El blog de Josep Prats

Tests de stress

Los resultados de las pruebas de estrés que se están realizando a los bancos de la zona euro no se conocerán oficialmente hasta el mes de octubre. Aunque, a juzgar por algunos movimientos recientes de importantes bancos, como el reciente anuncio de ampliación de capital por parte de Deutsche Bank, parece que aquellos que podían sacar mala nota ya se ponen la venda antes de la herida. Los inspectores del BCE ya están trabajando con los departamentos correspondientes de los bancos objeto de análisis, y cada uno probablemente sepa ya, a estas alturas, cómo va a quedar.

Los dos grandes bancos españoles, probablemente, obtendrán notas holgadas, sin necesidades de ampliación de capital. Podría bastarles con otro ejercicio de retención de beneficios para superar el 10% de core tier 1 sobre activos ponderados por riesgo y, en todo supuesto razonable, la holgura que tienen en términos de apalancamiento total (core tier 1 dividido por activos totales superior al 3%) es muy amplia.

Holgado será también el cumplimiento del ratio de apalancamiento en los bancos medianos españoles y en todos los italianos. Aunque la obtención de un 10% de core tier 1 sobre activos ponderados por riesgo en un escenario de cierto estrés podría requerir de algún año más de completa retención de beneficios en algún caso, sin descartar alguna moderada ampliación de capital.

Menor es la holgura, sobre todo en apalancamiento total, que presentan los grandes bancos franceses y, sobre todo, Deutsche Bank. En el caso del banco alemán, la anunciada ampliación de capital le sitúa con unos ratios asimilables a los que tienen BNP y Société sin ampliación. Es de esperar que los dos grandes bancos franceses puedan superar las pruebas sin ampliar capital.

Consecuencias en los mercados

Que amplíen o no tendrá su incidencia en la cotización bursátil a corto plazo. Pero una vez despejadas las dudas, el mercado interbancario debería empezar a recuperar un funcionamiento normal, como paso previo para la concesión de crédito a las empresas, en especial las pymes que, en la zona euro, tienen a los bancos como fuente casi exclusiva de financiación.

Solo cuando ello se produzca podremos hablar de una cierta homogeneización de primas de riesgo entre el mercado norteamericano y europeo, de tal forma que los múltiplos de cotización de este último vayan acercándose a los del primero.

Si la normalización del funcionamiento del sistema financiero es un requisito previo para la plena recuperación bursátil podríamos pensar que las ganancias relevantes en la bolsa europea tendrán que esperar hasta después de octubre. Pero es bien posible que, conocido ya internamente por parte de los bancos cuál va a ser el resultado del examen, empiecen unos meses antes a recuperar la normalidad, y las bolsas aprueben el examen antes de que el examinador dé oficialmente las notas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba