El tiempo recobrado

España en Europa

La crisis y su secuela de recortes y sacrificios - el "austericidio" del que tanto habla cierta izquierda populista - ha despertado entre los españoles un creciente euroescepticismo. España, que siempre había sido un país favorable a una progresiva integración continental, está experimentando una peligrosa deriva hacia posiciones hostiles a la Unión. Síntomas de este mal son las descalificaciones a Frau Merkel, caricaturizada como la cruel ama dominante que nos obliga a apretarnos el cinturón, el previsible récord de abstención que se anuncia para el próximo 25 de mayo y el auge de partidos que hacen de la crítica destructiva a Bruselas su bandera de agitación.

Frente a esta explosión de demagogia, conviene recordar algunas verdades que, aunque incómodas, ayudan a entender la situación. Las dificultades económicas que atravesamos son la consecuencia de políticas irresponsables de despilfarro y entrega a las burbujas llevadas a cabo por Gobiernos nacionales, baste recordar en España la desastrosa etapa Zapatero. En un mundo globalizado, el proteccionismo equivale al fracaso y al empobrecimiento y, por consiguiente, la Unión Europea nos proporciona un vasto mercado lleno de oportunidades, además de una plataforma de despegue extraordinaria para penetrar con nuestros productos y servicios en otras áreas del planeta. A la hora de buscar ventajas en el escenario mundial, es mucho mejor viajar en un portaaviones de 500 millones de consumidores que en una chalupa tambaleante.

Necesitamos, por tanto, instituciones comunitarias fuertes y eficaces que impidan excesos de Administraciones nacionales electoralistas o cortoplacistas, que nos fortalezcan financieramente y que nos ayuden a mejorar nuestra competitividad. La exigencia de una Europa en la que España pueda triunfar ha de ir acompañada del esfuerzo por articular las reformas estructurales que configuren una España capaz de tener éxito en Europa. La moneda europea tiene así dos caras y ver sólo una de ellas representa una deshonesta mutilación de la realidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba