El blog de Josep Prats

Tipos marginales

Poco a poco vamos conociendo, en un goteo no exento de intriga, los pormenores de la tan esperada reforma fiscal. En general, nada nuevo bajo el sol o más de lo mismo. Pero si entramos en detalles vemos algunos cambios. Por ejemplo, se elimina la exención de impuestos para los primeros 1.500 euros de dividendos. Grosso modo, los impuestos a pagar por todos los perceptores de dividendos por un importe superior a 1.500 euros aumentan en unos 300 euros anuales. Es cierto que se reducirán ligeramente los tipos impositivos sobre el ahorro (en un par de puntitos porcentuales) si los comparamos con los actualmente vigentes, aunque solo en 2016 y únicamente para los que cobren pocos dividendos volveremos a los tipos de 2011. En resumen, la fiscalidad del ahorro será, en todos los casos, más elevada que la que había en 2011.

El gran anuncio es que se bajarán los tipos marginales, que se situarán en un máximo del 45% en el año 2016. Pero el tipo marginal máximo empezará a regir a partir de 60.000 euros de base imponible. Todo aquel que gane un sueldo neto de unos 3.500 euros al mes por 14 pagas, alcanzará, si supera dicho umbral, el tipo marginal. El tipo máximo, el marginal, el teóricamente destinado a los holgados, a los ricos, a los potentados, se alcanza con tres mil y pico euros limpios al mes. Es un buen sueldo, sin duda, pero convendrán conmigo en que, si en una familia solo entra un sueldo de este tipo, pagar el alquiler o la hipoteca, dar de comer y vestir a toda la familia, llenar el depósito del coche y cambiarlo cada década, pagar educación y alguna semana de veraneo en un hotel de categoría media, no es tarea fácil.

El del tipo marginal es, además, un tipo marginal para las prestaciones del Estado del bienestar. Tiene que ponerse el último en la cola (y muchas veces no ser atendido) a la hora de optar por un colegio concertado. Sus hijos no tienen acceso a becas y no puede comprar viviendas de protección oficial. Todo ello sí pueden hacerlo algunos centenares de miles, hasta algún millón largo de ciudadanos que, aunque disponen de  más de tres mil y de cuatro mil y de cinco mil euros cada mes para gastar, declaran ganar muchísimo menos. La gran bolsa del fraude fiscal que nunca se ataca en serio.

En Francia, el tipo marginal, también del 45%, se alcanza no cuando se ganan 60.000 euros, sino cuando se ganan 150.000. Para 60.000 euros el tipo marginal es del 30%. Es una diferencia muy, pero que muy relevante.

El resumen de lo que representa la reforma del IRPF se puede obtener si uno va a la presentación original en power point colgada de la página web de Moncloa. Tomen los tipos efectivos de 2016, compárenlos con los de 2011 y multiplíquenlos por los distintos tramos de base imponible. Verán rebajas que van desde los 300 euros al año para los ingresos más bajos, hasta menos de 100 euros al año para unos 50.000 euros brutos. A partir de 100.000 euros, verán que ya no hay rebajas frente a 2011, sino ligeros incrementos. Todo ello sin tener en cuenta el aumento de la fiscalidad del ahorro. En neto, y a grandes rasgos, nada de nada. O más de lo mismo: tresmileuristas marginales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba