El blog de Josep Prats

Bolsas en máximos

Hay mucha preocupación entre algunos inversores por el hecho de que algunos de los principales índices bursátiles coticen en máximos. Una reflexión simplista indicaría que, si están en máximos, es que están caros. Esta reflexión, si me lo permiten, desde un punto de vista de análisis económico fundamental es un tanto pueril.

Si la economía está en máximos, si el PIB mundial -en millones de dólares- está en máximos, si las ventas de las compañías están en máximos, si sus beneficios están en máximos, lo lógico y natural es que la bolsa esté también en máximos. Máxime si, la rentabilidad ofrecida por el principal activo de inversión alternativo a la renta variable, si los intereses que ofrece la renta fija, están en mínimos.

Es cierto que el S&P 500 cotiza en máximos. También el Dax, aunque en el caso de este último índice hay que recordar que se trata de un índice de retorno total, que incluye dividendos. Pero los índices del resto de los países más relevantes de la eurozona están muy lejos de máximos. ¿Quiere ello decir que la bolsa francesa, la española o la italiana están más baratas que la alemana? No necesariamente. Las dos burbujas, y sus consiguientes crisis de los últimos quince años estuvieron muy centradas en dos sectores: telecomunicaciones en el 2000, primero, y banca en 2008.

A mayor peso del sector bancario en el índice, mayor es la distancia con respecto a los máximos más recientes, los previos a la caída de Lehman. El Cac, el Ibex o el Mib tienen un fuerte componente bancario. El Dax, no y el S&P 500, tampoco. Esa es la principal diferencia.

El Euro Stoxx 50 cotiza a 3.800 puntos, frente a los 4.500 que marcaba hace siete años. Por debajo de los niveles anteriores cotizan los bancos, las eléctricas y las operadoras de telecomunicaciones. El resto de sectores cotizan claramente por encima. Y es natural que así sea. Las grandes compañías de consumo e industria de la zona euro son globales, la mayoría de sus ventas se factura en divisas distintas del euro. Por lo que, a igualdad de beneficio en dólares, en la divisa global por excelencia, el aumento de beneficio en euros es más que notable, como consecuencia de la caída, desde los niveles anteriores a la crisis, del tipo de cambio desde niveles superiores a 1,40 $/€ hasta límites próximos a la paridad, como sucede en la actualidad.  Y si el beneficio en euros es muy superior, lo lógico es que el valor bursátil en euros también lo sea.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba