El Blog de J. de Mendizábal

No pasarán

Cada día se pueden encontrar infinidad de artículos y comentarios de gente, bastante sensata en general, pidiendo un acuerdo entre las dos grandes formaciones políticas para alcanzar un gran Pacto de Estado sobre los gravísimos problemas de España. Y, para variar, no nos estamos refiriendo al calamitoso estado de las cuentas públicas, la deuda insostenible o los impagos de la Administración.

Sin ánimo de resumir, los problemas, en efecto, son gravísimos: Dos independentistas gobernarán en las dos regiones tradicionalmente más prósperas e industrializadas de España y, casi lo que es peor, sus gobiernos dependen del PSE/PSC ó, ya en nivel suicidio, de Bildu/ERC. Desgraciadamente, en ambas comunidades la fuerza del PP es irrelevante porque, estando cercanos ideológicamente (si es que el centrismo puede ser considerado una ideología), el factor independentismo hace imposible cualquier tipo de posible acuerdo.

Por otra parte, en la región más poblada de España, gobierna el PSOE con los comunistas, algunos de cuyos representantes asaltan los fines de semana, fincas y supermercados. Y, de paso, roban. Sus socios del PSOE andaluz no reprueban el tema porque ellos también han robado de lo lindo: caso ERES, Invercaria, la Federación de Mujeres Progresistas (sic), Mercasevilla y etcétera, etcétera periódico. Las cifras de paro en la región (34%) no es que sean insostenibles y distorsionen al alza la cifra de paro del conjunto español, es que van a alcanzar niveles de la África más profunda porque, obviamente, no va a entrar un duro de inversión privada en un lugar donde mañana puede pasarse directamente al asalto masivo o a la expropiación (que es lo mismo).

No se trata de hacer un repaso comunidad por comunidad, pero desgraciadamente hay que citar a Extremadura y Valencia. Una porque su Presidente, en manos de IU, ha decidido saltarse las directrices del Gobierno de España a la torera y sí va a pagar la extra de los funcionarios en un flagrante fraude de ley, además pretende cobrar un impuesto a la banca y, en breve, no descartemos nuevas tasas e impuestos. Y, la otra, porque aunque casi estemos curados de espanto, debemos seguir considerando reseñable que en el Parlamento Regional haya un 20% de diputados imputados. La corrupción, generalizada, alcanza cotas surrealistas en el Mediterráneo español, todo hay que decirlo.

En el entretanto, los sindicatos del PSOE e IU, es decir, UGT y CCOO, tratan de paralizar el país cada mañana: educación, sanidad, transportes...con especial incidencia en Madrid, comunidad considerada por los mismos como la gran fortaleza a batir. No se sabe si conseguirán sus objetivos, pero desde luego sí están consiguiendo que sea una ciudad insoportable.

El PSOE ha dejado de ser un partido español

Perder por goleada todas las elecciones municipales, autonómicas y nacionales, al margen de ser noticiable, significa una pérdida de poder (léase dinero a repartir) tan importante, que está destruyendo al partido y ahí les tenemos peleándose entre ellos por las migajas. En otro orden de cosas, el PSC ha dejado de ser la marca del PSOE en Cataluña, porque hace invendible el mensaje único de partido en el resto de España. Es imposible explicar que el PSOE se abstenga en la votación de Gerona proclamándose "territorio libre y soberano".

El PSOE no es que esté desnortado, es que en multitud de ocasiones parece un partido antisistema; sistema que, por cierto, ha gobernado durante 22 de los 34 años que lleva durando. No parece aceptar que ha perdido las elecciones y todo lo recurre al TribunalConstitucional...Constitución en la que una parte de su partido no cree, además.

Pactar ¿con quién?

En estas circunstancias históricas en la que se encuentra nuestro país, esas llamadas al pacto nacional suenan muy bien, pero o sus autores no leen cada día los periódicos o han sido abducidos por el buenismo zapaterista y creen en la alianza de civilizaciones y que lo negro en realidad es gris. ¿Pactar con quién? ¿Pactar qué? Es sencillamente imposible pactar nada con quien está instalado en la cultura del "No pasarán" y la vuelta a 1934. Hablamos de los independentistas vascos y catalanes y de los comunistas, pero ahora también de los socialistas que se está tirando a las barricadas.

España es un país al borde la quiebra, pero además, y aunque nos parezca todavía impensable, es que está en juego su propia existencia como nación. Así de claro. El Gobierno no debe dudar en utilizar todos los instrumentos a su alcance para que se cumpla la Ley en todo el territorio. Sólo eso, que se cumpla la ley. Y debe tener claro que lo va a tener que hacer en solitario. Hay que mandar


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba