El Blog de Vontobel

Deuda de mercados emergentes: no es un mal momento

¿Cómo deberían actuar durante los momentos difíciles los inversores interesados ​​en los bonos de mercados emergentes? Mientras que los bonos gubernamentales en divisa extranjera permiten evitar el riesgo divisa, también es importante que los inversores seleccionen cuidadosamente sus títulos, ampliando su visión a los países que se encuentran "fuera del índice de referencia”.

Durante los últimos años, las acciones y los bonos de mercados emergentes han sido una apuesta relativamente segura. Hoy por hoy, el ambiente ha cambiado. En el segundo semestre de 2013 se produjeron en los mercados emergentes ventas guiadas por el pánico generadas por la incertidumbre en torno a la futura política monetaria de EE.UU. Desde entonces, esta incertidumbre se ha mantenido, en parte debido a la desaceleración del crecimiento chino, así como a las turbulencias y a la paralización de las reformas económicas.

No cabe duda de que la situación actual también ofrece oportunidades. Por ejemplo, el momentum económico en los mercados emergentes sigue siendo importante. En general, su nivel de deuda frente al PIB es notablemente más bajo que el de los países desarrollados. Por otra parte, los gobiernos de Brasil, Turquía y Sudáfrica podrían tomar las medidas necesarias para liberalizar sus economías como consecuencia de las elecciones importantes que se producirán este año. Y por último, aunque no menos importante, tras las ventas de los últimos meses, durante las cuales los inversores tácticos, en particular, salieron del mercado, existen de nuevo oportunidades interesantes para invertir.

Creemos que los bonos de los mercados emergentes en divisa extranjera tienen potencial a largo plazo. Incluso podríamos ir un paso más allá. Con independencia de sus dificultades, los mercados emergentes no han dejado nunca de ser atractivos desde la perspectiva de un inversor en bonos. En términos anuales, en esta clase de activo sólo se han registrado pérdidas tres veces en las últimas dos décadas. Además, resulta interesante recordar que no ha habido dos años "negativos" consecutivos. Teniendo todo esto en cuenta, el argumento de que los bonos de mercados emergentes son una clase de activo particularmente arriesgada pierde parte de su credibilidad. Asimismo, tampoco podemos olvidar que a los bonos emergentes les ha ido bien en comparación con otros segmentos del mercado de renta fija.

De las ideas aquí descritas se podría concluir que, por ejemplo, es conveniente "comprar" un índice de bonos. Estilos de inversión “pasivos” como éstos pueden ofrecer beneficios de costes. Sin embargo, los inversores que adoptan estas estrategias renuncian a las oportunidades que surgen de situaciones especiales. Por el contrario, los gestores de fondos “activos” buscan batir al mercado. En este sentido, existen tres puntos claves: la selección de bonos, es decir, la cuidadosa selección de los candidatos a formar parte de la cartera, poner el acento en los temas en los cuales uno confía y analizar y considerar alternativas fuera del índice de referencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba