El Blog de J. de Mendizábal

¡¡¡Al suelo, que vienen los nuestros!!!

¡Al suelo, que vienen los nuestros!, frase mítica que se atribuye al también mítico Pío Cabanillas Gallas y que produjo otras sensacionales tipo"¡Ganaremos las elecciones!. ¡Todavía no sé quiénes, pero las ganaremos!" ( en pleno proceso de transición con la famosa sopa de letras de 50 partidos presentándose a las primeras elecciones libres ) o la anécdota, compartida con Fraga Iribarne, cuando fueron sorprendidos bañándose en cueros en una playa en pleno franquismo y aparecieron unas monjitas con sus alumnas...Fraga, huyó despavorido hacia los coches tapándose sus partes mientras Cabanillas le gritaba desde el agua: "La cara, Manolo, la cara, tápate la cara...".

Aparte de las anécdotas, geniales, que también quieren ser un pequeño tributo a un hombre con varias oposiciones ( muy de actualidad lo de tener oposición, visto el perfil de los nuevos ministros y secretarios de estado...¡¡¡por fin!!! ), volvamos a la frase que da título a este artículo. Lo que viene va a ser durísimo. Ya lo sabemos. Va a haber para todos. Aquí no se va a librar ni el Tato. Incluidos los que se supone que son "los suyos".

Los nuestros van a tener que hacer frente a un paisaje lunar. Como dijoEspe a un micrófono desgraciadamente conectado: "no tenemos un puto duro". Un análisis, digamos que mejorable en cuanto a finezza, pero especialmente descriptivo de la situación.

Funcas, dice ahora que el recorte, el desajuste presupuestario, que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno no va a ser de 16.500 mm de € sino de 40.000 mm. Tiene su aquél que en Funcas esté ahora Carlos Ocaña, ex secretario de estado de Hacienda con Elena Salgado hasta hace 10 minutos. Supongamos que algo sabrá del asunto. Debería ser demandable la gestión indignante del dinero de los contribuyentes, nuestro dinero, pero en España hoy no lo es y sólo cabe afrontarlo. Hay que decir que la responsabilidad del desastre no ha sido sólo la demencial gestión socialista, máximos culpables sin duda, porque aquí también entra la llevanza cuasi delictiva de la Comunidad Valenciana, por ejemplo. Sus cajas incluidas. Indignante.

Pero no cabe generalizar. Hay honrosísimas excepciones, tipo Madrid, La Rioja, Navarra...o la alcaldía de Bilbao. Bueno, al menos tenemos un modelo a seguir y demuestra que se puede hacer. Al respecto, es una muy buena noticia que Beteta, hasta hace bien poco responsable de los números de Madrid, haya sido elegido por Montoro para meter en vereda a las administraciones públicas.

El recorte va a ser, tiene que ser, espectacular. Y algo va a tocar a todos, suyos, nuestros, míos, tuyos. Grandes empresas y grandes bancos incluidos. Por la vía de los ingresos. ¿Patrimonio?. ¿IVA?. ¿Copago sanitario?. Y por la vía de los gastos. Fuera subvenciones. Fuera empresas públicas, auténticas agencias de colocación de amiguetes. Acabar con el escándalo de los cursos de formación (todo un eufemismo que lo llamen cursos de formación). El barco se hunde y hay que tirar por la borda todo aquello que no sea imprescindible. Lo van a hacer, no queda otra.

La buena noticia es que esto lo van a gestionar profesionales. Gente seria y capaz. Unos caerán mejor o peor, pero nadie podrá decir que no tienen la formación adecuada. La gente adecuada, en el momento oportuno. Se van a ganar el sueldo aquí y en Bruselas ( gran equipo en Exteriores ). Y, hablando de sueldos, muchos de ellos han renunciado a remuneraciones infinitamente más altas por ponerse al frente de un barco a la deriva. Suena patriótico, pero es que lo es. Toda una novedad en España.Hay que ser optimistas. Como en Sudáfrica: ¡Podemos!. Y allí, hay que recordarlo, empezamos perdiendo con Suiza. Traducido: los primeros seis meses van a ser amargos. Luego tampoco fue fácil, pero ganamos todos los partidos con un equipo unido, serio, creativo y capaz. Pues eso.

Keep it upMariano!.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba