El blog de Josep Prats

Licencia para firmar

Con el resultado del referéndum, Tsipras ha recibido de su pueblo licencia para firmar. Evidentemente, prácticamente nadie de los que votaron, sí o no, en el referéndum del domingo, se había leído el conjunto de cláusulas del acuerdo que, pretendidamente, la troika le proponía a Grecia. Y si alguno lo hubiera hecho, difícilmente, de no ser un consumado macroeconomista, fiscalista y hasta futurólogo, podría extraer una clara conclusión de sus consecuencias.

Gracias a ello, Tsipras ha podido hacer creer a los electores que lo que se les proponía era un recorte de sueldos de funcionarios y de pensiones. Aunque el documento no dice nada de eso. Por lo menos de forma clara e inmediata. Evidentemente, sí acorta períodos de transición hacia un nuevo sistema de prejubilaciones o aumento de requerimientos para el cómputo de la pensión. Pero, ciertamente, no implica en ningún caso que el pensionista que hoy cobra mil euros al mes mañana pase a cobrar novecientos.

Si algún día, como así será un buen día de este mes, Tsipras firma lo que Europa buenamente le dé a firmar, un documento prácticamente idéntico al que pidió rechazar en referéndum, incluso si dicho acuerdo objetivamente requiere un ajuste mayor para Grecia que el denostado, podrá decirle a sus electores que el que ahora firma es mejor “porque no incluye recortes de pensiones o salarios”. Por la sencilla razón de que el anterior, literalmente, tampoco incluía semejantes medidas.

Si tocamos algo el IVA, incluimos o excluimos de uno u otro tipo unos u otros productos o servicios, retocamos un poquito el gasto militar, nada, algunas decenas o un  par de centenares de millones al año, tendremos un trato parecido en el fondo, pero que Tsipras podrá vender a su parroquia como un gran triunfo. La realidad es que, como hicieron sus antecesores, si quiere dinero tendrá que firmar un MOU con la Troika. Pero ya no se llamará así; ahora será un acuerdo con las instituciones.

Solo un demagogo o un inconsciente podría llevar a Grecia a su actual situación. Afortunadamente, Tsipras es perfectamente consciente de lo que está haciendo y ha demostrado ser un maestro en la manipulación de masas.

Ello nos permitirá ver, finalmente, cómo el partido antisistema por excelencia conseguirá que el pueblo griego acepte, con alegría, como un gran triunfo, tragar el aceite de ricino necesario para purgar los atracones pasados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba