El blog de Josep Prats

Libres de geopolítica

La semana pasada estuve en Londres, en unas conferencias en las que analistas y directivos de grandes compañías europeas hablaban sobre las perspectivas estratégicas de las empresas para los próximos años.

De todo lo que allí se dijo lo más importante es aquello de lo que no se habló. Ni Ucrania, ni Gaza, ni Escocia, ni la Reserva Federal, ni el BCE. Los líderes de las grandes empresas, por regla general, no parecían estar especialmente preocupados por el próximo discurso de Mario Draghi o de Janet Yellen, sino más bien por lo que hace la competencia o los retos que las grandes macrotendencias (envejecimiento de la población, avance de las nuevas tecnologías, eclosión de la clase media en los países en vías de desarrollo, polarización de rentas en Occidente) suponen para la evolución de sus negocios.

Los que estamos pendientes de la evolución diaria del valor liquidativo de nuestro fondo tendemos a intentar buscar una explicación a todos y cada uno de los movimientos diarios de los mercados de valores. Y la geopolítica siempre nos facilita argumentos para explicar por qué la bolsa ha subido o bajado. A posteriori, claro, porque a priori es mucho más difícil…

Los empresarios, los buenos empresarios, no leen tanto los periódicos ni ven tanto los canales televisivos de información económica. Están más ocupados en ajustar los costes a los proveedores, ganar cuota de mercado a los competidores o diseñar nuevos productos y servicios. Si las acciones de su compañía no cotizan en bolsa, lo de Escocia, Gaza, Ucrania, el BCE o la Reserva Federal, les interesa tanto como al común de los mortales.

Y si sus acciones cotizan tienen que atender un poco más a la geopolítica, más que nada porque saben que alguien en algún momento les preguntará. Pero si son buenos líderes empresariales tienen su cabeza ocupada en su empresa, igual que la tiene un pequeño empresario para el que la bolsa es algo completamente ajeno a su vida.

Parece que las cosas están más tranquilas, tanto en Escocia, como en Gaza, como en Ucrania. Y parece también que nadie espera ya nada raro de la Reserva Federal o del BCE. Bienvenido sea si ello nos da un poco de calma en el día a día bursátil, si reduce un poco la volatilidad. Pero en todo caso, la rentabilidad a medio y largo plazo no dependerá de que las bolsas estén más o menos tranquilas durante más o menos tiempo en función de lo que hagan los políticos. Dependerá de lo centrados que estén los gestores de las empresas que tenemos en cartera en ganar cuota de mercado de forma rentable.

Y parece que, tras tantos años de echar las culpas a la coyuntura o al maestro armero, en ello están.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba