El Blog de J. de Mendizábal

Usa tus alas

En los años 80, Iberia, las entonces Líneas Aéreas de España, usaba en sus campañas el claim "Usa tus alas", magnífico resumen de lo que era la compañía (pública, es decir, de todos o de nadie, según se mire) y una invitación a usarla, en lugar de otras alternativas extranjeras. Eso se acabó hace ya tiempo: las líneas aéreas de España son varias y la gente usa -elige- lo que más le conviene, sea por precio, sea por conveniencia de horarios, enlaces o, simplemente, porque le da la gana y no quiere volar con Iberia.

La compañía se encuentra hoy en un momento histórico, enfrentada a un ERE sin precedentes. En opinión de buena parte del Gobierno, por supuesto de los sindicatos, con el Sepla a la cabeza, y de la mayoría de medios de comunicación, es culpa de British Airways, compañía con la que se fusionó en el 2009. Al margen de que el argumento parece un poco simple -quién puede creer que te fusionas con una compañía y tu principal objetivo es destruirla- las razones que han llevado a esta situación son exclusivamente mercantiles, de mercado, de competencia, de rentabilidad...Parafraseando: ¡es el mercado, estúpido!

Un poco de historia

Desde la segunda guerra mundial hasta 1978, las compañías denominadas de bandera, dominaban el mercado europeo de la aviación comercial. Las Lufthansa, British Airways, Air France, Alitalia, Iberia...hacían y deshacían a su antojo: líneas, horarios y, sobre todo, precios. Además, muchas de ellas eran compañías estatales. Volar era caro. En ese momento, 78, se promulgó la US Deregulation Act que abría el mercado y liberalizaba precios, horarios, destinos, rutas. Europa, siempre unos años por detrás, promulgó algo similar en 1986 (fin de subsidios estatales, libertad de precios) para llegar finalmente a la liberalización casi total en 1997. ¿Qué ocurrió? Que empezó a funcionar el mercado. Aparecieron nuevos competidores, las LOW COST, surgieron grandes alianzas mundiales para tratar de competir (One World, Star Alliance, Sky Team) y el mundo entero se puso a viajar sin parar.

Ello produjo bajas importantes en la industria. Quiebras, suspensiones de pagos, fusiones y, en algunos casos, desapariciones. Paralelamente, también nacieron Easy Jet, Ryanair, Air Berlin, Vueling...y se llevaron, se llevan, una buena parte del pastel con precios hipercompetitivos y una estructura de costes ajustada a los mismos en personal de tierra, tripulantes de cabina y, por supuesto, pilotos. En ese escenario seguimos.

 Iberia, 262 millones de pérdidas en 2012

British ha hecho recortes de gastos y va ganando en lo que va del presente año, 286 millones de euros. Iberia, en el mismo periodo, ha perdido 262 millones. IAG, el holding al que pertenecen ambas compañías, ha dicho se acabó. Los sindicatos, con el Sepla al frente de la manifestación (cuyos pilotos cobran casi el doble que la media de la competencia), cuentan a la opinión pública que British quiere desmantelar Iberia. Creo que es más sencillo: quieren dejar de perder dinero. Suena bastante lógico.

Vueling, una compañía del holding IAG, tiene beneficios de 68 millones en 2012. Iberia Express está funcionando razonablemente. ¿Cuál es el problema entonces? Los costes y una cultura de empresa pública que no tiene cabida en un mercado liberalizado, porque es obvio que la gente no ha dejado de viajar, sino todo lo contrario. Sólo quiere viajar por menos precio, aun a costa de tener menos servicios en vuelo y sufrir no pocas incomodidades. Sencillo: lo que quieren es pagar menos porque les lleven de un sitio a otro. Punto.

Al Gobierno le sorprende la "dureza del plan de ajuste" y quiere que Iberia siga siendo "una compañía de bandera, importante..." y está interviniendo en el proceso de negociación del ERE entre las partes. ¿De bandera? ¡Pero si eso se acabó en el 97! Saldrá escaldado si trata de imponer algo a IAG, porque los tratados de la UE son claros al respecto. Los españoles, para qué hablar de los extranjeros, usan sus alas, pero las que le dan la gana. Iberia no puede competir en estas condiciones. Siendo drásticos, o reducen dramáticamente sus costes heredados de otras épocas o están abocados a suspender pagos. Las subvenciones, las compañías de bandera, se han acabado; si no, que se lo pregunten a la Generalitat de Catalunya y su enésimo intento megalómano de crear una aerolínea propia: Spanair ya ha quebrado.

Iberia, como ejemplo de España

Lo que está ocurriendo en Iberia, es un fiel reflejo de lo que está pasando en España. Por una parte, nadie quiere ver recortados sus hipotéticos derechos adquiridos, pero por otra parte, el país está al borde de la quiebra y no puede seguir pagando casi ni su deuda. Por una parte, nos da mucha pena la situación de Iberia, pero por otra, los Gobiernos autonómicos, también en quiebra, subvencionan a las líneas Low Cost para que utilicen sus absurdos aeropuertos regionales (Gerona es un buen ejemplo con Ryanair). Por una parte, queremos que Iberia siga volando a todas partes, pero por otra hacemos un AVE imposible de rentabilizar a cada lado, que se carga el puente aéreo, la ruta Madrid-Sevilla, Madrid-Málaga... 

Aquí parece que muchos no se han enterado que el mundo es otro, que una "cosa" que dura más de 5 años no se le puede seguir llamando crisis, sino el escenario habitual que nos ha tocado vivir. Esto es lo que hay. La competencia. La globalización. Se acabo el despilfarro. O reducimos costes y vamos pagando lo que debemos o vamos a tener que usar nuestras alas de verdad. Pero para huir. Dicho todo esto, tengo Iberia Plus y procuro viajar siempre con ellos. Mi frecuencia de vuelos no parece suficiente para evitar el desastre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba