El Blog de Vontobel

Más allá del BCE, la renta fija sigue viva

Aunque gran parte del mercado ha estado centrado en la reunión del BCE de la semana pasada, expectante ante las medidas que Mario Draghi podía anunciar, la realidad es que aún hay valor en renta fija. De hecho, en opinión de Hervé Hanoune, director de nuestra boutique de renta fija, los bonos soberanos, el crédito o la deuda de alto rendimiento son algunos de los activos que ofrecen oportunidades. Bien es cierto que aunque las medidas adoptas por el BCE tendrá un impacto mucho mayor sobre los activos financieros de lo que lo van a tener en la economía real; mayor repercusión en la economía que un QE, tendrán el descenso del precio del petróleo –dado que Europa es un importador neto de crudo- y la debilidad del euro frente al dólar, que supondrán un impulso para el Viejo Continente.

Así, a largo plazo, la fotografía para la economía de la eurozona es favorable, aunque en el corto plazo seguiremos con un crecimiento moderado y también con una baja inflación. No obstante, aunque el escenario puede recordar al de Japón, la situación no es igual. En el caso de la zona euro, esta realidad solo se mantendrá a corto plazo y en los próximos meses volverán a repuntar la inflación.  Por otro lado, entre los riesgos a los que se enfrenta tampoco hay que olvidar los eventos políticos, como las elecciones en Grecia o España.

Con este escenario se puede encontrar valor, por ejemplo, en la deuda soberana de Portugal.  Hay que tener en cuenta que invirtiendo en Portugal no solo se compran bonos del país luso, sino que también se toma exposición al BCE. Además, los fundamentales de la economía portuguesa han mejorado, se trata de una economía austera, y aún ofrece rentabilidades atractivas. Fuera de la zona euro, nos gusta Reino Unido, que ofrece rentabilidades atractivas si se comparan con el resto de Europa. Además, pensamos que dado el entorno de bajo crecimiento actual, el Banco Central de Inglaterra no subirá los tipos de interés en el corto plazo y mantendrá una convergencia con la política monetaria acomodaticia del BCE. Asimismo, también vemos valor en Turquía y algunos países emergentes.

Dejando a un lado la deuda soberana, para una cartera diversificada de bonos, apostamos por la renta fija corporativa de alto rendimiento, aunque de calidad, como es el caso de algunas entidades financieras. Vemos oportunidades en la deuda subordinada financiera, aunque hay que ser muy selectivos con los nombres que se incluyan. Durante los últimos dos o tres años, este segmento del mercado ha estado prácticamente congelado, pero ahora los spreads y las condiciones del mercado lo vuelven a situar con una opción de inversión.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba