El Blog de J. de Mendizábal

El crepúsculo de las ideologías: todos socialdemócratas

Seguro que no es políticamente correcto citar al autor del titular de este artículo. Pero, qué le vamos a hacer, era un hombre brillante y escribió un libro imprescindible para entender el mundo de hoy: "El Crepúsculo de las Ideologías". D. Gonzalo Fernández de la Mora. Dos carreras, grande en la exposición y en la escritura. Una cabeza privilegiada. Pero, pero... ex-ministro de Franco. Por lo tanto, un fascista. Vaya por Dios.

El autor defendía, ya en 1970, una idea que el paso del tiempo ha demostrado ser de lo más real: el marxismo se aburguesa, el liberalismo se socializa. Lo único que importa es el "elector" y, en función de lo que creen que piensa el mismo, así actúan los políticos. No quiere ser lo anterior un resumen de la obra, ni mucho menos, pero es válido para ilustrar lo que estamos viviendo y lo que vamos a vivir. ¿A qué viene esto?

Mayo 2010. Perdone Ud., pero en este club no se puede entrar con pantalón pirata

Zapatero anuncia, al dictado del club europeo al que pertenecemos, un recorte bestial en lo que él mismo denominaba derechos sociales: pensiones, sueldos de funcionarios, los famosos 400 € deducibles del IRPF, el cheque bebé, todo al limbo. Se recupera el impuesto sobre el patrimonio y las rentas del capital se suben al 21%. Paralelamente se suben las tasas en todos los ayuntamientos, se actualizan los valores catastrales y se establece, bajo la cobertura de la seguridad vial, un sistema de sanciones espectacular sobre los conductores... y, como colofón, suben el IVA. Europa había dicho ¡Basta ya! Estamos hasta el moño. En este club no se puede entrar con pantalón pirata. So sorry, Sir.

Antes ZP había descubierto a Keynes. Abrimos zanjas y luego las cerramos

Quien dice zanjas, dice pistas de padel o skate board. Muy productivo todo. Zapatero, un hombre sin muchas luces, descubrió a Keynes de la mano del Ministro Bombilla y se cepilló 20.000 mm de euros en sus planes E. De los cuales, aproximadamente, 30 millones se fueron en carteles para promocionar el asunto. La propaganda es esencial en el pseudosocialismo. Pero no funcionó, ni la propaganda del "Gobierno de España", ni los planes E. Seguíamos hundiéndonos. Más paro, más déficit, más deuda. Y Europa cortó por lo sano el despilfarro. O eso creyó, porque se olvidaron de las autonomías.

La cruda realidad

Zapatero hizo exactamente lo contrario de lo que pensaba. Obligado, claro, pero lo hizo. Le ha costado las elecciones al PSOE. Era sencillamente inexplicable defender una cosa y la contraria en el mismo día. A la gente se la puede engañar, pero no tanto y constantemente. El socialismo de cartón, ante la cruda realidad. El Estado en peligro si no hacemos lo que nos dice Bruselas. Se acabó la fiesta. Los malditos mercados han ganado. Lógicamente, los votantes socialistas no entendieron nada. Crepúsculo ideológico, prueba uno.

¡Por fin! ¡Han ganado los liberales!

Y, entonces, ganan los liberales. Los defensores de los derechos del individuo. Los defensores de los valores del trabajo, del esfuerzo, de la dedicación, del mérito, del ahorro. Sí, otra vez, por fin. Ocho años después. Y seguro que lo hacen bien porque el 90% de los nuevos gobernantes sabe lo que es eso: opositores, carreras brillantes, duro esfuerzo individual... ¿Y qué hacen? Recortar lo justo y pegar un palo de aquí te espero a los que trabajan (IRPF), a los que tienen algo (IBI) y a los que ahorran (27% a las rentas del capital). Siento la expresión, pero no cabe otra: ¡coño! ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? Crepúsculo ideológico, prueba dos.

La paz social: ¡Que no se echen a las calles!

Porque la paz social es lo primero. Razones de equidad, dicen. ¿Equidad? Muy socialdemócrata suena el asunto. ¿Pagar más del 50% de lo que ganas al Estado es equitativo? Exactamente lo contrario de lo que han, hemos, votado muchos: no subiremos los impuestos. Al que saca sobresaliente, le echamos de clase, lo crujimos. Muy ejemplar.

El crepúsculo de las ideologías. Ud. cree que ha votado una cosa, pero no. Ha votado algo parecido. Porque todo está en función, no de lo que crees, sino de otra cosa: el "elector". "Si llegamos a decir lo que hay que hacer... no ganamos, fíjate en Cameron". Ok, pero ya han ganado, al menos habría que hacer lo que se piensa que es mejor. Que, básicamente, consiste que nosotros pensamos que el dinero está mejor en manos privadas porque lo administran mejor y así la economía del conjunto crece. Los votantes populares no entienden, no entendemos, nada. Como los socialistas antes.¿España no es Grecia?

Pues se parece mucho. Engaño masivo en las cuentas en Cajas, Autonomías y Ayuntamientos. Y tipos forrándose al irse. O por seguir al frente. ¿Qué Consejo de Administración le ha puesto un sueldo de 2,3 mm € anuales a Rato? ¿Y a Olivas, que ha dejado tiritando a Bancaja y al Banco de Valencia? ¿Dónde está Moltó y su CCM? ¿No tendrían que pagar con sus bienes, no con los nuestros, Barreda y su aeropuerto de Ciudad Real, Fabra y el suyo de Castellón, Terra Mítica, el circo socialista de Alcorcón, Aeropuertos de Gerona, León y tantos otros, miles de parques empresariales por toda España vacíos, televisiones y radios públicas costándonos un riñón, Montilla y el tripartito dejando literalmente arruinada a Cataluña, el metro de Parla, 30 mil millones de euros/ejemplos cabrían aquí... no tendrían que responder todos ellos con sus bienes? ESTO HA SIDO INDIGNANTE. Y la mayoría habíamos votado para que se arreglase de una vez. De una vez por todas. Pero parece que va a ser que, por ahora, no. Por ahora, recargo solidario.

¿Recargo Solidario?

Eso ha dicho la Vicepresidenta. ¿Solidario con quién? ¿Con el despilfarro repugnante que se ha producido en todas partes, gobierno socialista central, ayuntamientos y autonomías de todos los colores? No, no, no, no y mil veces no. Esto merece una explicación un pelín más elaborada que sólo subirnos los impuestos y llamarlo recargo solidario. Como escribió Ortega y Gasset cuando en la II República se empezaba a quemar conventos, "¡No es esto, no es esto!". Que recorten todo, que vendan todo lo vendible (incluido el Palacio de Oriente si hace falta) pero no deberían exprimir más a los trabajadores de todas las categorías, a los autónomos y a los ahorradores de este país.

Porque, además, es un error. Paralizará más todavía el país. Si no, al tiempo. Lo sorprendente es que esto es exactamente lo que piensa el 90% de los nuevos ministros y secretarios de estado. Se entiende que había que frenar en lo posible la reacción de los mercados ante el nuevo engaño en nuestras cuentas (del 6 al 8%), recordemos Grecia, pero ¿no había otra fórmula? ¿Había que renunciar en la primera semana de gobierno a uno de los postulados clave de la ideología liberalconservadora?

Dicho todo esto, espero equivocarme mucho, como cuando escribió De La Cierva aquel artículo al ser nombrado Presidente Adolfo Suárez por el joven Rey Juan Carlos, a la sazón Ministro Nacional del Movimiento: "Qué error, qué inmenso error". Se equivocó totalmente, porque el hipotético falangista trajo la Democracia junto con Torcuato Fernández Miranda. Como espero equivocarme yo y que esto sólo sea un borrón en un balance final de gestión, digamos, plausible. Aunque no ganen las elecciones del 2015, que sea plausible y podamos sentirnos orgullosos. Demos un voto de confianza...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba