El Blog de J. de Mendizábal

Vaya a cambiarse a casa

Dejando a nuestro hijo instalado en Londres, donde felizmente trabaja, coincidimos con la boda de Kate&William. Fuimos a comer a Green's, corazón de Mayfair, cerca del evento nupcial. No lo sabíamos, pero Green's pertenece al ex de Lady Camilla, Mr. Parker-Bowles. Tuvo gracia, la verdad, coincidir con todos los que habían sido invitados a la ceremonia, pero no al ágape. Al mismo parece que fue "la gente". La otra gente tipo Downton Abbey, difícil de ver en Londres si vas a los sitios de moda, japoneses, italianos, hindús y tal, no fue invitada al almuerzo, sólo a la ceremonia y a la copa previa. Esos fueron a Green's.

Ni uno solo sin chaqué ni corbata. Porque, de otra forma, no hubieran pasado el filtro de los estrictos controles de entrada

En Green's, las señoras iban muy correctamente, muy elegantes dentro del más puro estilo inglés de toda la vida. Lo que era un poema era verles a ellos. Chaquets grises raídos -ya casi negros- probablemente de los abuelos, mil veces recosidos y, eso sí, un calcetín rojo, por ejemplo. Con tomates, a poder ser. Que se note que tienes el morning coat desde hace varias generaciones es importante allí. Lo de los calcetines es más bien un gesto de "yo voy a palacio como me sale de", muy brit. El de al lado mío, con un pedo de colores, los llevaba naranjas. Los calcetines, quicir. Gente de otro tiempo, casi de otra galaxia. Extraordinaria en todos los sentidos. Todos ellos criticaban la falta de tono de los "nuevos ricos" y la nueva fauna de famosos. Se partían comentando que casi todos los de la gente llevaban trajes nuevos para la ocasión. Pero, eso sí, todos, unos y otros, guardando la etiqueta, el dress code requerido. Ni uno solo sin chaqué ni corbata. Porque, de otra forma, no hubieran pasado el filtro de los estrictos controles de entrada.

Cambiando de escenario a uno más popular, más de la gente, el año pasado 2015, Hamilton -a la sazón campeón del mundo de F-1- se presentó vestido de cachondo rapero en el Royal Box de Wimbledon. Aquí, en España, hubiera pasado hasta en Zarzuela. Allí, no. Dress Code: chaqueta/corbata. Le pararon en la puerta y le sugirieron dos alternativas: ir a ver la final Djokovic-Federer en la TV o ir a cambiarse a casa. Se fue indignado. A casa. El Royal Box tiene un código, una constitución, la cumples o te quedas fuera. It's easy.

Mantener el tono

"Sólo los diputados electos pueden acceder al hemiciclo del Congreso" ¿Ah, sí? ¿Con bebés Bescansa también? ¿El bebé fue electo? ¿Y si un día va con su abuelo -por aquello de la Ley de Dependencia- y se lo pasan de uno a otro? ¿También vale?

Me ha hecho gracia leer en la comunicación del Rey que se cite a "Don Patxi López". ¿Cabe mayor gilipollez?

Por otra parte, la Casa del Rey, en general, en la invitación que te mandan para lo que sea, te sugiere unas normas de etiqueta: traje oscuro, chaquet, etc. ¿Por qué recibe a tipos que -al margen de querer cargárselo en la guillotina- no van correctamente vestidos? ¿Y si se presenta uno en bermudas llenas de bolsillos y chanclas? ¿También le recibe?

Patxi (sic) López tutea a Pablo Iglesias desde la Presidencia del Congreso. Pablo, rápido, le devuelve el tuteo. Si no se respeta él ¿por qué voy a respetarle yo? Se empieza pasando de las formas y se acaba pasando del fondo. Me ha hecho gracia leer en la comunicación del Rey que se cite a "Don ". ¿Cabe mayor gilipollez? ¿Don Patxi?

Todo esto no tiene importancia ¿O sí?

Bien, es una manera de verlo. Ocurre que, algunos pocos, creemos que del tuteo a los profesores, del colegueo, del qué pasa tío, se pasa muy fácilmente al "o me apruebas o te doy una hostia". Y de ahí a los aprobados generales para no perjudicar a los más atrasados de la clase y, sobre todo, para no tener problemas. Los perjudicados, los que cumplen. Un sistema muy incentivador, sin duda. En busca de la excelencia y tal.

Se empieza siempre igual, se transige, se deja pasar y se acaba sin autoridad de ningún tipo para exigir nada a nadie

No es un tema menor. Se empieza siempre igual, se transige, se deja pasar y se acaba sin autoridad de ningún tipo para exigir nada a nadie. Nada a nadie. En este sentido, cabe resaltar que hemos tenido un Gobierno -plagado de Abogados del Estado- que han repetido como loros que "hay que cumplir la Ley". En cada rueda de prensa del Consejo de Ministros, la Sra. Vicepresidenta lo ha repetido mil veces. Ya, ¿no me diga? ¿y qué pasa si no se cumple? Nada. Ese es el problema. Y dicen que es la heredera. Olé. Eso sí, usted, ciudadano de a pie, sáltese un semáforo, no cumpla en el día con Hacienda. Ya verá. En fin, alimentan ellos mismos la revolución. En la dirección equivocada, como siempre.

¿Y si el maestro en conseguir portadas -Pablo Iglesias- va en junio a Zarzuela en tanga? ¿Tendrá alguien las pelotas de decirle que no puede pasar? ¿Que se vaya a cambiar a casa?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba