El blog de Paula Mercado

'A la Modi' de la India

Desde comienzos de año, la renta variable de la India ha recibido 9.200 millones de dólares (aproximadamente 6.782 millones de euros) de inversores institucionales extranjeros. El índice Sensex ha escalado un 21 por ciento en el mismo periodo. 

El porcentaje de fondos soberanos y fondos de pensiones, sobre el total de inversión extranjera, ha aumentado 34 puntos básicos desde enero, hasta el 16,69 por ciento. Las dos categorías suman casi un 17 por ciento del total de fondos de inversores extranjeros bajo custodia, de acuerdo con el regulador hindú Securities and Exchange Board of India. Tanto fondos soberanos como fondos de pensiones se consideran instrumentos que aportan estabilidad al mercado porque, por lo general, su horizonte de inversión es a largo plazo. 

Con el nuevo gobierno, tras las elecciones en que Narendra Modi salió victorioso el pasado mayo, se percibe a la India como una oportunidad de inversión, especialmente por la expectativa de mejora en la evolución de sus empresas. El mercado ya anticipó que habría un gobierno que aportaría estabilidad durante un largo periodo de tiempo, tal como confirmaron los resultados electorales. Pero no sólo ha influido su nuevo gobierno, el nuevo jefe del Banco Central de la India ha devuelto gran parte de la fortaleza al mercado hindú, que fue duramente castigado el pasado agosto con la depreciación de la rupia. Ha coincidido además con una etapa alcista de los mercados en que el binomio riesgo/retorno era favorable. 

Entre los fondos de inversión que, inviertiendo en compañías cotizadas de la India, están disponibles para su comercialización en España, el que más se ha beneficiado de este repunte de la renta variable del país asiático es la clase E de acumulación en euros de GOLDMAN SACHS INDIA EQUITY PORTFOLIO, que en el año se revaloriza un 29,38 por ciento, según VDOS. Referenciado al índice MSC India IMI, el fondo registra una extraordinaria evolución histórica que lo sitúa entre los mejores de su categoría por rentabilidad, en el primer quintil, tanto a uno y tres meses como a uno, tres y cinco años aunque, eso sí, con un coste por volatilidad en el último año de 30,10 por ciento. La suscripción supone un desembolso de 1.500 euros, con un coste de 1,75 por ciento de comisión de depósito. Con una volatilidad de 25,86 por ciento, la clase AU de capitalización de AMUNDI EQUITY INDIA obtiene en el año una rentabilidad de 23,91 por ciento, según VDOS. Invierte su cartera en empresas indias, pudiendo para ello valerse de ADRs y GDRs (certificados bancarios cotizados en los mercados estadounidenses) siendo su referente el índice India Bse 30 Sensitive.

También invirtiendo en compañías hindúes, la clase A de EDMOND DE ROTHSCHILD INDIA se revaloriza un 23,99 por ciento, según VDOS, en lo que llevamos de año, con una volatilidad en los últimos doce meses inferior a la de los dos anteriores, de 21,53 por ciento. 

Los resultados que pueden obtenerse, como puede apreciarse, no son nada desdeñables, pero también vemos cómo la volatilidad es notablemente elevada en este tipo de inversión. Aunque las condiciones creadas por el nuevo gobierno son verdaderamente esperanzadoras, la climatología juega un importante papel en la economía de la península del Indostán. El monzón, base del sistema de irrigación del país, está siendo más parco en lluvias este año, con un índice de pluviosidad durante junio un 40 por ciento inferior a la media de cincuenta años. Si la situación continúa, la nación podría verse afectada por otra escalada de precios de los alimentos en los próximos meses, que se sumaría a la elevada tasa de inflación que ha venido creciendo a un ritmo superior al del resto de países asiáticos. 

Otra posible fuente de incertidumbre futura es una potencial subida del precio del petróleo, si los ataques de las milicias iraquíes persisten. Hay que tener en cuenta que la India importa más del 75 por ciento del petróleo que necesita y que, según la Administración Estadounidense de Información sobre la Energía (EIA) es el cuarto mayor importador de petróleo del mundo. Según una estimación de Barclays, cada incremento de 10 dólares por barril en el precio del crudo, supone una disminución de 0,5 puntos porcentuales para la tasa de crecimiento de la India. Si los precios del petróleo continúan subiendo, la India podría tener que hacer uso de sus reservas en divisas extranjeras para hacer frente a las facturas de importación, con lo que la rupia retrocedería y el déficit por cuenta corriente podría ser de nuevo un motivo de preocupación. 

Las oportunidades nunca son gratuitas y en este caso el riesgo puede ser elevado, como también puede serlo la rentabilidad obtenida. Importante seguir la evolución de los factores que pueden afectar negativamente a la economía de la India.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba