El blog de Josep Prats

Polarización de rentas

Los tres fabricantes de automóviles alemanes, Volkswagen, Daimler y BMW, acaban de publicar cifras de ventas de enero de 2015. Sigue el buen tono general registrado en el año anterior y se marcan nuevos récords de ventas en unidades. Las ventas de Daimler han crecido un 14% y las de BMW, un 7%.

Pero las del grupo Volkswagen han aumentado solo un 1%. Si hacemos el desglose por marcas vemos que, con la excepción de la de gama media, Volkswagen, que todavía representa dos tercios de las unidades totales vendidas por el grupo y retrocede un 3%, las demás marcas han incrementado sus ventas. Las de gama alta, como Audi y Porsche, han crecido un 10% y un 31% y las de gama baja, como Skoda y Seat, han avanzado un 8% y un 6% respectivamente.

Son los datos de un solo mes, el último, que menciono para ratificar que la buena senda de ventas de automóviles emprendida en 2013 continúa, pero la tendencia a buenos crecimientos en marcas de gama alta y baja y pobres crecimientos (en este último mes, ligera caída) en marcas de gama media se mostraría también clara si tomáramos como referencia datos de cualquier mes en los últimos años.

Dicho de forma clara. Quien puede pagarse un Audi, no se compra un Volkswagen. Y si no puede pagarlo, se queda con un Skoda. O caro o barato, no medianías. Esta forma de pensar, y de actuar, no es exclusiva del mundo del automóvil. Sucede, cada vez más en cualquier otro tipo de producto de consumo más o menos duradero, como ropa, complementos, electrodomésticos… Avanzan LVMH y Zara y se estancan o retroceden El Corte Inglés y Cortefiel.

La globalización viene produciendo, y seguirá haciéndolo, una creciente polarización salarial. Cada vez hay más sueldos medio-bajos, sujetos a la competencia de las manufacturas deslocalizadas y de la juventud meridional dispuesta a emigrar, y aumentan también, aunque en mucha menor proporción, los salarios altos, que reciben los cuadros directivos de empresas que antes atendían a pequeños mercados nacionales y ahora son globales. Los sueldos medios-medios, los que todavía perciben los quincuagenarios y sexagenarios que se incorporaron al mercado laboral hace más de tres décadas, cuando los mercados eran nacionales, tienden a desaparecer. Miren cuánto cobra el padre, con bachillerato pero sin carrera,  cuando se jubila en un puesto intermedio y compárenlo con lo que cobrará su hijo, con carrera universitaria, cuando le sustituya en dicho puesto.

Y entenderán porque Skoda le está comiendo el terreno a Volkswagen.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba