El Blog de J. de Mendizábal

¿Se acabó el bipartidismo? ¡Ja!

Desde hace un año, todas la encuestas dan por finiquitado el bipartidismo PSOE/PP. ¿Es posible? ¿Está el sistema en peligro por ello? ¿Qué nos puede pasar? Se ha instalado el miedo al futuro, la desconfianza, el rencor, el separatismo en todas sus facetas. Nada nos une excepto, tal vez, el deporte nacional, y no a todos, obviamente. Nada es casual, porque lo cierto es que todas, literalmente todas, las instituciones se tambalean heridas gravemente, si no de muerte. Brotes verdes económicos al margen -si es que fuesen brotes, si es que fuesen verdes- parece que nadie en los dos grandes partidos es capaz de generar un mínimo halo de credibilidad y confianza, las dos únicas claves para que el país vuelva a creer en sí mismo: credibilidad en sus líderes y confianza en sus instituciones. Primero creer, luego, crecer.

Una Democracia homologable, una Monarquía estable y tal

Es un hecho que, desde la debacle de UCD, el modelo bipartidista se ha implantado en España: catorce años felipistas, ocho años aznaristas, siete años y pico -¡menudo pico!- zapateristas y, dado el desastre, mayoría absoluta Rajoyana. Todo en orden, el establishment -con el monarca a la cabeza- bien asentado, todo bajo control. De vez en cuando, fruto del absurdo sistema electoral español, es verdad que había que gobernar con los separatistas vascos y catalanes y ceder y ceder competencias y finanzas... con el resultado por todos conocido: el invento ha "petao". Entre otras cosas, porque ni nacionalistas vascos ni catalanes son decisivos en Madrid (no son necesarios para gobernar) y, siempre que pasa eso, siempre, empiezan a clamar por su independencia y hacen de un país difícilmente gobernable, ingobernable.

Para completar la bomba de relojería sobre la que nos encontramos, citemos de pasada la corrupción generalizada -sí, Sr. Presidente, Sr. Rubalcaba, Sr. Durán, Sr. Lara- es GE-NE-RA-LI-ZA-DA. No es Bárcenas, Gürtel, Pallerols, Palau, ERES, Invercaria, Manilva y cientos de municipios, Urdangarin y los más de 1.600 casos procesales abiertos por toda España; es la absoluta consciencia de la gente que, cuando alguien en el poder puede, se lo lleva. No te quiero ni contar, cuando son bisagra (ver Munar/UM, por ejemplo). No es una percepción, es la realidad.

Si llegamos así al 2015

Estando así las cosas, no es de extrañar que el partido Abstención sea el más votado de España. Un 43%, ni más ni menos. Es cierto que, aunque votasen menos todavía del 50%, las Cortes se llenarían de parlamentarios, seguramente encantados y que declararían el día post electoral: "es muy preocupante el nivel de abstención por lo que denota de rechazo al sistema...". Y lo que no declararían: "¡me voy al sillón cuatro añitos!".

En esta situación, si nada cambia radicalmente, el PPPSOE no alcanzaría el 60% de los sufragios. Escenario nunca experimentado. Ni con los nacionalistas se podría formar un gobierno mínimamente estable, ni con UPyD, ni (Dios no lo quiera) con esa formación bolivariana, marxista, pre-revolucionaria, auto denominada IU para tratar de enmascarar lo que son: comunistas de antes de la caída del muro. Y, entonces, ¿qué?

Entonces, miremos lo ocurrido en Italia y Grecia. Lo impensable, sucedió. Los adversarios, enemigos a muerte casi, gobernando juntos con al aquiescencia de la troika y de la UE. ¿Quién podía imaginar a Letta y al delincuente, ya se le puede llamar así, Berlusconi gobernando juntos? ¿Quién podía pensar en Nueva Democracia y el PASOK en un gobierno de coalición? ¿Ciencia ficción? Tomando prestado el claim de la CNN: está pasando, lo estamos viendo. Por otra parte, en realidad, ¿qué diferencia al actual PP y al PSOE en el plano económico/fiscal/autonómico? Nada o casi nada. El arte de lo posible en su paroxismo. Socialdemócratas de derechas y de izquierdas: ultracentrismo en estado puro. En España, además de la bendición de la UE, FMI, troika y demás (*), una coalición PPPSOE en aras de la estabilidad del país, el sagrado consenso, contaría con el beneplácito entusiasmado de la Corona.

¿Se acabó el bipartidismo? No sé si tanto como ¡ja! pero, por lo menos, dejemos el tema en stand by. A no ser que... lo siento como lo digo, que diría Vaquerizo, a no ser que...

(*) Y demás es Merkel


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba