El Blog de Vontobel

Cualquier cosa menos basura

En el entorno actual, caracterizado por los bajos tipos de la deuda soberana, cada vez resulta más difícil encontrar rendimientos interesantes en el mercado de renta fija. A lo que habría que sumar que las valoraciones de varios segmentos de la renta variable siguen estando caras. Por tanto, los inversores que busquen una rentabilidad adicional deberían empezar a mirar los bonos de alto rendimiento. Además de ser superiores a los rendimientos de la deuda pública a largo plazo, los rendimientos de este tipo de bonos pueden situarse a la par que los de las acciones, pero con un  menor nivel de riesgo y volatilidad. Asimismo, aportan un componente de diversificación, altamente deseable en cualquier cartera.

Lo primero que me gustaría aclarar en relación a esta clase de activo es desterrar el mito que los define como bonos basura. Nada más lejos de la realidad. De hecho, en este segmento nos podemos encontrar con empresas como Avis Budget, Toys R Us, Findus o Jaguar Land Rover; entidades que han hecho grandes progresos para mejorar sus balances desde la crisis. Una vez superado este prejuicio, los inversores que se decanten por esta clase de activo han de ser conscientes de que para ganar un rendimiento potencialmente más alto mediante los ingresos por cupón, es necesaria una cierta tolerancia al riesgo. Durante los dos últimos ciclos de crédito, los bonos de alta rentabilidad generaron un rendimiento anual medio de 8,2%, básicamente impulsado por los ingresos por cupones y, en menor medida, por la revalorización del precio. La revalorización del precio probablemente tenga poco peso de cara al futuro, lo que nos lleva a pensar que los rendimientos procederán básicamente de los ingresos por cupón, el cual sigue siendo muy atractivo en este segmento.

Otro aspecto al que deben prestar atención es la liquidez, que podría llegar a suponer un problema en el mercado de bonos de alta rentabilidad, especialmente en épocas turbulentas. A pesar de las preocupaciones en torno a una primera subida de tipos en nueve años por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, otros bancos centrales importantes siguen apostando por políticas acomodaticias. Tanto el Banco de Japón como el Banco Popular de China se han comprometido a seguir facilitando las condiciones de liquidez, y en Europa, la flexibilización monetaria se ha acelerado a través del amplio programa de compra de bonos del BCE.

Por último, otro aspecto importante a la hora de invertir en este tipo de bonos es optar por estrategias flexibles. De hecho, resulta fundamental seguir de cerca los mercados globales más que confiar en los índices de referencia establecidos o concentrarse demasiado en segmentos concretos del mercado. A modo de ejemplo, recordemos que el mercado de alta rentabilidad europeo registró unos resultados relativos superiores a los de su homólogo estadounidense en nueve de los últimos 17 años, mientras que el mercado norteamericano se comportó mejor durante los ocho años restantes. Por tanto, recomendamos ser flexible y adoptar un enfoque global que no presente un sesgo regional o sectorial intrínseco.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba