El Blog de J. de Mendizábal

Rubalcaba tenía razón: España se les ha ido de las manos

Hace ya unos meses, el Sr. Rubalcaba dijo en TVE, no en el Parlamento -aquélla cosa que iba a ser el centro de la vida política en España- que al Sr. Rajoy, el país, o sea, España, "se le estaba yendo de las manos". Por la evidente fractura "social", la fractura "territorial" y la fractura "política e institucional".

Aparte de ser una frase más, un buen titular, hay que reconocer que Alfredo, Rbcba, Rubalcaba o como se llame, dependiendo de la última ocurrencia de la factoría Sra. Rushmore o similar, tenía razón. El país se le ha ido de las manos al Sr. Rajoy. Posiblemente la prima no, pero el país, sí. O, al menos, esa es la sensación. La inhabilitada para ser txupinera, ejerciendo públicamente de txupinera en las fiestas de Bilbao y ataviada como tal; las constantes negativas a cumplir la ley o las sentencias de los Tribunales por parte de la Generalitat Catalana son el pan nuestro de cada día y, efectivamente, no pasa nada: la Constitución allí es papel mojado; varias comunidades no cumplen con sus objetivos de déficit pero se les premia con el déficit asimétrico en detrimento de las pocas que lo cumplen; etarras convictos con permisos carcelarios inauditos paseando a sus niños o terminales pasando sus últimos días tomando potes con la cuadrilla: ¡un año ya tomando potes!; el parlamento gallego (PP) aprobando la Ley de Galleguidad, un auténtico despropósito del que pueden reírse a conciencia leyendo su preámbulo y articulado; la nueva Ley de Memoria Democrática que va a aprobarse en Andalucía, auténtico experimento socialcomunista bolivariano dentro del Estado Español; los impuestos autonómicos y locales a empresas y particulares destruyendo cualquier posibilidad de recuperación a medio plazo... ¡tantos y tantos ejemplos cabrían! Por no hablar del deterioro de las instituciones, destrozadas por la connivencia y la corrupción generalizada. Sí, generalizada. No son casos aislados, casi es al revés.

Pues bien, ante tamaño desorden, ante tamaña crisis de todo, hay que concluir que Rubal tenía razón. España se les ha ido de las manos. Lo que no dijo es que, en muy buena parte, la culpa es directamente suya. Dejando al margen la herencia que dejaron, que ya es dejar al margen, su actuación como segundo partido de España es lamentable, por no decir repugnante. El PSE de Eguiguren (pactaría con Bildu mañana mismo una alternativa de izquierda), el PSC de Pere Navarro (federalisme asimétrico y tal) y el PSA de Susana Díaz (el ya citado socialcomunismo bolivariano) son letales para el futuro de España en su conjunto. Por su insignificancia en todos los órdenes, no hablaremos de Tomás Gómez&co. Ni tampoco de su sindicato de clase, UGT, al que están todos los dirigentes socialistas afiliados, hasta el cuello de corrupción. ¿Y qué opina Rubalcaba de todo este entramado demencial que tiene -teóricamente- a sus órdenes? ¿No se le ha ido de las manos su partido? ¿No se le ha ido España, también a él, de las manos?

Puede pasearse con su Skoda rojo y poner el ticket de la ORA en las campañas, puede mover las manos como un guiñol, puede tartamudear como le han enseñado en las clases de oratoria para remarcar las frases más brillantes de su departamento de marketing electoral, puede hacerse fotos con la bandera de Francia (el inolvidable ¡hemos ganado! poco tiempo después de haber sido arrasado en las urnas), puede hacer ya lo que quiera. Es un cadáver político. Excepto Valenciano, no le creen ni los suyos. Dado lo cual, lo mínimo que cabría exigirle es que pensase un poco en España y, al margen de tratar de destruir al enemigo natural, no echase su partido en brazos de los comunistas e independentistas. Es el único legado medianamente digno que le cabría dejar. Pero no lo hará, me temo, caerá en manos del Largo Caballero de turno. Al tiempo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba