Larijani le acusa de forma brutal: “Usted debería ser llevado ante un tribunal por este crimen. Usted ha participado en la formación del ISIS. Este es un aviso a los países occidentales. Si ustedes quieren impedir la exportación del terror a Europa, no lo apoyen”.

Únicamente gentes sin ninguna compasión ni sensibilidad pueden escribir semejantes barbaridades, carniceros habituados a reprimir y a torturar a su pueblo y a ejecutar a diario a inocentes, que es lo que han venido haciendo durante treinta y cinco años los ayatolás iranís

El periódico Kayhan, altavoz oficioso del Líder Supremo Alí Jamenei, publicó un artículo a las pocas horas de los luctuosos acontecimientos de Paris, titulado elocuentemente “El perro rabioso muerde la pierna de su amo”, en el que se relata que Jamenei ya había predicho en Junio de 2014 que los grupos terroristas que combaten contra Asad en Siria darían problemas a los países que los alientan. En el texto se puede leer “Francia es uno de los más fieles aliados de Estados Unidos en Siria… Si los franceses quieren venganza por lo sucedido, ante todo han de cuestionar a sus gobernantes”. Y en el editorial del mismo rotativo se advierte que “los países que dan apoyo a los terroristas, recogerán la tempestad causada por los vientos que han sembrado”. Otra perla aún más explícita dice “Paris es sólo el comienzo. Los Gobiernos de Estados Unidos, Europa y algunos de los insensatos líderes de la región como Arabia Saudita tienen buenas razones para implantar la ley marcial y declarar emergencia nacional… El ISIS está formado por una pandilla de estúpidos e ignorantes alimentados por los sionistas y por los gobernantes criminales de los Estados Unidos, de Francia, del Reino Unido y de Arabia Saudita. Cometerán sus atrocidades allí y donde puedan organizar un atentado”.

En otro inhumano y vergonzoso enfoque, el diario estatal Vatan-e-Emrouz, emplaza al Gobierno de Francia también el 16 de Noviembre: “Estos ataques proceden de su propia cocina. Este es un plato que ustedes han estado condimentando durante años. El mismo mantel sangriento que ustedes han desplegado sobre Siria e Iraq ahora se ha extendido por unas horas en Paris… Monsieur Hollande, por favor, ¡sírvase! Contemple los cadáveres de sus compatriotas”. Únicamente gentes sin ninguna compasión ni sensibilidad pueden escribir semejantes barbaridades, carniceros habituados a reprimir y a torturar a su pueblo y a ejecutar a diario a inocentes, que es lo que han venido haciendo durante treinta y cinco años los ayatolás iranís, su policía religiosa y sus guardias revolucionarios, esos que ahora los Gobiernos occidentales consideran de manera suicida posibles aliados en el combate contra el Estado Islámico.

En el colmo de la maldad, la publicación Javan, asociada a la Guardia Revolucionaria de Irán, afirmaba el 17 de Noviembre: “El incidente (sic) del 11 de Septiembre de 2001 en Nueva York trajo a los Estados Unidos a Oriente Medio. Hoy, sin embargo, los americanos quieren abandonar sus compromisos en la región y necesitan por tanto un 11 de Septiembre europeo para empujar a Europa hacia Oriente Medio a mayor velocidad”.

Occidente se encuentra por consiguiente entre el fuego del ISIS y la sartén del régimen iraní. Si en su lucha contra el terrorismo suní del Estado Islámico abre la puerta de Oriente Medio al dominio fundamentalista chií de los herederos de Jomeini cometerá un error geoestratégico de nefastas consecuencias. Si para frenar a la teocracia iraní cae en la tentación de valerse de la guerra fratricida entre sunitas y chiitas, los que han cubierto de luto a Francia el 13 de Noviembre no desaprovecharán la ocasión. La política correcta consiste en liquidar al Estado Islámico mediante el esfuerzo militar, policial y diplomático requerido asumiendo los correspondientes sacrificios, prestar apoyo financiero y político a las organizaciones opositoras que en Siria, Iraq e Irán trabajan por el cambio democrático en sus respectivos países y erradicar de Europa a los focos de extremismo islamista tomando las medidas legislativas, judiciales y de seguridad que una operación de tal envergadura exige. Las vacilaciones, la pusilanimidad o el pacifismo progre son la garantía del fracaso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba