El blog de Paula Mercado

Planes de pensiones: ¿Por que? ¿Cuándo? ¿Cuáles?

La última crisis ha puesto de manifiesto con mayor claridad la incapacidad del sistema público de pensiones para hacer frente a una población cada vez más longevay con menor índice de natalidad. El coste de mantenimiento de un creciente número de pensionistas será difícilmente sostenible por un sistema de contribuciones a la Seguridad Social en declive.

Por esta razón se hace necesario plantearse un esquema de ahorro/inversión capaz de aportar ingresos adicionales cuando llegue el momento de la jubilación. Una de las opciones más asequibles y con una importante ventaja fiscal en el momento de la aportación, es la de invertir en un Plan de Pensiones del Sistema Individual. Con un límite absoluto de 8.000 euros y relativo de un 30 por ciento de los rendimientos netos del trabajo, se aplica una reducción del 40 por ciento a las aportaciones a planes de pensiones en la declaración de la renta del ejercicio en que se realicen.

El inicio de las aportaciones a un plan de pensiones debería plantearse al comienzo de la vida laboral. Si bien en este momento las aportaciones pueden ser pequeñas, si asumimos que el salario será menor en esta etapa, la ventaja de aportar periódicamente y de forma sostenida en el tiempo es doble. Por una parte, el interés compuesto generado potencia el crecimiento de la inversión en el largo plazo, y por otra, se suavizan así las fluctuaciones en la cotización de las inversiones.

Con un mínimo de diez años y en una banda de edad hasta los 40 años, se puede permitir una inversión de mayor riesgo en planes de pensiones que inviertan en activos de renta variable, también los que obtienen mayores retornos en el largo plazo.

Pero también es importante el momento de la vida de una persona en que comienza a invertir, puesto que el horizonte temporal de alguien que inicia su vida laboral se sitúa, con la última reforma fiscal, en un mínimo de diez años, periodo a partir del cual podrá rescatarse la inversión, sin necesidad de justificar motivo. Se permitirá este rescate a partir del 1 de enero de 2025, cuando hayan transcurrido diez años desde la aplicación de la norma el 1 de enero pasado. 

Dependiendo de este horizonte temporal y de la edad del participe, el riesgo que puede asumirse también varía. Con un mínimo de diez años y en una banda de edad hasta los 40 años, se puede permitir una inversión de mayor riesgo en planes de pensiones que inviertan en activos de renta variable, también los que obtienen mayores retornos en el largo plazo.

Entre los planes de este tipo, Dividendo Europa Plus obtiene en el año una rentabilidad de 16,90 por ciento y de 20 por ciento a un año, con un dato de volatilidad en este último periodo de 16,30 por ciento. De la gestora Santander Pensiones, sigue un estilo de gestión activa y flexible, invirtiendo en renta variable europea con sesgo de alta rentabilidad por dividendo esperada y bajo PER. Las mayores posiciones en su cartera incluyen Imperial Tobacco, British Telecom, la también británica de medios WPP, la multinacional anglo-holandesa de información y análisis RELX y la farmacéutica Sanofi.

Con un perfil de riesgo algo inferior, los planes de pensiones mixtos son una alternativa que puede considerarse desde un momento temprano o a una edad más avanzada, puesto que ofrecen diversas opciones por perfil de riesgo. Desde los conservadores a los moderados, pasando por los flexibles y hasta los agresivos, puede optarse por planes con una evolución notable por rentabilidad y diferentes niveles de riesgo.

Con perfil agresivo, Plus Ultra Mixto se revaloriza en el año un 13 por ciento invirtiendo hasta un 75 por ciento de su patrimonio en renta variable de la zona euro, a través de fondos de inversión. Así, sus mayores posiciones en cartera incluyen fondos como Groupama Avernir Euro, la clase A2 del fondo de Blackrock BGF Euro-Markets, la clase A en euros de Fidelity Euro Blue Chip, CPR 7-10 Euro y la clase A en euros de Pioneer Global Select.

Entre los más conservadores, Futurespañaes uno de los que mejores resultados obtiene en el año, con un 4,37 por ciento de rentabilidad y un 5,19 por ciento a un año y un coste por volatilidad de 5,17 por ciento. Invirtiendo hasta un 30 por ciento de su patrimonio en renta variable, la cartera incluye fondos como la clase A de Aviva Corto Plazo y Aviva Espabolsa, así como Futuros sobre el Ibex y emisiones del Reino de España.

Con un estilo de gestión flexible, Altair Crecimiento Pensiones es un mixto flexible que en el año se revaloriza un 14,80 por ciento y un 15,68 por ciento a un año, con una volatilidad en este último periodo de 12,08 por ciento. Gestionado por Santander Pensiones, con el asesoramiento de Altair Finance, asigna un 57 por ciento de la cartera a Renta Variable y un 40 por ciento a Renta Fija.

Para perfiles conservadores, los planes monetarios o de renta fija a corto plazo serían también la opción más aconsejable para inversores cuya fecha de jubilación esté cercana. Mediolanum Activos Monetarios es uno de los de mejor comportamiento durante 2015, un 1,42 por ciento de rentabilidad, y un 1,64 por ciento a un año, con un dato de volatilidad de 0,90 por ciento. Sus mayores posiciones están representadas por emisiones del Reino de España, de la República de Montenegro y de la Región de Sicilia.

Un aspecto que es importante considerar también son las comisiones. La última reforma legislativa ha limitado también las comisiones máximas que se pueden aplicar y que son de un 1,50 por ciento para la entidad gestora y de un 0,25 por ciento para la entidad depositaria, con lo que pueden sumar una comisión total máxima de 1,75 por ciento.

El abanico de opciones disponibles es amplio, dependiendo de la situación de cada partícipe potencial.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba