El blog de Josep Prats

Síntomas de recuperación

Ni una flor hace ramo, ni una golondrina hace verano. Pero una muestra significativa de resultados de grandes empresas en la misma dirección sí pueden ser síntomas de que la recuperación económica, también en Europa, también en España, está en curso.

Poco a poco vamos conociendo datos correspondientes al primer trimestre. No son todavía resultados auditados, sino simplemente cifras de ventas, tanto en unidades físicas como en unidades monetarias. Y vamos comprobando que las previsiones que nos ofrecían las grandes empresas a finales de 2013 para el año 2014 se van cumpliendo. El esperado crecimiento del PIB, moderado en Europa (de algo más de un punto porcentual), medio en Estados Unidos (de cerca del 3%), y todavía vivo en emergentes (5% en agregado, más del 7% en China), parece verosímil.

En Estados Unidos pocas sorpresas se esperaban y pocas sorpresas ha habido, con crecimientos de dígito bajo o medio en la cifra de ventas de las principales compañías. En los mercados emergentes, el escepticismo sobre la posibilidad de que la economía china pueda ralentizarse bruscamente, debería desvanecerse ante la evidencia de crecimientos superiores al 20% en las cifras de ventas de los grandes fabricantes alemanes de automóviles en dicho mercado.

Las mayores dudas, quizás, siguen presentándose en el mercado europeo, con economías relevantes que han estado durante largo tiempo en recesión o cerca de ella. La actividad económica que importa a las grandes compañías cotizadas puede distribuirse grosso modo, en tres tercios: uno para Europa, uno para Estados Unidos y uno para el resto del mundo. La combinación de crecimientos del 1%, del 3% y del 5% en las tres grandes áreas nos da una previsión de crecimiento global del 3%. Un punto porcentual de menor crecimiento en cualquiera de dichas áreas supondría una desviación del 0,3% en la previsión de crecimiento global. No es una cifra alarmante, pero si tiene que producirse, mejor que se produzca en aquellas áreas que crecen al 3% o al 5%, que en Europa, donde ese punto porcentual es la diferencia entre una leve recuperación y el mantenimiento en recesión.

El sur de Europa pero también, cada vez más, Francia, son las economías que están en el punto de mira de los pesimistas. Los resultados empresariales que vamos conociendo parece que, poco a poco, podrán hacerles cambiar de opinión.

Carrefour, que por su relevante cuota de mercado en la distribución minorista puede ser representativa del estado general de la economía, aumenta por segundo trimestre consecutivo sus ventas en Francia y España. Las autopistas de peaje, no solo las francesas (Vinci), que ya registraban aumentos de tráfico desde mediados de 2013, sino también las españolas (Abertis), muestran crecimientos positivos, sobre todo en vehículos pesados, aunque también ya, en algunos tramos, en automóviles de turismo. Los fabricantes de automóviles, no solo los de lujo (BMW, Mercedes, Audi), sino también los dirigidos a un espectro más amplio (Volkswagen, Renault, Peugeot), ven como sus ventas aumentan en la zona euro.

La caída ha sido fuerte y prolongada. Pero creo que ya no es aventurado decir que hemos tocado fondo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba