El Blog de J. de Mendizábal

Un funeral de muerte

Realmente, todo es tan dramático que lo único que cabe es reírse. La pinta que el viernes pasado lució Octavio Granado anunciando los datos del paro fue imbatible. Vestido como un figurante de la película Un Funeral de Muerte (imprescindible verla o volver a verla, sobre todo en estos momentos) es una imagen, insisto, imbatible, y refleja mejor que nada la situación pre rigor mortis que dejan. La combinación corbata morada (un toque republicano siempre viene bien) con camisa negra y traje negro es sensacional. Enhorabuena al asesor de imagen. Es el único que probablemente es consciente de la situación. Me refiero al asesor, claro.

Por cierto, ¿dónde estaba el ministro de trabajo el viernes?. Probablemente preparando las pancartas con sus compañeros de UGT para las manifestaciones que vienen. Ya lo hizo. ¿Cabe mayor incongruencia?. Me manifiesto contra la reforma laboral, pero acepto ser ministro de ¡Trabajo!.

Salgado a Cannes

Luego sale Salgado y, por fin, dice lo que piensa: las cifras del paro son "absolutamente inaceptables". Inaceptables pero hemos puesto las bases de una "economía sostenible". ¿Perdón?. Me pierdo. Inaceptable pero sostenible. Insostenible pero aceptable. ¿Aceptablemente insostenible porque no hay muertos por la calle? Y se queda tan pancha, directa a su apartamento de Cannes, esa costa azul tan socialdemócrata. Bueno, en este caso no podemos decir que no lo avisó hace año y medio cuando le preguntaron, después de uno de las tropecientos momentos de pánico que hemos vivido, "¿no piensa en dimitir?". "De ninguna manera, vamos a terminar nuestro trabajo". Ahí le dió. Es cierto, lo han terminado. Con nota, además.

El ministro bombilla

Otro de los que dejan un recuerdo imborrable es Sebastián. Un tipo que ha tratado a los españoles como conejillos de indias. Prueba y error. Pongo en marcha este plan y, si no funciona, pongo otro. Bombillas, coches eléctricos, fotovoltáicas sí, pero después no, nucleares sí o no, depende, estamos contra el carbón porque contamina, pero lo seguimos subvencionando, eólicas ¡no lo sé!.....mil etcéteras. ¿Coste de las ocurrencias?. Sideral. Pero qué más da si el dinero público no es de nadie, que dijo una colega suya. Parece ser que hizo un master en Minnesota. Hay que demandarles.  A Sebastián no, España debe demandar a Minnesota. Si no al Estado entero, al menos a la Universidad.

En cualquier caso, este es el mejor ejemplo de lo que no hay que nombrar: un tipo que no ha gestionado nunca nada. Nada. Ha hecho estudios y ha dado clases (pobres alumnos, que no lo digan). De la pizarra a gestionar la industria, comercio y turismo, todo el tejido empresarial del país. Ahí queda la herencia. Paco González es un visionario: lo primero que hizo cuando llegó al BBVA fué echarlo del servicio de estudios. No fué un acto de sectarismo como dicen, fué una cuestión de supervivencia: o Sebastián o el Banco. Luego casi le pasa factura, pero es uno de los que han quedado vivos. El y el Banco.

El PIB es profundamente masculino

Pajín no es que haya dejado recuerdos imborrables, es que ha pasado a la historia. Lo mejor no es lo del encuentro interplanetario Obama/Zapatero, que era muy bueno, sí. Lo mejor es lo del PIB. "El PIB es masculino". ¡Olé!. Pinchen en Google si no lo han visto. El PIB es profundamente masculino. Profundamente. Alternativamente pueden pincharse algo antes de verlo y creer que están alucinando. Pero no. Lo dijo. Es más, puede que lo siga pensando, lo que evidencia una cabeza transtornada. Es diputada del Congreso español y una de las personas que habla de la sucesión en el PSOE.

Esto son solo unas pequeñas muestras de que es una pena que se vayan. Han sido inigualables. Ni Groucho, Martes y Trece, Tip y Coll, Buenafuente y Woody Allen juntos se podrían haber imaginado  cosa igual. Recomendación para completar este blog: lean "Lágrimas Socialdemócratas", el libro de Santiago González. Te partes (por no llorar).

Pasar a la Historia

Y ahora viene Mariano. Que tiene un trabajito interno por hacer -el externo ya lo sabemos todos-, porque lo del Levante pepero es, simple y llanamente, de juzgado de guardia. Se tiene que cargar muchas cosas insoportables, sí, pero esperemos que tenga claro que una de ellas es la corrupción interna. Cierto que tiene que arreglar todo: la justicia intervenida políticamente, la legislación laboral semi-falangista que tenemos, la supervisión bancaria, el estado autonómico y la absurda financiación y supervisión de los ayuntamientos, etc., etc. Pero empezar por expulsar a los corruptos sería una buena señal. Cierto es que por arreglar, va a tener que que arreglar hasta la Corona. ¿El premio?. El premio es pasar a la Historia. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba