El blog de Josep Prats

Cuentas bancarias

Son pocos los bancos europeos que todavía no han publicado sus cuentas correspondientes al tercer trimestre del año. Conocemos ya las de la mayor parte de las entidades de mayor tamaño. Y no hay grandes sorpresas. Los que van más justos de capital, como Deutsche Bank, anuncian la paralización del pago de dividendos hasta nueva orden. Es mejor retener todo el beneficio que tener que ampliar capital, con la consiguiente dilución para los accionistas, sobre todo si uno está cotizando a un descuento del 40% sobre valor en libros.

En general, vemos grandes tendencias bastante comunes. Se concede más crédito que el año anterior, pero no el suficiente para compensar el vencimiento de los concedidos en años de euforia. El flujo de nuevo crédito es positivo, pero el stock permanece bastante estancado. El margen de intermediación está muy estancado. Los tipos próximos a cero, aunque abaratan la financiación vía depósitos, pesan sobre la rentabilidad de la parte de balance que está invertida en instrumentos de deuda pública.

Los diferenciales a los que se concede el nuevo crédito, sin embargo, son notablemente superiores a los históricos, lo que anticipa un incremento de margen financiero en los próximos años. Las comisiones crecen claramente, a doble dígito, de forma generalizada, debido al proceso de sustitución de depósitos por fondos de inversión. Por regla general caen también las dotaciones para cubrir la morosidad, aunque en algunos sistemas bancarios, como el español, fuertemente afectados por la burbuja promotora inmobiliaria, los niveles de dotación son todavía superiores a los que cabría esperar en un año medio del ciclo.

La mayor parte de bancos tienen ratios de capital cercanos al 10% en core tier 1. Están, pues, solo ligeramente por encima del estándar que el mercado exigirá, que será como mínimo ese, aunque la estricta necesidad regulatoria sea algo inferior. Ello hace prever que el pago de dividendos puros (no de aquellos que no son tales, sino ampliaciones de capital) se mantenga en niveles bajos durante al menos otro año. Una cuarta parte del beneficio, pero no más, podrá ser distribuido vía dividendo en la mayoría de entidades, una proporción claramente inferior al 50% de distribución que se considera normal en el negocio en un ciclo largo.

Poco a poco se vislumbra la posibilidad de que, con carácter general, en el año 2016 la rentabilidad ROE se sitúe en el entorno del 10%. La sostenibilidad de dicho nivel de rentabilidad debería  llevar al conjunto del sector a cotizar a un múltiplo próximo a una vez valor en libros. Hoy está bastante lejos de dicho nivel, con la mayoría de entidades cotizando a descuentos de entre el 20% y el 40% respecto a su valor contable. Solo los bancos mejor capitalizados y más rentables, como Intesa, BBVA e ING, cotizan a un precio superior a su valor en libros ajustado por fondos de comercio.

En estas circunstancias, es probable que tengamos que esperar al cierre del primer ejercicio completo, el 2015, bajo la supervisión del BCE, para confirmar que las necesidades de ampliación de capital, donde las haya, serán moderadas. Y cuando eso se compruebe, deberíamos asistir a una franca recuperación bursátil del sector.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba