El orden natural

Vamos a contar versiones (originales)

Reconozco que un poco inquieto sí estoy. He repasado las anotaciones de Versión Original, la web de Carmena, y no me veo. No aparezco por ningún lado, no se alude a este humilde periodista ni por asomo. Yo esperaba dar un pequeño salto en mi carrera apareciendo en lo que llaman lista negra, o morada, o lo que fuera. Temo que mi director, que ya me lo ha advertido, vaya a plantearse si mi puesto es tan necesario. Desde el 23 de junio llevan esculpiendo la verdad en mármol html, y no estoy más cerca de la web carmelita que de ser editorialista del Wall Street Journal.

La lista de Manuela Carmena perdió las elecciones, pero ha sabido sobreponerse a ese pequeño fracaso alzándose sobre los hombros de los socialistas

Tampoco es que tenga nada extraordinario que decir del nuevo equipo municipal de la villa capitaneado por Manuela Carmena. Diría que lideraba una lista amparada por un partido movido por un totalitarismo renovador y genuino, que habla en mayestático a los españoles, que se caracteriza por sacrificar ante el ardiente fuego del pragmatismo sus verdaderas intenciones, hoy diríamos sus intenciones originales. También diría que esa lista perdió las elecciones, pero que ha sabido sobreponerse a ese pequeño fracaso alzándose sobre los hombros de los socialistas. Diría asimismo que ha recogido a lo mejor de su grey. A un Guillermo Zapata humorista de Der Angriff; a un Pablo Soto sediento tras leer sobre las grandes obras del comunismo, propagandista del dicho, que no aún del hecho; a una Rita Maestre desmintiendo a Delacroix y conduciendo a sus compañeras contra la libertad en una capilla. Nada que no se sepa.

La página, bien se conoce a estas alturas, tiene el sello del Ayuntamiento de Madrid y su misión es desmentir algunas informaciones sobre el consistorio. Es perfectamente legítimo. Sólo que su ejecutoria hasta el momento es muy pobre. Hay un puente entre las declaraciones de intenciones de la alcaldesa y los concejales afectos y la adopción, por el gobierno municipal, de esas medidas concretas. En mitad de ese puente, Versión Original tira a los periódicos al río. Señala que el Ayuntamiento “no ha elaborado un plan para cambiar los nombres de las calles”, o “no plantea el realojo en hoteles” para desahuciados, o “no ha anunciado nuevas tasas”.

Pero los periódicos lo único que hacen, en esos casos, es hacerse eco de las declaraciones de destacados miembros del equipo municipal. Más útil sería que, en lugar de hacer un recuento de cabeceras que hacen su trabajo, Versión Original se dedicara a desmentir sistemáticamente a los concejales de Ahora Madrid. Si bien los periodistas nos merecemos otro purgatorio, frío y ardiente, por hacer periodismo con declaraciones y convertirnos en correveidiles de los políticos. Pero esa arcilla es para otro vaso.

El asunto ha despertado, quizás, más escándalo del que debiera. Vemos a las televisiones públicas mintiendo sistemáticamente a favor de los gobiernos de turno. ¿De veras hay que resucitar a Orwell porque una web municipal desmienta a la alcaldesa y a sus concejales.

Lo llamativo de la web es que muestra una desconfianza sistemática hacia la prensa, cuando la desconfianza tiene que ir hacia ellos, hacia quienes tienen el poder

No. Lo llamativo de la web es que muestra una desconfianza sistemática hacia la prensa, cuando la desconfianza tiene que ir hacia ellos, hacia quienes tienen el poder. Como llamativo es que la web denote faltas más graves del Ayuntamiento que de los medios objetivo de su inquina. Si Carmena y su equipo tuvieran clara su estrategia política e hicieran una labor eficaz de comunicación, no veríamos al consistorio bailando la yenka ante la atónita mirada de los madrileños. Y no estarían los medios de comunicación recogiendo los globos sonda sobre las madres limpiando colegios, o bancos públicos municipales, para que luego los hagan estallar. De nuevo, el problema de los medios de comunicación es, sí, el periodismo de declaraciones. Pero si la propia Carmena reconoció que su programa electoral no es más que un “conjunto de sugerencias no vinculantes”, como para tomarles en serio por lo que dicen.

De todas las críticas que se han lanzado contra esta versión oficial, inteligentemente llamada “original”, la que más ternura me ha inspirado es esa según la cual la web se convierte en una lista negra de Podemos de medios de comunicación y periodistas. Pero por favor, ¿quién publica una lista negra? Además, ellos no la necesitan. Llegado el caso, tienen muy claro qué quieren hacer, y con quién.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba