El Precio de la Civilización

Crónicas del dinosaurio apalancado: SAREB (y II)

Continuando nuestra crónica de la semana pasada, salimos, de nuevo a buscar al dinosaurio. ¿Dónde está SAREB? Parece que un dinosaurio es demasiado grande para esconderse. Sin embargo, cuando el diputado de Upyd, Álvaro Anchuelo, preguntó al Gobierno, cuál era la sede de la SAREB, increíblemente, el Gobierno contestó que era secreta. Si no se lo creen, aquí tienen la respuesta. Bien, el contribuyente, como ya escribíamos aquí, asume el 94,5% de los riesgos de la SAREB, pero el Gobierno no puede contestar cuál es la sede del Organismo. Realmente, a la respuesta sólo le falta la célebre frase de una película de espías de serie b: “Es un secreto, podría decírtelo, pero entonces tendría que matarte”. Uno se pregunta si el dinosaurio SAREB realiza actividades de espionaje, contrainsurgencia, pruebas nucleares, o simplemente vende pisos.

Si se ha quedado con dudas de dónde está el dinosaurio, tras una ardua investigación he averiguado (entrando en la página web de SAREB), que la sede está aquí: en el Paseo de la Castellana 89, 8ª planta. El punto clave, es que esta sede de la SAREB, Dinópolis, no está en ninguno de los 107.000 activos inmobiliarios que tiene SAREB en su balance. Esto no sólo supone un gasto de alquiler que probablemente se podía haber evitado, y que el contribuyente pagará, como mínimo en un 45%, que es la participación pública oficial, sino que va a ser muy complicado convencer a cualquier comprador de que los activos, que no valen para SAREB, son los más adecuados para los compradores. La estrategia de marketing de que la mayor inmobiliaria de España, que además tiene como misión deshacerse de todos sus inmuebles, tenga una sede alquilada, es simplemente tan surrealista como la respuesta  que hemos comentado.

Dado este nivel de transparencia, el lector se estará preguntando si hay respuestas a las preguntas importantes. La más relevante es si tendrá pérdidas la SAREB. Bueno para el FMI, en su último informe sobre la economía española (página 2), el plan de negocios debería estar basado en proyecciones más conservadoras, porque el precio de las casas probablemente bajará. Esto es un problema porque, dado el nivel de apalancamiento, una pérdida del 2% del valor de los activos se comería todo el capital, y una del 8%, todos los fondos propios.

En realidad, el problema es aún más grave. SAREB tiene un pasivo de 55.000 millones de euros. De ellos, algo más de 50.000 millones de euros son bonos con garantía del Estado. No está detallado a qué plazos y con qué tipo de interés. Es cierto, que hay quién lo ha preguntado oficialmente (como, de nuevo el diputado de Upyd, Álvaro Anchuelo), pero cabe esperar una respuesta similar de que, aunque las sociedades cotizadas deben hacer pública su situación financiera, la que garantizamos todos los españoles es secreta. Hay informaciones periodísticas que señalan que estos bonos son a 1,2 y 3 años, con una retribución indiciada al Euribor. Esto quiere decir que los gastos financieros anuales serán de unos 500 millones de euros. No es mucho, pero puede ser suficiente para que la entidad tenga pérdidas.

El problema vendrá en años sucesivos. Ahora mismo, la entidad tiene dos riesgos que no se están teniendo en cuenta. El primero de ellos es que suban los tipos de interés. Eso puede pasar o no. Sin embargo, SAREB debe vender unos activos en 15 años y se está financiando a corto plazo, y eso es un riesgo mucho mayor, para empezar renovar más de 10.000 millones de euros de deuda al año. Si SAREB pagase el interés de los bonos a 10 años del Tesoro, pagaría más de un 4%, que sobre 50.000 millones de euros son más de 2.000 millones al año de intereses. Esto llevaría a pérdidas a la entidad porque no puede ganar 2.000 millones al año vendiendo activos deteriorados. Esto significa que SAREB tendrá que estar financiándose continuamente a corto plazo y a tipo variable. Aún así, sin llegar a 2.000 millones al año, los gastos financieros, siendo optimistas, irán subiendo.

A medio plazo, o incluso antes, aún suponiendo que el negocio operativo no dé pérdidas, los intereses, que además serán crecientes, van a hacer que SAREB pierda dinero. La capacidad de absorber pérdidas de SAREB es muy limitada: tiene un capital de 1.000 millones de euros.

Esto sólo puede terminar teniendo que ampliar capital: al dinosaurio hay inyectarle músculo. Aunque el Estado tiene prohibido, literalmente por Real Decreto, tener una participación igual o superior al 50%, esto parece una carta a los Reyes Magos. Si no hay inversores privados que acudan a una ampliación de capital, tendrá que acudir el Estado, que ya ha avalado toda la deuda senior, más de 50.000 millones de euros (el 92% de los activos), aunque esto suponga que la deuda y el déficit pasen a computar en contabilidad nacional como deuda y déficit público.

En resumen, los milagros no existen. Si hubiese inversores que tuviesen interés en los activos inmobiliarios de los bancos, simplemente los hubiesen comprado. Si no es así, porque los activos no están en precio, no hay inversores privados, por lo menos en cuantía suficiente. Ante esto, se puede crear un dinosaurio, es decir un banco malo, con la misión de ir vendiendo activos inmobiliarios deteriorados de la banca. Sin embargo, si esto se hace, se sacan los activos del mercado, pero aumenta la deuda pública. Todos los años, a medida que la deuda devenga intereses, se incrementa el déficit público. Esto es un banco público malo.

Aquí se ha creado un dinosaurio privado, transparente, pero muy secreto, y, sobre todo, apalancado con garantía del Estado. Esto supone que hemos asumido los riesgos, que muy probablemente se materializarán y no se han computado. Esto es, simplemente, engañarnos a nosotros mismos. De hecho es una respuesta tan ridícula a la crisis como que no sabemos dónde está la sede de SAREB. Sí lo sabemos, tanto como deberíamos saber que un dinosaurio necesita un punto de apoyo mucho más sólido para apalancarse, si no se quiere que nos rompa la palanca.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba