El Blog de J. de Mendizábal

Su último lance

Una de las grandes cosas que tiene este medio -Vozpópuli- es que su promotor y director te permite escribir de lo que te dé la gana sin censura ni previa, ni posterior. Como tiene a bien no pagarme, ni yo aceptarlo, puedo decir exactamente lo que me plazca, incluso de él. Cacho, al que le encanta el campo y las sierras y comer de cuchara -media matanza incluida en la olla- ¡odia la caza! ¿Por qué? Por lo que representa para él en forma de elitismo. Los cazadores, en este sentido parecemos la derecha reaccionaria, no sabemos comunicarnos adecuadamente. ¿Por qué es socialmente más aceptable la matanza industrial de un pollo o un cerdo o una vaca que la caza selectiva de una perdiz, un guarro, un venado? Esto debería ser objeto de un estudio que dejo a los profesionales del apartado, porque yo venía a contarles otra historia, la historia de uno de los últimos amantes de la naturaleza y de las tradicionales formas de cazarla.

Ayer murió un gran amigo. Don Juancho Narváez y Muguiro, Marqués de Benavites. Hace sólo un mes abatió su último venado en Valdecasillas, sujetado por su hermano y su hijo para soportar el retroceso del arma al disparar. ¡Qué tío! Comí con él. "Está siendo duro esto, Javierito, duro. Pero espero durar alguna temporada más..." Joder, se me saltan las lágrimas, la verdad. Un cáncer tan fulminante, ni cinco meses de respiro.

Muy joven dejó su carrera de abogado para dedicarse a su gran pasión: el campo, la caza. Y creó Tradicional Española de Caza, la orgánica más prestigiosa de monterías de nuestro país. No de matar bichos. De cazar. Hizo de ello su forma de vida, ayudado por su extraordinaria mujer y, de paso, educó a sus dos hijos, grandes chicos.

Le estoy viendo subido en un taburete -sensacionalmente ilustrado alguna vez por su íntimo Barca- recitando en la Junta sus máximas:

-Está terminantemente prohibido doblar el puesto. Aparte de que no lo permita la Ley, no lo permite la Propiedad. Si se va al puesto con 2 rifles, uno en la funda, por favor. -Si alguien no tiene todos (son aproximadamente cien, en algunas CCAA, ciento cincuenta) los documentos, permisos, guías, seguros en regla, preferimos que no cace. -No tiréis "de Benítez" -Si vais a un agarre, nunca con el rifle, por favor... -No tiréis al tarameo, por Dios -Las reses se discuten en el monte, nunca en el tableau -Dejar el puesto como lo encontraste. Ni un papelito, ni un casquillo...

¡Ay! Tantos recuerdos, tantas monterías, tantas comidas, tantos amigos que le querían. Y, para terminar, qué gran sentido del humor, lo que distingue de verdad a la gente inteligente. Hace un par o tres de temporadas, uno le dice al lado mío: "He matado 3 guarros, pero ninguno con boca". Contesta: "Increíble. Nunca he visto un guarro sin boca".

Bueno, pequeñísimo homenaje a un gran señor. Y, como terminaba él sus discursos previos al sorteo: ¡Viva España y Viva el rey! R.I.P.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba