El Blog de Syz

La tentación de la Fed de retrasar la subida de los tipos de interés

La divergencia surgida en 2014 entre una economía americana en clara progresión y el resto del mundo estancado se ha acentuado aún más durante las últimas semanas ya que, por un lado, las estadísticas macroeconómicas de EEUU no han decepcionado y, por otra parte, tampoco se han producido motivos de satisfacción en los datos europeos, japoneses o de los países emergentes. Por tanto, en este final de año, la economía americana es, hoy más que nunca, el único motor activo del crecimiento mundial.

Aunque este desequilibrio sorprende, no perjudica a los mercados financieros debido a que proporciona un crecimiento global positivo y una mejora progresiva, con unas condiciones monetarias globales muy acomodaticias y que probablemente se flexibilizarán aún más en un futuro próximo con las nuevas medidas anunciadas por el Banco de Japón y las que tomará el BCE. Como la perspectiva de normalización de la política monetaria americana ya asusta menos a los inversores, la caída de precios de la energía y la subida del dólar permiten a la Fed adoptar un enfoque prudente y gradual mientras no aflore ninguna presión inflacionista.

Ahora que tenemos más perspectiva, nos damos cuenta de que en realidad la mejoría de la economía americana comenzó en verano de 2013. El momento de debilidad del primer trimestre de este año sólo se debió en gran medida a un invierno especialmente duro y el crecimiento ha rebotado rápidamente con un alza del 4,6% anual del PIB en el segundo trimestre y del 3,5% en el tercer trimestre, según los datos preliminares. Y aunque esta vez el comercio exterior ha contribuido positivamente al crecimiento, el motor de la expansión sigue siendo sobre todo la solidez de la demanda interna.

 La escalada de los índices de confianza de los consumidores a niveles que no se veían desde 2007 así lo ilustran, al igual que los indicadores de actividad de las empresas, como el ISM de octubre, que ha vuelto a tocar cotas de principios de 2011 y probablemente seguirá aumentando en noviembre, alcanzando máximos de hace 10 años. En el sector servicios, por su parte, el crecimiento parece haberse desacelerado un poco durante los últimos meses, pero aun así continúa situándose a un nivel muy alto. Paralelamente, la inversión en vivienda sigue impulsada por el movimiento de recuperación después del estallido de la burbuja, pues la evolución demográfica lo exige, y los bajos tipos de interés lo sostienen.

Así, todos los motores de la demanda doméstica privada están en marcha y brindan una sólida base a las perspectivas de aceleración del crecimiento en 2015. Para el año que viene, la incertidumbre se centra, por tanto, en la política monetaria de la Fed. Tras la finalización de la flexibilización cuantitativa, la próxima etapa de la normalización es el comienzo de la subida de los tipos de interés. El abandono de la política de tipos (cuasi) cero vigente desde finales de 2008 ya parece ineludible a la luz del retroceso de la tasa de paro. Pero la Fed se puede sentir tentada de retrasar al máximo su primera subida de tipos, al menos mientras no le preocupe la inflación. Actualmente todas las mediciones de la inflación son acordes o inferiores con el objetivo del 2% de la Fed y la evolución reciente de los precios de la energía y del dólar debería frenar los índices de precios durante los próximos meses. Por lo tanto, de momento la Fed no tiene prisa por subir los tipos y podrá justificar el mantenimiento de su política actual.

Con este escenario, no es de extrañar que tras las turbulencias de octubre, se haya reinstaurado cierta calma en los mercados. Las acciones americanas siguen cosechando rendimientos superiores sin especial presión sobre los tipos de interés y el dólar continúa con su revalorización respecto al yen y el euro. Este contexto debería prolongarse hasta principios de 2015, cuando los primeros indicadores permitan valorar si el resto del mundo consigue, al fin, dejarse arrastrar por la estela de la economía americana y la flexibilización de las condiciones monetarias en Europa y Japón.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba