El Precio de la Civilización

El amo del juego

“El proyecto de Eurovegas se basa en el juego, en la prostitución y en el blanqueo de dinero negro, por lo que no caiga en el argumento de crear empleo”. Difícilmente se puede ser más duro. Estas palabras son del portavoz socialista de Sanidad, José Martínez Olmos, interpelando a la Ministra Ana Mato el pasado miércoles en el Congreso. No siempre había sido ésta la posición del PSOE, porque otros como el exministro Miguel Sebastián, habían defendido el proyecto. Esto me ha recordado, y no por las alusiones delictivas, como en El Padrino, parte II, el gánster judío Hyman Roth aconsejaba al Padrino, Michael Corleone, que dejase Las Vegas por sus problemas con la Comisión del Juego del Estado de Nevada, para instalarse en la Cuba de Fulgencio Batista, donde " el Estado es nuestro socio".

Aunque la España democrática actual no puede compararse con la dictadura cubana de 1959, estamos asistiendo en la cuestión de Eurovegas a una subasta del Estado de Derecho. Sólo de esta forma puede calificarse la derogación singular de las leyes para que Las Vegas Sands elija a España para su nuevo complejo de casinos. Tomemos como ejemplo la Ley Antitabaco, aprobada en 2011 con 335 votos a favor de 350 diputados (incluyendo los votos del PP). Esta ley puede ser un acierto, o no. Efectivamente, se podría haber sido más flexible. Pero la flexibilidad hubiese tenido un coste en la salud, tanto de los clientes de los bares, que siempre pueden elegir otro bar, como de los camareros, que no pueden elegir. Sin embargo, lo que no parece presentable es que se cambien las leyes sólo para satisfacer al amo del juego.

Si se modifica la Ley Antitabaco, ¿dónde se permitirá fumar?, ¿en todos los casinos?, ¿en todos los establecimientos hosteleros? o ¿en todos los centros de trabajo?, ¿o sólo en los casinos de Eurovegas? Si la pregunta se le realiza al magnate que controla Las Vegas Sands, supuesta promotora del proyecto, la respuesta sería, con bastante probabilidad, que sólo en Eurovegas, por supuesto. Naturalmente, esto afecta a la libre competencia, pero hay que recordar que sólo se están modificando las normas porque lo pide un único inversor. De hecho, si, como parece, sólo se puede jugar en salas de máquinas tragaperras, esto también perjudicará a otros negocios.

Si sirve como orientación, otra de las peticiones de los promotores de Eurovegas ha sido pagar los menos impuestos posibles. Así, por ejemplo, el Gobierno ha modificado la Ley Haciendas Locales, para que los Ayuntamientos puedan bonificar al 95% el IBI de los inmuebles de "especial interés o utilidad municipal". Esto ha sido interpretado generalizadamente como una bonificación para Eurovegas, pero no, para el resto de casinos u otros establecimientos de hostelería. ¿Cuál es la diferencia entre bonificar un impuesto al 95% o dar una subvención que distorsiona completamente la competencia? Para el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y para la Comisión, ninguna. Son ayudas de Estado, habitualmente incompatibles con el Derecho Comunitario. Ésta es una cuestión relevante, especialmente si el expediente, por dimensión comunitaria acabase siendo estudiado por las Autoridades Europeas. Afortunadamente, siguen existiendo normas europeas, incluso para los amos del juego.

Recientemente , la líder de UPyD, Rosa Díez, muy crítica desde el principio con el proyecto, señalaba que detrás de Eurovegas lo que parecía haber era humo, y no de tabaco, precisamente. Esta cuestión recuerda al espejismo olímpico que comentábamos hace unas semanas. De hecho, Pablo García informaba hace unos días que Las Vegas Sands no parecía tener capacidad financiera para este envite. Por supuesto, la empresa lo ha negado, incluso ha señalado que pueden realizar varios proyectos de este tipo a la vez, en Europa y en Japón. En esta cuestión, merece la pena recordar que otra de las muchas "peticiones" de Las Vegas Sands era que el Estado avalase el préstamos que iba a solicitar al Banco Europeo de Inversiones; lo que no dice mucho en favor de su capacidad financiera. En fin, si el Estado te pone el dinero, o te lo avala incondicionalmente, no hay que ser Michael Corleone o Hyman Roth, cualquiera es capaz de hacer negocios.

Bien, como parece que España, ya parcialmente rescatada, no va a avalar la inversión en Eurovegas, el proyecto se tambalea. Sin embargo, hay una razón más importante: un complejo como éste sólo funciona si no hay competencia. En otras palabras, uno puede hacer negocio vendiendo agua embotellada, pero sólo ganará muchísimo dinero, si uno es el único vendedor en un oasis del Sáhara. Y esa es la condición para poder realizar una inversión inmensa. Las Vegas Sands está instalada fundamentalmente en Las Vegas y Macao. En Estados Unidos, esencialmente sólo se puede jugar en las Reservas Indias, Atlantic City y Las Vegas. Un jugador de Utah, o incluso Los Angeles, no sólo no puede jugar en su localidad sino que los bares cierran a las 11. En Macao, con un régimen especial por ser antigua colonia portuguesa, Las Vegas Sands tiene la práctica exclusiva del único sitio donde se puede jugar en China (con la otra excepción parcial de Hong Kong). En sitios como éste, Adelson, principal accionista de Eurovegas, puede ser el amo del juego, pero Madrid no es Salt Lake City, ni España es Utah. Aquí los bares no cierran pronto, hay máquinas tragaperras en muchos sitios, y ya hay casinos.

En Japón se va a autorizar el juego por primera vez. No hay que ser un gran experto para suponer que los nuevos casinos tienen allí mucho más potencial. España tiene todos los números para volver a perder en la carrera frente a Japón. Probablemente, el interés de Las Vegas Sands sólo se debe a que le permitirá obtener mejores condiciones para sus nuevas inversiones en Asia, el nuevo mercado emergente del Juego (y no solo del juego). Con este panorama, por favor, no subastemos nuestros principios y nuestras leyes: nunca merece la pena, pero ahora aún menos.

"Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros", es una frase ingeniosa de Groucho Marx pero nunca debería ser la descripción de la política y las leyes en una democracia. NUNCA.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba