El Blog de J. de Mendizábal

Rajoy: "Dadme media hora"

En una de las últimas entrevistas que concedió Rajoy en la campaña electoral que acabamos de sufrir -concretamente en Onda Cero a CarlosHerrera - y, ante la opinión de algunos tertulianos sobre la falta de definición de las primeras medidas que tomaría en caso de ganar, el Sr. Rajoy aseguró: "oiga, déjenme ganar y luego denme ustedes media hora...". Media hora. Pidió media hora.

Ha ganado. Ha arrasado, más bien. Y, después del discurso de investidura, han quedado claros los objetivos, o sea, el QUÉ, y por primera vez ha explicado más o menos CÓMO va a lograrlos. Digo más o menos, porque es cierto que le faltó concreción en bastantes temas, pero bueno, para eso están los consejos de ministros: para concretar en proposiciones de ley y decretos el plan sensato, creíble, pragmático y serio que presentó.

Ahora bien, todos los planes tienen que tener un timing, un calendario de actuaciones, es decir, el CUÁNDO. En los momentos actuales y en el mundo en el que vivimos, esto es vital. Rajoy tiene algo más de media hora, sí, pero tiene que actuar a corto plazo, porque los mercados le van a dar un margen (no hay más que ver la subasta de letras de este martes, con una bajada espectacular en los tipos que ha pagado el tesoro español respecto a la anterior subasta). De modo que parece que les ha sonado bien el discurso. Pero no van a esperar mucho a que de las palabras se pase a los hechos. ¿Cuánto tiempo van a darle a Rajoy los mercados?.

EL DINERO NO DUERME

¿Cuál es el corto, medio y largo plazo hoy en día?. ¿Siguen valiendo los plazos que estudiamos antaño: uno, tres y cinco años para el corto, medio y largo?. No lo parece. Cuando en una entrevista en televisión preguntaron a  Michael Milken -el rey de los bonos basura en los 80- por qué nunca  tenía en cuenta el largo plazo en sus decisiones de inversión, se levantó indignado en pleno plató: "no se lo consiento; yo siempre tengo en cuenta el largo plazo en todas y cada una de mis inversiones". Sorprendido, el entrevistador acertó a decir: "Perdón, entiendo...¿y cuánto es el largo plazo para Ud.?". Milken contestó: "El largo plazo son...¡¡¡los próximos 10 minutos!!!".

Milken, que acabóluego en la cárcel, inspiró la película Wall Street, deOliver Stone y dejó una frase mítica para la historia: "El dinero no duerme, pequeño" (Douglas al aprendiz Sheen al despertarle en mitad de la noche). Y es cierto, cuando nosotros dormimos, los mercados asiáticos y americanos están en ebullición. Y, además, ahora las noticias ni siquiera vuelan: en Madrid conocemos en tiempo real lo que acaba de pasar en Seúl, por ejemplo. Ya se sabe que a Rajoy no le gusta precipitarse, pero no puede olvidar que, para los mercados, los próximos tres meses son el largo plazo, y no digamos ya junio, mes para el que anunció que estaría completada la reestructuración del sistema financiero. Junio es la eternidad.

EL PRIMER TEST

Al margen del notable discurso de investidura, parece que ayer el PP pactó con el todavía ministro bombilla, Miguel Sebastián, ese visionario, congelar el recibo de la luz en Enero. Si ese acuerdo es cierto, no es un buen síntoma porque indica que seguirá aumentando el alucinante déficit de tarifa. Y a corto plazo eso es insostenible. Otra cosa es que el nuevo gobierno tenga que tomar decisiones de mucho más calado referidas al entero sistema energético, para lo que necesitará algo más de tiempo, pero no parece que sea una buena noticia dilatar la solución de los problemas en lugar de empezar a coger el toro por lo cuernos. Pero a lo mejor estamos equivocados. Ojalá.  En cualquier caso, veremos de inmediato qué entiende por urgente el nuevo gobierno: hay consejo de ministros el 23 y el 30. Mientras, recuerden, el dinero no duerme. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba