El Blog de Vontobel

Navegando en la incertidumbre

Si hace unos meses el petróleo y la caída libre de sus precios acaparaba gran parte de los titulares, hoy el foco de atención está en Grecia. En este contexto de tira y afloja constante entre Atenas y el Eurogrupo, es muy probable que finalmente el sentimiento inversor europeo acabe resentido, lo que no deja de ser inquietante, teniendo en cuenta que en los últimos tiempos la rentabilidad de la bolsa europea ha eclipsado a la norteamericana. Sin embargo, abstraigámonos durante unos minutos del volumen incesante de informaciones que son publicadas cada día sobre Grecia y su salido o no del euro y volvamos a prestar atención al petróleo.

El mercado de petróleo ha pasado a un segundo plano con unos precios que en términos generales se han movido de forma lateral. Por ejemplo, el barril de Brent, el de referencia en Europa, ha oscilado entre 62 y 66 dólares el barril desde finales de mayo, lo que parece indicar que los fundamentales subyacentes del mercado de crudo han mejorado; sobre todo en lo que respecta a la demanda, y en particular en Asia y Europa. En Norteamérica también hemos visto señales de mejora, pero el esperado efecto positivo sobre el consumidor derivado de unos menores precios de la gasolina, todavía no se han materializado.

Normalmente, el crecimiento de la demanda repunta durante el verano en el hemisferio norte y en el tercer trimestre. Sin embargo, como comentábamos antes, la rentabilidad europea podría estar en cierta medida en peligro y las últimas declaraciones de la Fed descartan una subida agresiva de tipos. Y China, aunque en términos absolutos sigue disfrutando de los mayores datos de crecimiento, también se ha desacelerado.

Por otro lado, la oferta de petróleo se mantiene en niveles saludables con pocos signos de ralentización. Hace poco la OPEP llegó a un acuerdo para no reducir la producción y aunque la industria de gas y petróleo no ha recortado de forma drástica las inversiones en capital, la reducción en el crecimiento de la oferta no se hará patente hasta 2016. Es verdad que había grandes expectativas de que la oferta de petróleo de pizarra procedente de Estados Unidos caería pronto, debido al colapso de las plataformas de perforación, pero, sin embargo, lo cierto es que las empresas dedicadas a la perforación se han vuelto más eficientes, se han centrado en puntos clave básicos y, por tanto, han sido capaces de mantener los niveles de producción. Ahora, con la estabilización de los precios del crudo, muchos analistas defienden que esta situación incentivará a estas empresas a volver a implementar plataformas de perforación, lo que impulsará la producción estadounidense.

No obstante, no debemos lanzar las campanas al vuelo pues se necesita que el barril de referencia en Estados Unidos se sitúe en 65 dólares o incluso algo por encima, y que se mantenga a ese nivel durante un período continuado para que se produzca una mayor actividad de perforación. Considerando estos elementos en conjunto, no es descartable que se produzca una caída del precio del petróleo en algún momento.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba