El blog de Paula Mercado

Materias primas, vuelta a fundamentales

El mercado de materias primas se esta revitalizando. El índice Thomson Reuters/Core Commodity CRB Index avanzaba un 8,70% en el primer trimestre de 2014, frente al 1,30% de ganancia registrado por el referentes bursátil estadounidense S&P 500. Es el mejor comportamiento de este índice, compuesto de 19 materias primas, desde septiembre de 2012.

Unas ganancias que, por otra parte, han coincidido con un periodo en que los datos económicos de China han sido algo decepcionantes, la Reserva Federal ha mantenido su pauta en la reducción de su programa de compra de bonos y la crisis de Ucrania ha añadido volatilidad al mercado.

Un informe de 2012 de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD por sus siglas en inglés) destacaba el aumento de inversores del sector financiero en los mercados de materias primas durante la década anterior y cómo esta circunstancia había desplazado el precio de petróleo y granos de sus fundamentales de oferta y demanda. El resultado fue que los precios se hicieron más volátiles y aumentaron su correlación con los mercados bursátiles. Pero los últimos datos de marzo de 2014 muestran una gran reducción en este proceso que se ha venido en llamar de financialización de las materias primas.

En esta línea, vimos la semana pasada cómo Barclays anunciaba el cierre de su división de materias primas, siguiendo la misma tendencia de JP Morgan, Morgan Stanley y Deutsche Bank. Un movimiento que, de hecho, representa una vuelta a la normalidad, con las materias primas y la renta variable moviéndose en direcciones diferentes, en oposición a la fuerte correlación que han mantenido los años anteriores, especialmente entre 2007 y 2009, al inicio de la crisis. Esta descorrelación con otros tipos de activo y el hecho de que las materias primas estén ahora generando retornos estables, con menor volatilidad que las acciones o los bonos, está llevando a los inversores a considerar las materias primas nuevamente como herramienta de diversificación de sus carteras.

Los fundamentales están comenzando a ser nuevamente los auténticos impulsores de la cotización de las materias primas, con lo que oferta y demanda son nuevamente los factores determinantes para la obtención de pérdidas o ganancias. Algo que se ha hecho evidente en la evolución del café arábiga, que casi ha duplicado su precio en el último año a causa de la sequía sin precedentes sufrida por Brasil. El níquel, utilizado en la producción de acero inoxidable, ha ganado casi un 30% desde que su principal productor, Indonesia, prohibiera las exportaciones de mena de níquel en enero pasado. El crudo invierno supuso el bloqueo de líneas de ferrocarriles en EEUU, influyendo también en un aumento del precio del etanol, que lo ha llevado hasta máximos de los últimos 32 meses.

Para un inversor individual, la inversión directa en materias primas es difícil y arriesgada. Es más seguro invertir en un fondo de inversión cuya cartera invierta en materias primas o en compañías cuya actividad esté relacionada con estos productos. La ventaja principal en este caso es que el precio de la acción de una empresa de materias primas no se ve afectado únicamente por el valor de la materia prima de que se trate. Influyen también factores macroeconómicos, así como fundamentales de la compañía. Por ejemplo, mientras que el precio del oro puede descender, la cotización de las compañías mineras de oro puede incrementarse, apoyada por razones macro o por eventos corporativos positivos. Los gestores de fondos se ocupan de las estrategias, por lo que el riesgo es menor para el inversor.

El índice de fondos de inversión de la categoría de VDOS de Materias Primas gana un 4,96% en el año, hasta el día 24 de abril. Entre los fondos de esta categoría, la clase E2 de capitalización de Aberdeen Global - World Resources Equity Fund es uno de los que mejor comportamiento histórico registra, con una ganancia en el año de 4,66% y calificación cinco estrellas de VDOS. Entre sus inversiones incluye Vale SA (8%), Royal Dutch Shell (7,20%), BHP Billiton Limited (6,40%), Tenaris S.A. (5,40%) o Praxair Inc (5,20%).

Aunque con un comportamiento bastante más volátil, el fondo que obtiene mejores resultados en el año es Franklin Gold and Precious Metals Fund en la clase A (YDIS) EUR-H1, revalorizándose un 17,03% hasta el 24 de abril. Su cartera incluye nombres como Goldcorp Inc (5,49%), B2Gold Corp (5,05%), Platinum Group Metals Ltd (4,92%) o Barrick Gold Corporation (4,24%). A medio camino de ambos, Sabadell Commodities gana un 9,14% por rentabilidad en el año, con una volatilidad algo menor, obteniendo la calificación tres estrellas de VDOS. Un fondo que invierte en gran medida a través de ETFs (fondos cotizados) como ETFS DJ-UBS Longer Dated All Commodities (26,98%), iShares Dow Jones-UBS Commodity Swap UCITS ETF (DE) (19,37%) o Lyxor ETF Commd Thm R/J CRB exEnrg C-$ (18,50%).

Es aconsejable, por tanto, ponerse en manos de un experto gestor, conocedor del mercado de materias primas. La inversión a través de fondos aporta al inversor individual una mayor seguridad y diversificación, un menor coste y la ventaja fiscal de no atraer retenciones hasta que el patrimonio sea rescatado, permitiendo traspasos entre diferentes fondos, de cualquier tipo, sin coste fiscal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba