El Blog de M&G Investments

¿Qué valor hay en Europa?

Cuando nos centramos en Europa, el punto de partida es fijarse en la valoración de las compañías  para encontrar oportunidades. Basándonos en este enfoque, los sectores que me interesa mirar más de cerca son los minoristas europeos, los industriales y los de minería.

Los minoristas europeos han sido duramente golpeados por la competencia de Internet y una desaceleración en el gasto de los consumidores, dando como resultado, valoraciones más atractivas. Las compañías en las que veo valor son las que están empezando a luchar moviéndose a distintos canales de venta. Las altas valoraciones de empresas industriales han sido erosionadas por las caídas en los mercados emergentes y el sector de la minería está empezando a parecer más atractivo como consecuencia de una recalificación significativa a la baja. También hay señales de que los equipos de gestión están empezando a ejercer más disciplina de capital, lo cual es positivo.

También estoy interesado en mirar más de cerca a Turquía, que recientemente ha sido noticia en primera plana y donde hemos visto un colapso de la divisa, además de una caída en el mercado bursátil.

Ruido

En unos días viajaré a Turquía para entender mejor la situación del país y para evaluar en qué medida, el “ruido” del mercado está distrayendo a los inversores de los verdaderos fundamentales de las compañías.

A menudo me preguntan sobre la Europa periférica. No tengo una postura totalmente definida sobre el entorno macroeconómico de la región, pero cuando nos fijamos en los fundamentales de las compañías de la zona, vemos que muchas están muy endeudadas. Hay ejemplos individuales de compañías que superan las pruebas de nuestros procesos de inversión, pero debemos estudiar cada una de forma individual.Hay mucha documentación relacionada con los países periféricos que afirma que países como Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia han sido duramente golpeados. Por sectores, los bancos (donde comenzó la crisis) obtuvieron resultados inferiores a los esperados, y de igual manera la minería, que se vio afectada negativamente por la desaceleración económica mundial. Esto crea oportunidades para que un inversor “value” descubra las empresas infravaloradas en estas áreas y que superan nuestras pruebas de fundamentales.En España, al igual que otros países de la periferia europea, es importante centrarse en la fortaleza de los negocios subyacentes. Hay algunos buenos ejemplos de empresas que están infravaloradas por el sentimiento negativo hacia las firmas españolas, como, por ejemplo, Repsol. Otro buen ejemplo es Bankia, a la que hemos añadido a la cartera cuando el mercado se centró en las perspectivas económicas a corto plazo y no reflejaba el potencial de estabilización en el mercado inmobiliario nacional.

Valor

Ahora es un buen momento para ser un inversor “value”. El valor en Europa ha tenido bajos rendimiento durante un período prolongado tras el inicio de la crisis financiera global. El sentimiento ha comenzado a cambiar con un mejor comportamiento de la inversión en valor durante el 2013.  A pesar de este reciente repunte en rentabilidad, todavía hay valores muy baratos en Europa y hay buenas oportunidades de inversión.A pesar del rally en renta variable en 2013, creo que invertir en valor en Europa todavía ofrece potencial de crecimiento. La economía europea comienza a crecer y los beneficios empresariales tienen un largo camino para recuperarse antes de que alcancen los niveles en los que estaban antes de la crisis financiera. Todavía hay muchas empresas que cuentan con valoraciones baratas y los inversores no tienen que renunciar a los fundamentales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba