El blog de Josep Prats

Vacaciones

Los actores del mercado tomarán sus vacaciones a partir de esta semana. La segunda quincena de julio y la primera de agosto suelen deparar un día a día bastante tranquilo para los que estamos trabajando. El teléfono suena menos, hay menos reuniones y más tiempo para el estudio y el análisis. Durante un par de semanas estaremos atentos, porque cada día tiene su afán, a los partes bélicos de Ucrania y Palestina, al dato de coyuntura de turno y a los cierres de los distintos mercados bursátiles del día anterior.

Aunque, con buena parte de los comentaristas del gráfico diario, con el grueso de los agoreros tomando el sol, la rutina de recordar que las noticias hay que leerlas, sobre todo, para corroborar que no son importantes, se hace más llevadera.

Bien entrado agosto ya iremos conociendo los resultados del primer semestre. No son previsibles grandes sorpresas. Tenemos algunas indicaciones, y no solo las cifras oficiales de los institutos estadísticos sobre datos de coyuntura, que nos hacen pensar que el crecimiento global va en línea con lo esperado. Por ejemplo, las cifras de ventas mensuales, en unidades físicas, de los fabricantes de automóviles, que marcan, mes tras mes, nuevos máximos históricos a nivel global, con tasas de crecimiento positivas en todas las áreas geográficas.

Sin novedades en política de tipos de interés, sin sorpresas en resultados empresariales, lo lógico es que, poco a poco, la vuelta a una percepción general de riesgo normalizado se vaya consolidando. Esta semana se cumplen dos años desde el famoso “whatever it takes” de Mario Draghi, presidente del BCE. Doscientos puntos básicos menos de prima en dos años sin necesidad de poner dinero encima de la mesa. O mejor dicho, mostrándolo sin soltarlo.

No es un mal saldo. Otro año más así y podríamos ver desaparecer otros cien puntos de prima de riesgo, en este caso por repunte de la rentabilidad exigida al bono alemán. Siempre que no haya sorpresas desagradables al conocer los resultados de las pruebas de resistencia del sector bancario. Que, en lo sustancial, más allá de alguna ampliación de capital puntual, no las habrá. Con la banca ya oficialmente solvente, es de esperar que se normalice el flujo de crédito.

El verano bursátil será este año algo más largo y se prolongará durante casi todo el otoño. Y a partir de finales de noviembre, con los resultados del examen en la mano, empezará la primavera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba