El Blog de J. de Mendizábal

A pillar, a pillar, que se acaba el mundo

La sensación de vivir en un país literalmente infestado de casos de corrupción está derivando hacia algo muy arraigado en España: piensa mal y acertarás. Tabla rasa. Son todos iguales, lo único que les importa es pillar. ¡A pillar, a pillar, que se acaba el mundo! Vale todo. Y esto está afectando gravemente a la moral de todo el país que, además, está en una situación crítica. Probablemente no tanto como dice el amigo Buiter del Citi ("España está cada vez más cerca del default") pero sí estamos una de las épocas más duras que podemos recordar. La desmoralización en la ciudadanía -en sus dos acepciones: perder la moral/buenas costumbres o perder el ánimo/la esperanza- es en buena parte producto de la información constante sobre los casos de corrupción más insólitos. Hay  una sensación de abatimiento generalizado. Cuando no de cabreo radical amplificado por unas redes sociales cada vez más influyentes.

Sin embargo, los que tenemos ya unos años recordamos que hemos pasado por épocas, si no iguales, muy similares. Concretamente los años 93 al 96 fueron parecidos en todos los datos macro y, desde luego, igualmente insostenibles en cuanto a corrupción al más alto nivel de la administración. Algunos casos tipo Roldán, Ibercorp, GAL, Urralburu, Hormaechea, Cañellas, Cruz Roja… están casi olvidados y mucha gente joven ni los conoce. Pero eso pasó aquí y teníamos un 23% de paro. A pillar, a pillar, que se acaba el mundo versión 90's. La conclusión es que el poder corrompe y aunque así es en todas partes hay que aceptar que en España se acentúa el tema hasta límites insospechados.

El paisaje lunar (ya, ni llueve) que ha dejado el contador de nubes y su corte de los milagros -casi todos bien colocados, eso sí- es para tirar la toalla antes de empezar el primer asalto. Pero hay que decir que, al menos el Gobierno, le está echando lo que hace falta y está enfrentándose a los innumerables problemas. ¿Corrupción incluida?. Mmmmmm. Mmmmmm. Pues también, oiga, dado el histórico Anteproyecto de  Ley de Transparencia que han presentado. El problema es que, dadas las circunstancias, hay que serlo y parecerlo y los últimos casos de nombramientos de maridos o ex-altos cargos pueden ser legales pero otra cosa es que sean: 1. Profesionalmente adecuados. 2. Éticos. 3. Estéticos.

No podemos ir  caso por caso, pero pongamos dos ejemplos. Caso 1. Iván Rosa. Marido de la Vicepresidenta del Gobierno. Abogado del Estado, una de las oposiciones más duras que hay. Habla varios idiomas. Fichado por una Telefónica enfocada  a crecer fuera y, muy importante, en Brasil. Bilingüe en portugués. ¿Es legal?. Sí. ¿Es profesionalmente adecuado?. Parece que sí. ¿Es ético?. Pues yo creo que sí. ¿Es estético?. Menos la verdad, porque no ayudan los precedentes fichajes de Telefónica (Narcís Serra, Urdangarín y demás) que ni son  estéticos, ni son éticos, ni son profesionalmente adecuados, pero hay que diferenciar que este señor ¡va a currar!, no a sentarse en una poltrona de un consejo mensual. Va a trabajar diariamente  en algo que es su área de competencia todos los días y, dados los problemas a los que se enfrentan nuestras compañías en el exterior (v.g.Repsol), incluso parece un buen fichaje. ¿Le hubieran escogido si no fuese el marido de?. Nadie lo sabe. Caso 2. Ex-Vicepresidenta del Gobierno. Elena Salgado, consejera de Endesa Chile. ¿Es legal dadas las incompatibilidades establecidas?. Dudoso, pero el magnánimo Gobierno ha dicho que sí. ¿Es profesionalmente adecuado?. Lo dudo. ¿Qué sabe de energía en Chile Doña Elena?. ¿Es ético y estético?. Lo dudo más todavía.

En definitiva, creo que hay que saber diferenciar los casos. Se trata de contestar a las cuatro preguntas: Legal. Profesionalmente adecuado. Ético. Estético. Convendría que no lo olvidasen, dadas las circunstancias de hartazgo social. Terminando: ya dije en mi post anterior lo que opinaba del nombramiento del otro marido. Rectificaron en horas. ¡Bien!.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba