El Blog de Julio Cañero

4 de julio de 2015, los retos de Estados Unidos: del yihadismo al matrimonio gay

Para muchos españoles, las escenas que pueden observarse cada cuatro de julio en Estados Unidos no son sino parte del chovinismo patrio yanqui. En la moderna España, acostumbrados a denigrar o que ofendan los símbolos que a todos nos representan, las loas profesadas por los estadounidenses a la nación, a la bandera y al himno, no solo en el día de su nacimiento como país, pero especialmente en esa fecha, nos resultan incomprensibles y rancias. Sin embargo, el pueblo de Estados Unidos es muy consciente de la importancia de rememorar el momento en el que proclamó su independencia. Aquella decisión adoptada por los delegados de las colonias en Filadelfia, Pensilvania, un 4 de julio de 1776, suponía todo un reto para los firmantes, que arriesgaban sus vidas, fortunas y sagrado honor. Aquel enorme sacrificio nacido de la necesidad de libertad es lo que realmente se festeja cada año. Retos y sacrificios a los que todavía hoy se enfrentan tanto los estadounidenses como sus dirigentes.

A casi un año de comenzar la carrera presidencial, se avistan en el horizonte los desafíos para el futuro inquilino o inquilina de la Casa Blanca, muchos de ellos heredados del actual ocupante. En la esfera internacional, la gran preocupación sigue siendo los ataquesyihadistas perpetrados por grupos afines a Al-Qaeda o al autoproclamado Estado Islámico. Este último se sitúa actualmente como el mayor grupo terrorista del mundo según el Departamento de Estado de EEUU, cuya aparición ha favorecido al incremento en un 35% de la actividad terrorista durante 2014. Su capacidad para el reclutamiento de combatientes extranjeros, su amplia utilización de las redes sociales y su habilidad para inspirar ataques de ‘lobos solitarios’, le convierten en una seria amenaza para cualquier estado.

Esto sin olvidar que la amenaza también viene de dentro. En una encuesta elaborada el año pasado por The New York Times y Police Executice Research Forum, las agencias de seguridad nacional consultadas identificaron como las tres principales amenazas terroristas en su jurisdicción al extremismo antigubernamental (74% de los encuestados), el extremismo conectado a Al Qaeda u organizaciones terroristas de ideas afines (39%), y en menor medida (3%) consideran como severa la amenaza del extremismo musulmán.

Las relaciones con China y Rusia también son parte de los retos que tanto el actual mandatario como su sucesor tendrán que hacer frente si quieren mantener la hegemonía estadounidense a nivel global. Igualmente tendrán que explicar muy bien por qué se ha estado espiando a los líderes europeos, aliados de EEUU, y a los que no les ha gustado nada saberse objetivo de la NSA.

En el ámbito nacional, los retos de los estadounidenses también son muchos. A pesar de la pujanza de las minorías del país, con las mejores estadísticas laborales, económicas, educativas y políticas de toda la historia, las diferencias entre blancos y no blancos siguen existiendo. Casos de racismo como los vistos en los últimos meses ponen de manifiesto que la raza sigue determinando en muchos casos la actitud de las fuerzas del orden. Todo esto en un país donde, según un reciente estudio de Pew Research Center publicado en abril, la población de inmigrantes de raza negra en Estados Unidos aumentó un 137% entre el año 2000 y 2013. Y se espera que continúe creciendo en los próximos años.

Otros dos retos para la sociedad de EEUU vienen marcados por sendas victorias para el actual @POTUS (cuenta en Twitter del Presidente de EEUU). Gracias a las decisiones del Tribunal Supremo, tanto el ‘Affordable Care Act’ como el matrimonio entre personas del mismo sexo han supuesto un varapalo para los sectores más conservadores del país. Difícilmente podrán los republicanos oponerse a unas demandas sociales cada vez con mayor aceptación, sobre todo si se tiene en cuenta que actualmente el 37% de su propio electorado apoya el matrimonio gay, según una reciente encuesta realizada por Gallup Group. En términos generales, el 60% de los estadounidenses apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo, frente al 20% que lo hacía hace casi 20 años.

Por último, la inmigración y los hispanos serán otro de los grandes retos del futuro en EEUU. Con un mayor grado de integración, el voto hispano será esencial para alcanzar la Casa Blanca en 2016. Para los estadounidenses, por diferentes motivos, cada cuatro de julio sigue siendo una fecha para conmemorar retos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba