El tiempo recobrado

El Gobierno aletargado

Los avisos de que el referendo ilegal e inconstitucional programado por Artur Mas para el próximo 9 de noviembre tendrá lugar pese a quien pese se multiplican ante la pasividad del Gobierno de la desfalleciente Nación. Los dos últimos han consistido en la afirmación por parte del Presidente de la Generalitat en sede parlamentaria de que en dicha fecha sacará las urnas a la calle y en una circular a los Mozos de Escuadra en la que se les advierte que el día de marras deberán estar disponibles para el servicio de seguridad de la consulta. La reacción del Gobierno a tales desafíos consiste en a) investir al ministro de Asuntos Exteriores como enviado plenipotenciario para debatir sobre la separación de Cataluña de España con los sediciosos  b) seguir proporcionando dinero a paladas al Tesoro de los rebeldes para que puedan llevar adelante su revolución cuatribarrada y estrellada sin agobios pecuniarios  c) ofrecer diálogo sin fecha de caducidad y d) repetir sin fatigarse que el referendo no se celebrará.

Se supone que los siguientes pasos serán organizar el rezo de un rosario para que la Virgen les ayude en el delicado trance y ponerse a llorar desconsoladamente a ver si los constructores de nacioncillas inventadas se conmueven y cesan en su porfía. El espectáculo de la inanidad del Gobierno mientras se prepara delante de sus narices la liquidación de la soberanía nacional está pasando de intrigante a indignante y de indignante a patético. Las razones por las cuales parece incapaz de coger esta fiera por las astas admiten varias hipótesis, ninguna edificante: pusilanimidad, pereza, ceguera, carencia de convicciones, coeficiente intelectual modesto, picadura por un insecto paralizante, y así sucesivamente. Una vez constatado que el Gobierno, por sí mismo, no va a hacer nada efectivo, sólo queda una forma de sacarle de su letargo.

Mariano Rajoy y su equipo de tecnócratas con sangre de horchata necesitan un estímulo lo suficientemente fuerte y doloroso que les aparte de la siesta y la lectura de la prensa deportiva para afrontar la dura realidad. Los votantes disponen de los electrodos que, convenientemente aplicados en las meninges gubernamentales, les arranque del dulce lecho del poder y les lance al combate democrático para preservar la existencia de la Nación que juraron o prometieron defender. Se trata de las elecciones europeas del 25 de mayo. Si los once millones que les dieron su sufragio en noviembre de 2011 se lo niegan dentro de dos meses y les propinan el susto de su vida, es posible que abran los ojos y se pongan a la tarea. O sea, que si no existiera VOX habría que inventarlo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba