El tiempo recobrado

Argumentos

En campaña electoral se puede decir de todo, sea verdad o mentira, sea serio o ridículo, sea lógico a absurdo. Sobre los planteamientos de Elena Valenciano, el hecho de que Ángela Merkel gobierne en coalición con los socialistas alemanes y la rendición a la evidencia del también socialista Manuel Valls con su política de bajada de impuestos en favor de la actividad empresarial y de reducción enérgica del gasto público, no dejan mucho que añadir salvo que han quedado invalidados desde sus propias filas en Europa.

En cuanto a sus sonrojantes evocaciones del confuso pastiche progresista formado por el asesino en serie Che Guevara, la horterada musical de Jesucristo Superstar y el amasador de cal viva Felipe González, más vale correr un tupido velo por simple caridad cristiana. Pasemos al otro representante cualificado del duopolio, el hoy candidato Cañete y hasta hace poco ministro Arias Cañete. Su insistencia en la irrelevancia de un diputado de un partido pequeño en el Parlamento Europeo demuestra su falta de escrúpulos a la hora de descalificar a potenciales rivales electorales.

Miguel Arias ha estado once años en la Eurocámara en el seno de un Grupo grande, el Popular. Por tanto, sabe perfectamente que en su seno abundan los partidos pequeños con uno, dos o tres escaños solamente y que, por la forma de trabajar en la magna asamblea de la democracia comunitaria, un diputado puede ser enormemente influyente con su trabajo individual, hasta el punto de que asuntos de considerable relevancia han sido frutó del trabajo de un representante de una formación modesta en tamaño.

Por consiguiente, su advertencia en este sentido carece por completo de fundamento. Lo que sí es cierto, en cambio, es que estas elecciones son una ocasión excelente y segura para que los once millones de votantes del Partido Popular en las últimas generales den un fuerte aviso a un Gobierno que les ha defraudado incumpliendo los compromisos por los que confiaron en él. El apoyo masivo a una nueva opción nacida para que la derecha democrática, liberal, conservadora y europeísta acceda al Parlamento Europeo para defender los intereses de España e impulsar una Europa más unida, màs eficiente, más solidaria y más competitiva, es, en este sentido, la decisión más inteligente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba