El Blog de J. de Mendizábal

PP: mi cliente

Cuentan que el Sr. Arriola -asesor del PP desde los tiempos de Aznar- se refiere al Partido Popular como "mi cliente" cuando habla del mismo. Hace bien. En realidad, es lo más honesto que hace denominando así a lo que debería ser una idea, una ilusión, una esperanza. No, Arriola es uno de los pocos que lo ha entendido: es una empresa, es un cliente. "Me pagan por ganar elecciones", cuentan también que se ha atrevido a decir, supongo que obviando todas las que ha perdido por el camino, claro.

Porque, efectivamente, el señor en cuestión ha perdido muchas elecciones, pero por ceñirnos a los tiempos más actuales, hay una cita electoral crítica: las elecciones andaluzas de 2012. Sí, una región española, as usual, marcando el ritmo de toda la nación. Todos pendientes de lo que pudiera ocurrir en las andaluzas. Estaba pendiente hasta el BOE, no sé cómo explicarles, ese instrumento de coacción masiva. Tic, tac, tic, tac... se puede ganar Andalucía, hay que esperar a casi todo. A subir impuestos no podemos esperar, porque lo ha dicho Bruselas. Todo lo demás: wait&see.

Fenomenal. Decisiones históricas al respecto: Arenas se niega a un debate en TV con Griñán. En USA o UK, el candidato alternativo al gobernante, dado el nivel de corrupción sideral -¡que ya sabíamos todos!- hubiera dicho: "Lo diga Arriola o su santa madre, dejadme solo, que voy a despedazarlo".

No ocurrió así. ¿Por qué? ¿Sólo porque Arriola enseñó las encuestas de claro ganador? En su caso, habría que haberlo despedido de inmediato. ¿O porque Arriola dijo: “Sólo podemos perder votos si vamos al debate porque también Griñán hablará de lo nuestro? Y, a empate de corrupción, en esa región de España ¡ganan ellos!”.

Ay, madre. El susodicho, el asesor supongamos que asesorado también por su mujer, Celia Villalobos, otro verso suelto en minifalda, le asesoró correctamente: "Ni principios, ni leches, sólo podemos ganar desde la izquierda y callados". Arenas, el candidato eterno, no sólo tragó, sino que aplaudió con las orejas, aterrorizado por las fotos jugando al pádel con Bárcenas&Co en Guadalmina. Ay, aquéllos años.

Casi tres años después, el tándem Mariano/Soraya asesorado, una vez más, por el otro tándem Arriola/Villalobos ha defenestrado a Gallardón, verso suelto, sí, pero sin minifalda. En un gesto que le honra, ha dimitido. Se ha cortado la coleta, aunque hay dudas respecto a si ya le habían cortado la cabeza antes de lo de la coleta; pero bueno, en cualquier caso, le honra.

El presidente del Gobierno de España, con mayoría absoluta, explicó ("explicó" tómenlo como sinónimo de "decir cosas") que "no se pueden hacer leyes que el próximo Gobierno derogaría a los 10 minutos". ¡Ah! ¿Y la reforma laboral cuánto tardaría en derogarla? ¿Y la LOMCE? ¿Y la Ley de Reforma Local? Pero, hombre, por favor. En este caso no cabe en su descargo que, como todo el mundo sabe, ninguna administración cumple ley estatal alguna. Dado que, básicamente, era una ley que afectaría directamente a personas, no a administraciones, era más peliaguda. Claro. Ese es el quid de la cuestión.

En España, hoy sólo cumplen las innumerables leyes, normas y decretos las personas y las empresas privadas. Si no, se la cargan. Y, claro, están hasta el moño. Cosa que, evidentemente, el tándem Arriola/Villalobos no se ha dado cuenta y el cliente, tampoco. Recuerden el análisis post-electoral del gurú: "Podemos son una banda de frikis".

Coño con los frikis, van terceros en todas las encuestas. Y son comunistas. En esas manos visionarias está el país. Digo país, en vez de España, para no utilizar el término conjunto, nueva aportación de Iceta, nuevo líder del PSC: "Es un conjunto de naciones, nacionalidades y regiones".

Sí, Iceta debe de estar en lo cierto. Somos un conjunto. Está por ver de qué. Arriola está averiguando el tema, no se preocupen. En breve, informa al presidente, ‘quicir’, al cliente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba