El Precio de la Civilización

Tiempos de Robin Hood

El viento está cambiando: en España se empieza a hablar de pobreza y desigualdad. En nuestro imaginario de antes de la crisis asociábamos pobreza con otros países; pero ahora empieza a ser una cuestión candente en nuestro propio país. Ante esta situación, muchos están proponiendo la solución “Robin Hood”: hay que quitarle el dinero a los ricos para dárselo a los pobres: la solución está en los impuestos. Antes de seguir con el debate fiscal deberíamos reflexionar en cómo hemos llegado hasta aquí.

Los índices de desigualdad han aumentado en España. El más conocido es el índice Gini, que mide la desigualdad con un índice entre cero y uno . Este índice ha ido subiendo todos los años de la crisis en España: ha pasado de 0.313 en 2007 a 0,35 en 2012. En cambio en la Unión Europea este coeficiente se ha mantenido más o menos constante alrededor de 0,30 (al menos hasta 2010 que son los últimos datos disponibles para toda la Unión). De todas formas, para que nos hagamos una idea, según los datos del Banco Mundial, este índice era de 0,469 en Estados Unidos en 2010; es decir, aún estamos lejos de los niveles de desigualdad de otros países avanzados. De todas formas, en España no sólo ha caído la actividad económica, sino que la renta se halla más desigualmente repartida que antes de la crisis. Hasta aquí, los puros datos estadísticos.

Mi interpretación personal de la causa de esta desigualdad es bastante simple. No es tanto un problema de que los ricos sean más ricos, sino fundamentalmente, una parte de la clase media-baja ha perdido buena parte de sus rentas. En concreto, la destrucción de empleo en esta crisis ha sido brutal en España. Además, esta destrucción de empleo se ha centrado en empleados temporales con baja cualificación, que son los primeros de los que han ido prescindiendo las empresas. Posteriormente, se ha producido una devaluación salarial, forzada en parte por la reforma laboral, que ha hecho que hayan disminuido los salarios. El resultado, según el INE, es que ahora en España, el excedente bruto de explotación y las rentas mixtas, lo que podríamos denominar rentas del capital, exceden a las retribuciones salariales. Esto no había ocurrido nunca en nuestra historia.

Todo esto viene bien recordarlo por varias razones. En primer término porque es casi imposible solucionar problemas no fiscales a base de impuestos; como mucho podremos paliarlos. La raíz del problema del aumento de desigualdades en España está, como no, en la gran burbuja monetaria e inmobiliaria. En esta época muchos españoles abandonaron los estudios para trabajar en la construcción. Probablemente más de un millón de personas no tienen estudios y su única experiencia laboral está en un sector que nunca necesitará, al menos en un futuro previsible, tanta mano de obra. Ahora, en la medida en que estos trabajadores van agotando sus prestaciones por desempleo, la situación social en España empeora. Tristemente, la solución a este drama no es ni fácil, ni indolora, ni siquiera viable a muy corto plazo. Estos trabajadores deben incrementar su cualificación, para acabar ganando menos dinero que el que ganaban en los años de vacas gordas.

¿Se puede hacer algo desde el sistema fiscal? Algo se puede hacer; pero también aquí, deberíamos ser conscientes de dónde está el verdadero problema. España no es un país con impuestos bajos. Además, pese a los recortes, sigue dando sanidad y educación gratuita a casi toda su población. Sin embargo, el sector público tiene problemas graves de financiación, lo que se puede observar en los datos de déficit y deuda pública que hemos comentado con frecuencia en este blog.

Algo se está haciendo, pero para poder hacer más, el sistema fiscal debería funcionar mejor. En primer lugar, debería ser un sistema, y no un conjunto deslavazado de impuestos. Además, y esto es lo más importante, habría que reducir los niveles de fraude. Esto permitiría tanto mantener los servicios sociales, especialmente la sanidad y la educación, como sobre todo evitar que el Estado fuese absorbiendo la casi totalidad de los recursos financieros porque no se recauda lo suficiente; aunque también porque sigue habiendo problemas graves de despilfarro y corrupción. Esto posibilitaría la financiación al sector privado, es decir, la inversión necesaria para crear empleo, que en estos años se ha derrumbado.

El principal problema no es que nuestros impuestos no sean suficientemente “progresivos”, ni que los tipos sean bajos. De hecho, los impuestos son probablemente demasiado altos, para los que los pagan, evidentemente. El problema es que los grandes impuestos cada vez tienen menos bases. Les dejo un gráfico desalentador sobre cómo se han comportado las bases de los impuestos en España en relación a la actividad económica:

El gráfico refleja el cociente entre la suma de bases en euros del IRPF, Impuesto de Sociedades, IVA e Impuestos Especiales y el producto interior bruto. La caída es espectacular y en 2013 hemos alcanzado el mínimo de la serie histórica. Nuestros grandes impuestos cada vez gravan menos parte de la actividad económica.

La realidad es tozuda. Por una parte, que la desigualdad en España se haya disparado tiene su origen en la destrucción de empleo, y en cómo se ha ido recuperando la competitividad: despidiendo a los empleados temporales. Por otra parte, esto se puede paliar a través de los impuestos, pero si no conseguimos ampliar las bases, reduciendo el fraude, sólo podremos subir tipos impositivos. Esto no es que no sirva para nada, es que es contraproducente. En fin, la realidad no se soluciona a base de mitos, y sí, Robin Hood es un mito: los campesinos de la Inglaterra medieval siguieron viviendo muy mal durante cientos de años: quitar el dinero a los ricos para dárselo a los pobres puede ser muy satisfactorio pero no soluciona problemas reales como la baja productividad, el paro…

Si quieren seguir leyendo sobre impuestos y fraude, les dejo la crónica que Federico Castaño hizo de una jornada en el Congreso de los Diputados, donde acudí por cortesía de Upyd, y aquí tienen el texto de mi intervención

Por cierto, a todos los lectores de Vozpópuli en Barcelona, el próximo martes 29 a las 19 horas presento ¿Hacienda Somos todos? Impuestos y fraude en España (Editorial Debate) en la Casa del Libro de Paseo de Gracia. Si tienen un rato, allí les espero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba