El blog de Josep Prats

Sobre ruedas

Los datos macroeconómicos no deberían ser más que la suma de datos microeconómicos

Normalmente no lo son, sino estimaciones, obtenidas a través de muestras y encuestas, del agregado de datos microeconómicos. Nos dicen que el PIB americano crece 5 puntos porcentuales menos que el chino pero 2 puntos porcentuales más que el europeo. Y damos dicha afirmación por buena.

Francamente, no sé con qué grado de finura los funcionarios encargados de la estadística americana o europea realizan sus cálculos. Sobre el grado de precisión de los estadísticos chinos tenemos alguna indicación: contando personas admiten márgenes de error del 3%. Así, en el último censo de población, estimaron un número total de habitantes de 1.360 millones, con un margen de error de 40 millones.

Sin desmentir a los estadísticos oficiales, prefiero hacerme una idea de cómo van las economías a través de mis propias muestras microeconómicas: los resultados empresariales auditados que publican las grandes compañías que tengo en cartera.

Y si vemos los resultados de las tres grandes fabricantes de automóviles alemanas, Volkswagen, Daimler y BMW, podemos asegurar que la economía mundial va sobre ruedas. Las tres registran cifras record históricas de ventas de vehículos en 2013. Y en las tres se da la misma tónica: crecimientos de más del 20% en Asia, de más del 10% en Norteamérica y caídas de un dígito bajo en Europa. Parece, pues, cierto, que las cosas van mejor en Asia que en Norteamérica, y peor que en ambas zonas en Europa.

El sector de automoción tiene un alto componente cíclico en los mercados en los que toda la población ya tiene coche. Cuando en un país el número de habitantes dividido por el número de coches es inferior a 3 podemos decir que ya se ha alcanzado dicho nivel. En Europa Occidental, Norteamérica o Japón, el número de habitantes por coche se aproxima a 2. En estos mercados las ventas de coches de cada año dependen de la frecuencia con la que conductores decidan cambiar de vehículo. Si las cosas van muy bien, el coche de cinco años parece ya viejo. Si van mal, un coche de veinte años no está mal.

Por el contrario, en los países en los que el parque automovilístico es todavía muy reducido con respecto a la población, por limitado que sea el crecimiento de la economía, el aumento de la venta de coches está prácticamente garantizado. En China, por ejemplo, con 16 habitantes por coche, las perspectivas de crecimiento de ventas de dos dígitos durante un par de décadas, no son en absoluto temerarias. A mediados de los sesenta había 16 habitantes por coche en España. A mediados de los ochenta, el número de habitantes por coche ya se había reducido a 3.

En los últimos meses de 2013 se ha visto ya cierta recuperación de las ventas de automóviles en el área más deprimida, Europa. Al ritmo de ventas del primer semestre, los alemanes estarían cambiando de coche cada quince años, y los españoles cada treinta. A poco que la economía europea repunte, el potencial de crecimiento en este mercado, que representa todavía más de un tercio de las ventas totales globales de las compañías mencionadas, debería garantizarnos un nuevo record de ventas en 2014.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba